Refranero y Frases.

Jacinto Benavente: El costumbrismo exquisito

julio 14, 2019

«Lo peor que hacen los malos es obligarnos a dudar de los buenos.»
JB

Recordando al gran dramaturgo español en el aniversario de su muerte.

Jacinto Benavente

Algunas de sus mejores frases:

A perdonar sólo se aprende en la vida cuando a nuestra vez hemos necesitado que nos perdonen mucho.

Al amor lo pintan ciego y con alas. Ciego para no ver los obstáculos y con alas para salvarlos.

Algunos escritores aumentan el número de lectores; otros sólo aumentan el número de libros.

Bien sé que las mujeres aman, por lo regular, a quienes lo merecen menos. Es que las mujeres prefieren hacer limosnas a dar premios.

Como en las deudas, no cabe con las culpas otra honradez que pagarlas.

Creedlo, para hacernos amar no debemos preguntar nunca a quien nos ama: ¿Eres feliz?, sino decirle siempre: ¡Qué feliz soy!

Cuando no se piensa lo que se dice es cuando se dice lo que se piensa.

El amor es como Don Quijote: cuando recobra el juicio es que esta para morir.

El amor es como el fuego; suelen ver antes el humo los que están fuera, que las llamas los que están dentro.

El amor es lo más parecido a una guerra, y es la única guerra en que es indiferente vencer o ser vencido, porque siempre se gana.

El dinero no puede hacer que seamos felices, pero es lo único que nos compensa de no serlo.

El enemigo sólo empieza a ser temible cuando empieza a tener razón.

El mal que hacemos es siempre más triste que el mal que nos hacen.

El que es celoso, no es nunca celoso por lo que ve; con lo que se imagina basta.

El único egoísmo aceptable es el de procurar que todos estén bien para estar uno mejor.

El verdadero amor no se conoce por lo que exige, sino por lo que ofrece.

En asuntos de amor los locos son los que tienen más experiencia. De amor no preguntes nunca a los cuerdos; los cuerdos aman cuerdamente, que es como no haber amado nunca.

En cada niño nace la humanidad.

En la pelea, se conoce al soldado; sólo en la victoria, se conoce al caballero.

En la vida, lo más triste, no es ser del todo desgraciado, es que nos falte muy poco para ser felices y no podamos conseguirlo.

Es más fácil ser genial que tener sentido común.

Eso de que el dinero no da la felicidad son voces que hacen correr los ricos para que no los envidien demasiado los pobres.

La felicidad es mejor imaginarla que tenerla.

La ironía es una tristeza que no puede llorar y sonríe.

La peor verdad sólo cuesta un gran disgusto. La mejor mentira cuesta muchos disgustos pequeños y al final, un disgusto grande.

La vanidad hace siempre traición a nuestra prudencia y aún a nuestro interés.

Los dictadores pueden reformar las leyes; pero no las costumbres.

Más se unen los hombres para compartir un mismo odio que un mismo amor.

Nada fortifica tanto las almas como el silencio; que es como una oración íntima en que ofrecemos a Dios nuestras tristezas.

Nada prende tan pronto de unas almas en otras como esta simpatía de la risa.

Ningún vanidoso siente celos.

No es humano el deber que por soñar con una humanidad perfecta es inexorable con los hombres.

No hay nada que desespere tanto como ver mal interpretados nuestros sentimientos.

No hay ninguna lectura peligrosa. El mal no entra nunca por la inteligencia cuando el corazón está sano.

No hay sentimiento que valga; el amor es una ocupación como otra cualquiera.

Si la gente nos oyera los pensamientos, pocos escaparíamos de estar encerrados por locos.

Si la pasión, si la locura no pasaran alguna vez por las almas… ¿Qué valdría la vida?

Si murmurar la verdad aún puede ser la justicia de los débiles, la calumnia no puede ser otra cosa que la venganza de los cobardes.

Sólo temo a mis enemigos cuando empiezan a tener razón.

Yo podría ser el último paria de mi reino, un leproso abandonado por todos, sin recuerdo y sin esperanza de goce alguno, y aún quisiera vivir.

Jacinto Benavente

Jacinto Benavente y Martínez, nació en Madrid el 12 de agosto de 1866.
Abordó casi todos los géneros teatrales: tragedia, comedia, drama, sainete. Todos los ambientes encontraron cabida y expresión cabal en su escena: el rural y el urbano, el plebeyo y el aristócrata.
Su teatro constituye una galería completa de tipos humanos. La comedia benaventina típica, costumbrista, moderna, incisiva, supone una reacción contra el melodramatismo desorbitado de Echegaray.
Lejos del aparato efectista de este último, Benavente construyó sus obras tomando como fundamento la vida. Realismo, naturalidad y verosimilitud son los tres supuestos de los que partió su arte, sin excluir en muchos momentos cierto hálito de poesía o de exquisita ironía. Conoció perfectamente todos los recursos escénicos y supo dar relieve dramático a las acciones más intrascendentes.
Fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1922.
Obtuvo además, entre otras distinciones:
Hijo adoptivo de Nueva York, en 19232.
Hijo predilecto de Madrid en 1924.
Gran Cruz de Alfonso X el Sabio, en 1944.
Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo, en 1950.
Murió en Madrid, el 14 de julio de 1954.

*El retrato al óleo de Jacinto Benavente es obra de Joaquín Sorolla

Bibliografía:

Comedia italiana
El criado de don Juan
La senda del amor
La blancura de Pierrot
Cuento de primavera
Amor de artista
Modernismo
El encanto de una hora (1892)
Teatro fantástico (1892)
Vilanos (1893)
Versos (1893)
Cartas de mujeres (1893)
El nido ajeno (1894)
Gente conocida (1896)
El marido de la Téllez (1897)
De alivio (1897)
Don Juan (1897)
La farándula (1897)
Figulinas (1898)
La comida de las fieras (1898)
Teatro feminista (1898)
Operación quirúrgica (1899)
Despedida cruel (1899)
La gata de ángora (1900)
Viaje de instrucción (1900)
Por la herida (1900)
Modas (1901)
La gobernadora (1901)
Sin querer (1901)
Sacrificios (1901)
Lo cursi (1901)
La gobernadora (1901)
El primo román (1901)
Amor de amor (1902)
En tren de los maridos (1902)
Alma triunfante (1902)
El automóvil (1902)
La noche del sábado (1903)
El hombrecito (1903)
Los favoritos (1903)
Por que se ama (1903)
Al natural (1903)
La casa de la dicha (1903)
No fumadores (1904)
El dragón de fuego (1904)
Los malhechores de bien (1905)
Rosas de verano (1905)
Rosas de otoño (1905)
Manon Lescaut (1905)
El susto de la condesa (1905)
Cuento inmoral (1905)
La sobresalienta (1905)
Las cigarras hormigas (1905)
La princesa bebé (1906)
Más fuerte que el amor (1906)
El amor asusta (1907)
Los búhos (1907)
Los intereses creados (1907)
Abuela y nieta (1907)
La copa encantada (1907)
La princesa sin corazón (1907)
Todos somos unos (1907)
La historia de Otelo (1907)
Los ojos de los muertos (1907)
Señora ama (1908)
La sonrisa de Gioconda (1908)
La fuerza bruta (1908)
El marido de su viuda (1908)
De pequeñas causas (1908)
Hacia la verdad (1908)
Ganarse la vida (1909)
El último minué (1909)
La escuela de las princesas (1909)
El príncipe que todo lo aprendió en los libros (1909)
Por las nubes (1909)
De cerca (1909)
¡A ver qué hace un hombre! (1909)
La señorita se aburre (1909)
El nietecito (1910)
Caridad (1911)
El criado de Don Juan (1911)
La losa de los sueños (1911)
La malquerida (1913)
El collar de estrellas (1915)
La verdad (1915)
La propia estimación (1915)
La ciudad alegre y confiada (1916)
Campo de armiño (1916)
El mal que nos hacen (1917)
Los cachorros (1918)
La mefistófela (1918)
La Inmaculada de los Dolores (1918)
La ley de los hijos (1918)
Por ser con todos leal, ser para todos traidor (1919)
La vestal de Occidente (1919)
El audad (1919)
La honra de los hombres (1919)
La Cenicienta (1919)
Y va de cuento (1919)
La fuerza bruta (1919)
Una señora (1920)
Una pobre mujer (1920)
Más allá de la muerte (1922)
Por que se quitó Juan de la bebida (1922)
Lecciones de buen amor (1924)
Un par de botas (1924)
Alfilerazos (1924)
La otra honra (1924)
La virtud sospechosa (1924)
Nadie sabe lo que quiere, o el bailarín y el trabajador (1925)
¡Si creerás tú que es por mi gusto! (1925)
El suicidio de Lucerito (1925)
Los nuevos yernos (1925)
La mariposa que voló sobre el mar (1926)
La noche iluminada (1927)
El hijo de polichinela (1927)
A las puertas del cielo (1927)
El demonio fue antes ángel (1928)
Pepa Doncel (1928)
Para el cielo y los altares (1928)
¡No quiero, no quiero! (1928)
Vidas cruzadas (1929)
Los amigos del hombre (1930)
Los andrajos de la púrpura (1930)
De muy buena familia (1931)
Literatura (1931)
La melodía del jazz-band (1931)
Cuando los hijos de Eva no son los hijos de Adán (1931)
La moral del divorcio (1932)
Santa Rusia (1932)
La duquesa gitana (1932)
Le verdad inventada (1933)
El rival de su mujer (1933)
La novia de nieve (1934)
El pan comido en la mano (1934)
Ni al amor ni al mar (1934)
Memorias de un madrileño (1934)
No juguéis con esas cosas (1935)
Cualquiera lo sabe (1935)
Lo increíble (1940)
Aves y pájaros (1940)
Abuelo y nieto (1941)
Y amargaba (1941)
La última carta (1941)
La honradez de la cerradura (1942)
La culpa es tuya (1942)
Al fin, mujer (1942)
¡Hija del alma! (1942)
La enlutada (1943)
El demonio del teatro (1943)
Don margin él de las magias (1944)
Los niños perdidos en la selva (1944)
Espejo de grandes (1944)
Nieve en mayo (1945)
La infanzona (1945)
La ciudad doliente (1945)
Titania (1945)
Al servicio de su majestad imperial (1947)
La infanzona (1948)
Abdicación] (1948)
Divorcio de almas (1948)
Adoración (1948)
Al amor hay que mandarlo al colegio (1950)
Su amante esposa (1950)
Tú una vez y el diablo diez (1950)
Máter Imperátrix (1950)
La vida en verso (1951)
Ha llegado Don Juan (1952)
El lebrel del cielo (1953)
El alfiler en la boca (1953)
Servir (1953)
Almas prisioneras (1953)
Caperucita asusta al lobo (1953)
Hijos padres de sus padres (1954)
El marido de bronce (1954)

**Entrada publicada en este blog el 14 de julio de 2010. Ha sido actualizada y ampliada el 14 de julio de 2019.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Tweets that mention Jacinto Benavente “El costumbrismo exquisito” | Triana -- Topsy.com julio 14, 2010 at 6:17 am

    […] This post was mentioned on Twitter by Trianarts. Trianarts said: Jacinto Benavente “El costumbrismo exquisito” http://bit.ly/bClecP […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.