Poesia

Jóse Angel Buesa: Poema del Renunciamiento

agosto 15, 2008

Mecuro B Cotto-11.jpg

«Poema del Renunciamiento»

Pasarás por mi vida sin saber que pasaste.
Pasarás en silencio por mi amor, y al pasar,
fingiré una sonrisa, como un dulce contraste
del dolor de quererte … y jamás lo sabrás.

Soñaré con el nácar virginal de tu frente;
soñaré con tus ojos de esmeraldas de mar;
soñaré con tus labios desesperadamente;
soñaré con tus besos … y jamás lo sabrás.
Quizá pases con otro que te diga al oído
esas frases que nadie como yo te dirá;
y, ahogando para siempre mi amor inadvertido,
te amaré más que nunca … y jamás lo sabrás.
Yo te amaré en silencio, como algo inaccesible,
como un sueño que nunca lograré realizar;
y el lejano perfume de mi amor imposible
rozará tus cabellos … y jamás lo sabrás.
Y si un día una lágrima denuncia mi tormento,
-el tormento infinito que te debo ocultar-
yo te diré sonriente: “No es nada … ha sido el viento”.
Me enjugaré la lágrima… ¡y jamás lo sabrás!

José Angel Buesa

Nació en Cienfuegos, Cuba en 1910.
Murió en Santo Domingo, República Dominicana en 1982.  

También de José Angel Buesa en este blog:

«Canción de la noche sola, de José Ángel Buesa»: AQUÍ

«Poesía Erótica: Tu collar de perlas de José Ángel Buesa»: AQUÍ

«Poema del día: Balada del loco amor de José Ángel Buesa»: AQUÍ 

«Poema del día: Poema del amor lejano de José Ángel Buesa»: AQUÍ 

«Poema del día: Canción de los amantes de José Ángel Buesa»: AQUÍ

«Poema del día: El Regreso de José Angel Buesa»: AQUÍ 

«Elegía para ti y para mi. José angel Buesa»: AQUÍ

«José Ángel Buesa: La despedida»: AQUÍ 

*La fotografía es de Mecuro B. Cotto

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Triana agosto 16, 2008 at 12:30 am

    Canción de la noche sola

    Fue mía una noche. Llegó de repente,
    y huyó como el viento, repentinamente.
    Alumna curiosa que aprendió el placer,
    fue mía una noche. No la he vuelto a ver.
    Fue la noche sola de una sola estrella.
    Si miro las nubes, después pienso en ella.
    Mi amor no la busca; mi amor no la llama;
    la flor desprendida no vuelve a la rama,
    y las ilusiones son como un espejo
    que cuando se empaña pierde su reflejo.

    Fue mía una noche, locamente mía:
    me quema los labios su sed todavía.
    Bella como pocas, nunca fue más bella
    que soñando el sueño de la noche aquella.
    Su amor de una noche sigue siendo mío:
    la corriente pasa, pero queda el río;
    y si ella es la estrella de una noche sola,
    yo he sido en su playa la primera ola.

    Amor de una noche que ignoró el hastío.
    Somos las distantes orillas de un río,
    entre las que cruza la corriente clara,
    y el agua las une, pero las separa.
    Amor de una noche: si vuelves un día,
    ya no he de sentirte tan loca y tan mía.
    Más que la tortura de una herida abierta,
    mi amor ama el viento que cierra una puerta.

    El amor florece tierra movediza,
    y es ley de la llama trocarse en cenizas.
    El amor que vuelve, siempre vuelve en vano,
    así como un ciego que tiende la mano.
    Amor de una noche sin amanecer:
    ¡acaso prefiero no volverte a ver!

    J.A. Buesa

  • Reply Triana agosto 16, 2008 at 7:34 pm

    Canción de los amantes

    Donde quiera en las noches se abrirá una ventana
    o una puerta cualquiera de una calle lejana.
    No importa dónde o cuándo… puede ser dondequiera
    ni menos en otoño, ni más en primavera.

    Y hoy igual que mañana, mañana igual que ayer
    un hombre enloquecido besará una mujer.

    Tal vez nadie lo sepa… Como tal vez un día
    todos irán sabiendo lo que nadie sabía.

    Y para los amantes su amor desesperado
    podrá ser un delito… pero nunca un pecado.

    Por eso el amor pasa por las calles desiertas
    y es como un viento loco que quiere abrir las puertas

    Bien saben los amantes que hay caricias que son
    no una simple caricia sino una posesión.
    Y que un beso… uno solo puede más que el olvido
    si se juntan dos bocas en un beso prohibido.

    No, un gran amor no es grande por lo mucho que dura
    si se parece a un árbol reseco en la llanura.
    Y los amantes saben, que sin querer siquiera
    hay un amor que crece como una enredadera

    Es natural que el agua de un estanque sombrío
    sueñe en sus largas noches con el viaje de un río.

    Y si por algo es triste la lluvia que no llueve
    será porque es la lluvia condenada a ser nieve.

    Es natural que un día comprendan los amantes
    que no hay nunca sin siempre… que no hay después sin antes.
    Y así brota en el alma la rebelión de un sueño
    que es como un perro arisco que le gruñe a su dueño.

    El amor… esa estrella de una sombra infinita
    aunque muera cien veces… cien veces resucita

    Y suele ser un niño de manos milagrosas
    que rompe las cadenas y hace nacer las rosas.

    Ya no habrá días turbios… ya no habrá noches malas
    si hay un amor secreto que nos presta sus alas.

    Y el corazón renace con renovada fe
    igual que los rosales… que no saben porqué.

    Donde quiera en las noches, puede abrirse una puerta
    pero… tan suavemente que nadie se despierta

    Puede ser en otoño… puede ser en verano
    tanto un amor tardío… como un amor temprano.
    Una mujer… un hombre… y un oscuro aposento
    y allá afuera en la calle… sigue pasando el viento.
    Y si en la noche hay algo queriendo amanecer
    es simplemente un hombre que besa a una mujer.

    J.A. Buesa

  • Reply Triana agosto 23, 2008 at 9:17 pm

    Balada del loco amor
    I

    No, nada llega tarde, porque todas las cosas
    tienen su tiempo justo, como el trigo y las rosas;
    sólo que, a diferencia de la espiga y la flor,
    cualquier tiempo es el tiempo de que llegue el amor.
    No, Amor no llega tarde. Tu corazón y el mío
    saben secretamente que no hay amor tardío.
    Amor, a cualquier hora, cuando toca a una puerta,
    la toca desde adentro, porque ya estaba abierta.
    Y hay un amor valiente y hay un amor cobarde,
    pero, de cualquier modo, ninguno llega tarde.

    II

    Amor, el niño loco de la loca sonrisa,
    viene con pasos lentos igual que viene a prisa;
    pero nadie está a salvo, nadie, si el niño loco
    lanza al azar su flecha, por divertirse un poco.
    Así ocurre que un niño travieso se divierte,
    y un hombre, un hombre triste, queda herido de muerte.
    Y más, cuando la flecha se le encona en la herida,
    porque lleva el veneno de una ilusión prohibida.
    Y el hombre arde en su llama de pasión, y arde, y arde
    Y ni siquiera entonces el amor llega tarde.

    III

    No, yo no diré nunca qué noche de verano
    me estremeció la fiebre de tu mano en mi mano.
    No diré que esa noche que sólo a ti te digo
    se me encendió en la sangre lo que soñé contigo.
    No, no diré esas cosas, y, todavía menos,
    la delicia culpable de contemplar tus senos.
    Y no diré tampoco lo que vi en tu mirada,
    que era como la llave de una puerta cerrada.
    Nada más. No era el tiempo de la espiga y la flor,
    y ni siquiera entonces llegó tarde el amor.

    J.A. Buesa

  • Reply Triana septiembre 9, 2008 at 1:21 am

    POEMA DEL AMOR LEJANO

    Puedes irte y no importa, pues te quedas conmigo

    como queda un perfume donde había una flor.

    Tú sabes que te quiero, pero no te lo digo;

    y yo sé que eres mía, sin ser mío tu amor.

    La vida nos acerca y la vez nos separa,

    como el día y la noche en el amanecer…

    Mi corazón sediento ansía tu agua clara,

    pero es un agua ajena que no debo beber…

    Por eso puedes irte, porque, aunque no te sigo,

    nunca te vas del todo, como una cicatriz;

    y mi alma es como un surco cuando se corta el trigo,

    pues al perder la espiga retiene la raíz.

    Tu amor es como un río, que parece más hondo,

    inexplicablemente, cuando el agua se va.

    Y yo estoy en la orilla, pero mirando al fondo,

    pues tu amor y la muerte tienen un más allá.

    Para un deseo así, toda la vida es poca;

    toda la vida es poca para un ensueño así…

    Pensando en ti, esta noche, yo besaré otra boca;

    y tú estarás con otro… ¡pero pensando en mí!

    Jose Angel Buesa

  • Reply Poesía Erótica: Tu collar de perlas de José Ángel Buesa | Trianarts junio 21, 2012 at 9:11 am

    […] “Jóse Angel Buesa: Poema del renunciamiento”: AQUÍ  Compartelo:Comparte esto:FacebookCorreo electrónicoDiggRelated posts: […]

  • Reply Poema del día: Canción de los amantes de José Ángel Buesa | Trianarts junio 21, 2012 at 9:26 am

    […] “Jóse Angel Buesa: Poema del renunciamiento”: AQUÍ  […]

  • Reply Poema del día: El Regreso de José Angel Buesa | Trianarts junio 21, 2012 at 9:28 am

    […] “Jóse Angel Buesa: Poema del renunciamiento”: AQUÍ  […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.