Refranero y Frases.

Edgar Allan Poe: Sus frases

noviembre 16, 2011

«El niño conoce el corazón del hombre»

Edgar Allan Poe

Sus frases:

A la muerte se le toma de frente con valor y después se le invita a una copa.

Cualquiera que sea su parentesco, la belleza, en su desarrollo supremo, induce a las lágrimas, inevitablemente, a las almas sensibles.

Cuando un loco parece completamente sensato, es ya el momento de ponerle la camisa de fuerza.

El ajedrez es una frivolidad primorosa.

El demonio del mal es uno de los instintos primeros del corazón humano.

El hombre que quiere contemplar frente a frente la gloria de Dios en la tierra, debe contemplar esta gloria en la soledad.

El hombre es un animal que estafa, y no hay otro animal que estafe fuera del hombre.

El mejor jugador de ajedrez del mundo no puede llegar a otra cosa que ser simplemente el mejor jugador de ajedrez.

El poder analítico no debe confundirse con el simple ingenio, porque mientras el analista es necesariamente ingenioso, el hombre ingenioso está con frecuencia notablemente incapacitado para el análisis.

El ser verdaderamente cercano al corazón del hombre es tomar nuestra lección final en el volumen cerrado con candados de la desesperación.

El único medio de conservar el hombre su libertad es estar siempre dispuesto a morir por ella.

En el amor desinteresado de un animal, en el sacrificio de sí mismo, hay algo que llega directamente al corazón del que con frecuencia ha tenido ocasión de comprobar la amistad mezquina y la frágil fidelidad del Hombre natural.

En el corazón de los más temerarios hay cuerdas que no pueden tocarse.

En la crítica seré valiente, severo y absolutamente justo con amigos y enemigos. Nada cambiará este propósito.

En la música es acaso donde el alma se acerca más al gran fin por el que lucha cuando se siente inspirada por el sentimiento poético: la creación de la belleza sobrenatural.

¡Eran más negras que las alas del cuervo de la tempestad!

Es dudoso que el género humano logre crear un enigma que el mismo ingenio humano no resuelva.

Es imposible imaginar un espectáculo más nauseabundo que el del plagiador.

La belleza de cualquier clase en su manifestación suprema excita inevitablemente el alma sensitiva hasta hacerle derramar lágrimas.

La belleza es el único estado legítimo del poema.

La ciencia no nos ha enseñado aún si la locura es o no lo más sublime de la inteligencia.

La corrupción del gusto forma parte de la industria de los dólares y hace juego con ella.

La enorme multiplicación de libros, de todas las ramas del conocimiento, es uno de los mayores males de nuestra época.

La estupidez es el talento para la equivocación.
Edgar Allan Poe

La felicidad no está en la ciencia, sino en la adquisición de la ciencia.

La muerte de una mujer hermosa es pues incuestionablemente el tema más poético del mundo, e igualmente está fuera de duda que los labios más adecuados para ese tema son los del amante en duelo.

La nariz de una multitud es su imaginación. Por ella, en cualquier momento, puede guiársela serenamente.

Las cuatro condiciones para la felicidad: el amor de una mujer, la vida al aire libre, la ausencia de toda ambición y la creación de una belleza nueva.

La vida real del hombre es feliz, principalmente porque él siempre espera que pronto lo sea.

Las matemáticas constituyen la ciencia de la forma y la cantidad; el razonamiento matemático es simplemente lógica aplicada a la observación de la forma y la cantidad. El gran error está en suponer que incluso las verdades de lo que se denomina álgebra pura constituyen verdades abstractas o generales.

Los hombres de genio abundan mucho más de lo que se supone. En realidad, para apreciar plenamente la obra de lo que llamamos genio hace falta poseer todo el genio que necesitó para producir la obra.

Lo que el mundo llama genio es el estado de enfermedad mental que nace del predominio indebido de algunas de las facultades. Las obras de tales genios no son sanas en sí mismas, y reflejan siempre la demencia mental general.

Los cabellos grises son los archivos del pasado.

Los pioneros y misioneros de la religión han sido la causa real de más conflictos y guerras que todas las demás clases de la humanidad.

Los que sueñan de día son conscientes de muchas cosas que escapan a los que sueñan sólo de noche.

Ningún hombre que ha vivido sabe del más allá… más que usted y yo; y toda religión… surge simplemente del subterfugio, el miedo, la codicia, la imaginación y la poesía.

No tengo fe en la perfección humana. El hombre es ahora más activo, no más feliz, ni más inteligente, de lo que lo fuera hace 6000 años.

No es en la ciencia que encontramos la felicidad, sino en su adquisición.

No es verdaderamente valiente aquel hombre que teme ya parecer, ya ser, cuando le cuadra, cobarde.

No espero ni pido que alguien crea en el extraño aunque simple relato que me dispongo a escribir. Loco estaría si lo esperara, cuando mis sentidos rechazan su propia evidencia. Pero no estoy loco y sé muy bien que esto no es un sueño.

No es una suposición irracional pensar que, en una vida futura, consideremos un sueño nuestros pensamientos actuales.»

¿No tenemos en nosotros una perpetua inclinación, pese a la excelencia de nuestro juicio, a violar lo que es la Ley, simplemente porque comprendemos que es la Ley?.

No tengo fe en la perfección humana. El hombre es ahora más activo, no más feliz, ni más inteligente, de lo que lo fuera hace 6000 años.

Porque la tortuga tiene los pies seguros, ¿es ésta una razón para cortar las alas al águila?.

¿Quién no se ha sorprendido a si mismo cien veces cometiendo una acción estúpida o vil, por la única razón de que ‘no debe’ cometerla? ¿Acaso no existe en nosotros una eterna inclinación, a despecho de la excelencia de nuestro juicio, a violar ‘la ley’ simplemente porque reconocemos que es la ley?.

Si quieres olvidar algo en el acto, haz una nota poniendo que hay que acordarse de eso.

Si se me pidiera que definiera en pocas palabras el término arte, lo llamaría la reproducción de lo que los sentidos perciben en la naturaleza a través del velo del alma.

Sueño, esos pedacitos de muerte. ¡Como los odio!

Tal vez sea la propia simplicidad del asunto lo que nos conduce al error.

Tengo una gran fe en los tontos, autoconfianza le llaman mis amigos.

Todas las obras de arte deben empezar por el final.

Todo lo que vemos o parecemos es solamente un sueño dentro de un sueño.

Todo lo que vemos desfilar ante nuestros ojos, todo lo que imaginamos, no es sino un sueño dentro de otro sueño.

Todo movimiento, cualquiera que sea su causa, es creador.

Edgard Allan Poe

Nació en Boston, Estados Unidos, el 19 de enero de 1809
Murió en Baltimore, Estados Unidos, el 7 de octubre de 1849

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com noviembre 16, 2011 at 11:02 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “El niño conoce el corazón del hombre” Las mejores frases de Edgard Allan Poe A la muerte se le toma de frente con valor y después se le invita a una copa. Cualquiera que sea su parentesco, la belleza, en su desarrollo……

  • Reply Gigino Falconi: Entre el realismo y el surrealismo | Trianarts diciembre 31, 2011 at 11:25 pm

    […] primera época, podemos ver composiciones surrealistas inspiradas en muchas ocasiones en relatos de Edgard Allan Poe, con una tecnica muy depurada que adquirió estudiando con detalle a los viejos maestros del […]

  • Reply El simbolismo fantástico de Odile Redon | Trianarts marzo 11, 2012 at 6:24 pm

    […] “A contrapelo” en la que el protagonista colecciona dibujos de Odile. Gran admirador de Edgar Allan Poe, de Charles Baudelaire, de quien ilustra varias publicaciones y de los científicos Armand Clavaud […]

  • Reply Edgard Allan Poe: La durmiente » Trianarts | Trianarts enero 19, 2013 at 10:21 pm

    […] “Edgard Allan Poe y sus frases”: AQUÍ […]

  • Reply Las Campanas, de Edgard Allan Poe | Trianarts julio 31, 2013 at 4:04 pm

    […] “Edgard Allan Poe y sus frases”: AQUÍ […]

  • Reply Edgard Allan Poe: A Elena | Trianarts septiembre 26, 2013 at 9:32 pm

    […] “Edgard Allan Poe y sus frases”: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Edgard Allan Poe: País de hadas | Trianarts septiembre 4, 2014 at 6:45 pm

    […] “Edgard Allan Poe y sus frases”: AQUÍ […]

  • Reply Edgard Allan Poe, 200 años: El valle de la inquietud | Trianarts septiembre 4, 2014 at 6:58 pm

    […] “Edgard Allan Poe y sus frases”: AQUÍ […]

  • Reply Edgard Allan Poe: Lucero vespertino » Trianarts mayo 27, 2015 at 11:54 pm

    […] “Edgard Allan Poe y sus frases”: AQUÍ […]

  • Reply Edgard Allan Poe: Solo - Trianarts enero 9, 2016 at 3:30 am

    […] “Edgard Allan Poe y sus frases”: AQUÍ […]

  • Reply Edgar Allan Poe: Solo - Trianarts febrero 11, 2016 at 1:45 am

    […] “Edgard Allan Poe y sus frases”: AQUÍ […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.