Poesia

Eladio Cabañero: La despedida

diciembre 6, 2014

“…siento pasar por mis dedos el tiempo,
como cuentas de un rosario.
Hasta que la noche
cae a mis pies como pájaro ciego…”

EC

Mi recuerdo al poeta manchego en el aniversario de su nacimiento.

“La despedida”

«Adiós, hijo, ya no nos volveremos a ver.»
(De una carta de mi padre.)

Como el olvido es malo, nunca olvido;
han pasado estos años… Ahora veo
que es necesario hablar de despedirnos,
de un documento extraño que se firma
para dejar de ver a los que amamos.

A solas pienso:
«esto tan ancho sé que no es el mundo,
ni esta sed, este silencio;
la gran apuesta, la esperanza .
de la victoria —entre pared y pared—
tampoco».

A todo esto, padre,
verás cómo no puedo despedirme.
La vida es la noticia que no se puede olvidar
más fácilmente;
verás cómo no puedo decir nada.
Vivir, seguir
esta perdida apuesta es lo que importa
aunque estemos en medio de la calle
sin nada que vender ni que ponernos.

(Entre las cosas viejas de la casa,
tu tapabocas roto, tu boina,
ropas tuyas
tan cargadas de tiempo; y aquella carta
que pareciera cursi si no fuera
porque es tan de verdad.) A todo esto…

«Hay que ser generosos,
los demás están solos; necesitan
que alguien se ocupe de ellos
porque el amor más mínimo les falta;
amamos poco al hombre», tú me dices.
Leo tu carta pensando
que siempre he sido un torpe y que no he visto
cómo eras tú hasta ahora que me faltas.
Aquellos ojos en mis ojos, música
entre los dos, y aquellas manos,
no los pude apreciar porque hasta entonces
vivíamos sin un luto.

Bien recuerdo las cosas:
si íbamos a comer, estaba madre
atareada y fuerte entre nosotros;
bien lo estoy recordando…
Nos iba así la vida y yo era un niño
en libertad en las calles de su pueblo
que mirando a su abuelo pensó en Dios.

No amamos bien al hombre.
Recordando aquel pan y aquella cárcel,
viéndote emocionado,
fiado en la verdad, claro, indefenso,
he vuelto a deshacer la despedida
para que ser tu hijo sea decirte
que no estás sin amor .

No me despido.
La temblorosa rúbrica de irse
hoy la recojo de tus manos, padre;
que no te olvido en la desgracia, no.
Sostenme,
sepa tu corazón, si ahora me escuchas,
que eres más bueno cada vez y que amo
la pequeña limosna de mi vida
antes de despedirnos para siempre.

Eladio Cabañero

De: “Una señal de amor” – 1958
Recogido en “Palabra compartida” (Antología poética)
Ed. Biblioteca de autores manchegos – Diputación de Ciudad Real 2014©
ISBN: 978-84-7789-312-7

Eladio Cabañero López nació en Tomelloso, Ciudad Real, el 6 de diciembre de 1930.
Su padre, fotógrafo y maestro de profesión, había sido militante socialista y presidente de la Casa del Pueblo, motivo por el que fue fusilado por el régimen franquista tras la guerra civil, en 1940.
Con sólo cuatro libros publicados, se le incluye entre los poetas más valiosos y representativos de la Generación del 50′, desde que en 1963, le fuera concedido el Premio Nacional de Literatura por “Marisa Sabia y otros poemas”.
Más tarde, obtuvo el Premio de la Crítica por la primera antología de su obra: “Poesía 1956-1970”.
Su nombre aparece en varias de las más importantes antologías de su época a partir de Nuevos poetas españoles, que corrió a cargo de Luis Jiménez Martos en 1961, en la que recoge las voces de once poetas, entre los que se encuentran, los considerados imprescindibles de la citada generación, entre ellos están poetas de la talla de Claudio Rodríguez, José Ángel Valente, Carlos Sahagún, Ángel González, y el propio Eladio Cabañero.
según palabras de Manuel Rico, la poesía de Eladio Cabañero: «Es poesía de la experiencia, es poesía de lo cotidiano, tiene un claro componente emotivo —y ético— y es, en síntesis, un peculiar modo de conocer, tanto la realidad como el propio fenómeno creador»
Murió en Madrid, el 22 de julio de 2000.

*Al margen de los datos biográficos, el resto del análisis de la obra del poeta, están extractados del prólogo que inicia la antología, firmado por Pedro. A. González Moreno.

También de Eladio Cabañero en este blog:

“Eladio Cabañero: A Luis Cernuda en su muerte”: AQUÍ

“Eladio Cabañero: Bien sabes tú que hay alguien que se encarga…”: AQUÍ

“Eladio Cabañero: La despedida”: AQUÍ

“Eladio Cabañero: Antes cuando la infancia”: AQUÍ

“Eladio Cabañero: Ocaso”: AQUÍ

Bibliografía de Eladio Cabañero:

Poesía:

Desde el sol y la anchura – 1956.
Una señal de amor – 1958. (Accésit Premio Adonais 1957)
Recordatorio – 1961 – (Reeditado en 1995)
Marisa Sabia y otros poemas – 1963. (Premio Nacional de Literatura 1963)

Antologías:

Poesía (1956-1970) – 1970. (Premio de la Crítica 1971)
Señal de amor (Antología poética 1956-1991) – 1992.
Poesía reunida – 2001

Prosa:

La Mancha – 1968

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Eladio Cabañero: Bien sabes tú que hay alguien que se encarga… | Trianarts agosto 24, 2014 at 12:20 am

    […] “Eladio Cabañero: La despedida”: AQUÍ […]

  • Reply Eladio Cabañero: A Luis Cernuda en su muerte | Trianarts noviembre 16, 2014 at 6:48 pm

    […] “Eladio Cabañero: La despedida”: AQUÍ […]

  • Reply Recordando a Eladio Cabañero: El hombre - Trianarts julio 22, 2015 at 2:54 am

    […] “Eladio Cabañero: La despedida”: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Eladio Cabañero: Ese hombre del puente - Trianarts diciembre 6, 2015 at 1:26 am

    […] “Eladio Cabañero: La despedida”: AQUÍ […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.