Relatos Breves

Augusto Monterroso: El mundo en movimiento perpetuo

febrero 17, 2009

«El mundo en movimiento perpetuo»

Dios todavía no ha creado el mundo; solo está imaginándolo, como entre sueños. Por eso el mundo es perfecto, pero confuso.

Augusto Monterroso

Nació en Tegucigalpa, Honduras, el 21 de diciembre de 1921.
Fue “Premio Principe de Asturias” en el año 2000.
“Aunque creció en Guatemala y años después se instaló en México por motivos políticos, el escritor Augusto Monterroso (a quien apodaban “Tito”), nació el 21 de diciembre de 1921 en Tegucigalpa, Honduras.
Los primeros textos de este narrador y ensayista comenzaron a surgir a partir de 1959, año en el cual se publicó la primera edición de “Obras completas (y otros cuentos)”. Tiempo más tarde, la obra literaria de este guatemalteco a quien se considera como uno de los referentes de la mini ficción, se haría más extensa con títulos como “La oveja negra y demás fábulas”, “Movimiento perpetuo”, “Lo demás es silencio”, “Viaje al centro de la fábula”, “La palabra mágica” y “Los buscadores de oro”, entre otros.
En el año 2000 se le concedió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras por su brillante carrera literaria.
Muere en Ciudad de México en la noche del 7 de febrero de 2003.
Pese a su intención de hacerse invisible, Monterroso refleja las huellas luminosas de un talento y una modestia excepcionales.”

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com febrero 17, 2009 at 6:39 pm

    Información Bitacoras.com…

    Si lo deseas, puedes hacer click para valorar este post en Bitacoras.com. Gracias….

  • Reply Maribel Romero febrero 17, 2009 at 10:12 pm

    Magnífico Monterroso, sabia brevedad, aunque conforme está el mundo creo que Dios lo debe haber acabado ya, porque ha perdido la perfección. Eso sí, sigue siendo confuso.

    Un abrazo.

  • Reply Triana febrero 18, 2009 at 12:20 am

    Confuso, confuso, confuso, y si creo yo tambien que Dios descansó hace ya mucho tiempo.

    Un abrazo fuerte Maribel.

  • Reply sergio astorga febrero 18, 2009 at 1:29 am

    Triana, el buen Tito Monterroso, y digo buen con el sentido más noble y tímido de la palabra, era un hombre pequeñito de redonda y blanca cara que se sonrojaba de tan sencillo carácter. Al verlo sólo podía uno imaginar que la imaginación y la ironía habitaban en el. También los dinosaurios y otras faunas.
    Posiblemente estemos en el momento de la indigstión y esa mente ya tiene pesadillas.
    Un abrazo no tan fonfuso.
    Sergio Astorga

    Último post en la Web de…sergio astorga…Recuerdos del Mar Egeo VIII

  • Reply Triana febrero 18, 2009 at 3:36 am

    A mi me parecen fátasticos sus micros, y si he visto bastantes imagenes de él, buscando ilustrar la entrada.

    Un abrazo buscando claridad.

  • Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.