Poesia

Marcos Matacana: Paseo marítimo

agosto 2, 2014

«…Hay niños que ahora juegan
Con el esqueleto oxidado de una bicicleta
En columpios nuevos
Y sus gritos me devuelven la esperanza…»

MM

«Paseo marítimo»

Y el tiempo es voz lejana
Felipe Benítez Reyes

He venido hasta aquí como un autómata
Guiado por un enjambre de imágenes
Por un recuerdo doloroso y vivo
El placer de hurgar en la herida
abierta todavía
asaeteada de aguijones
Para sangrar en lo que el tiempo me ha dejado
De ti en la memoria desdibujada de los años
más de veinte
Como si quisiera encontrarte en los lugares
Que nos vieron felices algún día

Es de noche tan pronto
sin darme cuenta
No han cambiado tanto
Como esperaba
Hay botellas rotas y vasos de plástico en el paseo
Colillas y papeles y cáscaras de pipas
Un condón en un banco de forja
flameando como un triunfo
Chirría con voz aguda el columpio de los besos
Al llegar la feria y lo pintaban
Con colores chillones pero han arreglado el eje
Que oscilaba y tanto nos divertía
Girando borrachos jóvenes hasta vomitar
Y las estrellas dibujaban cuadros de Van Gogh

Ahora el mar está gris como el cielo en calma
Pero siento el resuello fétido de sus monstruos
Que a lo lejos aguardan crüeles su venganza
dilatada
Bajo el pantalán del Náutico
hipnotizados
ebrios
Por el morse rojiverde de las luces de las boyas
Dispuestos a arrasar el mundo
si nos dejan

Cientos de gaviotas nievan ya la playa
En un sueño pesado ronco colectivo líquido
y apenas se les oye
El viento mueve a veces el portón de un chalé
Abandonado en el agua negra de su piscina
Croan las ranas o son sapos su letanía de reflejos y orines
Rejas herrumbrosas sitian las ventanas
Clavadas de paneles bastos de madera y nombres
Mercury Mariner Yamaha

Sólo La sirena está abierto
como siempre y proyecta
Una sombra espectral y eléctrica en el paseo
Escaparate de silencio
Una pareja come deprisa tras una lona de plástico
transparente
Ni hablan ni se miran quizás sean los dueños
Ella parece mayor que él y enciende un pitillo con la colilla de otro
Él no deja de meterse la mano en la pernera y rascarse los huevos
El letrero luminoso parpadea y zumba como una chicharra

Sobre los pinos el faro rebana la noche en lonchas densas
Que caen sobre palmeras despeinadas casas vacías
Sobre azoteas apagadas que son lápidas de veranos muertos

Está refrescando y llueven
Algunos goterones sobre la pinaza que cubre el suelo
Crepita al paso de mis pies la arena
como en las películas de gángsters
Blanca como la luna que empuja el cielo contra los tejados
Siento escalofríos
Tengo fiebre y me laten las sienes
O sólo es nostalgia

Marcos Matacana

De:  «A humo de pajas y otros poemas» –  (Antología) – Sevilla – 2014©

Marcos Matacana Martín nació en Sevilla, en 1973.
Es licenciado en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad de Sevilla.
Ha trabajado como periodista y, desde 2004, es profesor de Enseñanza Secundaria en la especialidad de Lengua Castellana y Literatura.
Ha publicado sus poemas en revistas literarias e impresas y digitales.

Su blog personal, Ínfula Barataria; AQUÍ

Marcos Matacana en Portal de Poesía: AQUÍ

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com agosto 3, 2014 at 12:04 am

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “…Hay niños que ahora juegan Con el esqueleto oxidado de una bicicleta En columpios nuevos Y sus gritos me devuelven la esperanza…” MM “Paseo marítimo” Y el tiempo es voz lejana Felipe Benítez Reyes He venido h…

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.