Pintura

Viktor Popkov: Realista social, romántico y simbolista

mayo 5, 2015

Clic en la imagen para ver más obras

Viktor Popkov

Nació en Moscú, entonces Unión Soviética, en 1932.
Artista gráfico, practicó el retrato, el paisajista y la pintura de género.

Perteneció a la era artística de realismo social, pero se negó a limitar su obra a la ideología soviética.
Se formó entre 1948 y 1952 en la MVHPU y posteriormente en el Instituto Estatal de de Bellas Artes Surikov de Moscú, donde tuvo como maestro a E.A. Kibrik.

Inició su carrera artística durante el llamado Deshielo de Krushschev.
Entre 1950 y 1960 viajó por todo su país, visitando entre otras localidades Irkutsk, Bratsk y algunas de Siberia, todos ellos en intenso trabajo de reconstrucción.

Sus obras se pueden dividir en tres periodos: románticismo-realismo socialista, su época austera y la simbolista.
Durante estas visitas se inspiró para muchas de sus pinturas, entre ellas uno de sus más famosos trabajos, “La construcción de la central hidroeléctrica de Bratsk”, de 1961.

En la mitad de la década de 1960 cambió radicalmente su estilo, redescubriendo de alguna forma el estilo de el arte oficial de la época stalinista, que fue siempre la expresión de la ideología estatal en su tiempo; ejemplo de este periodo son “Bad Marcos Again” y “Ejercicios de la mañana”.

Su último período estuvo marcado por el simbolismo, aunque estaba en conflicto con las autoridades durante esos años, no fue disidente y nunca tuvo intención de emigrar de su país.

Con un estilo muy personal, siempre expresó de forma libre lo que opinaba del ser humano y del mundo en general.

De alguna forma vivió inmerso en tratar el tema de aquella generación perdida, que habían llevado una dura vida tras la Gran Guerra de su país, y que se refleja en su serie “Viudas”.

Los cuadros de Popkov propiciaron una estética que fue seguida por numerosos artistas que surgieron en la década de 1970, entre ellos, Tatiana Nazarenko.

Sus pinturas fueron compradas por la Galería Tretiakov cuando tenía sólo tenía 27 años de edad, algo totalmente inusual, siendo hasta la actualidad el más caro artista realista figurativo ruso.

En 1967 ganó un Diploma de Honor en la Bienal de París y en 1975 fue galardonado, a título póstumo, el Premio Estatal de la URSS.

Sólo estuvo activo 18 años, pero en estos pocos años dejó un legado de cerca de tres mil obras.

Seis meses antes de su muerte, había habido numerosos ataques a repartidores de moneda, el Ministerio de Interior emitió una directiva que permitía usar armas de fuego en caso de peligro. Una noche de 1974, Popkov y sus amigos artistas estaban tratando de parar un taxi en una calle de Moscú, en ese momento se acercaba un un coche de entrega de efectivo, que abrió su puerta y le dispararon.

La Galería Tretiakov organizó una exposición póstuma de sus obras que fue un acontecimiento en el país.

La mayor parte de sus pinturas están albergadas en los grandes museos rusos y de las ex repúblicas soviéticas, obras que en la actualidad son altamente cotizadas por los coleccionistas.

Una de sus obras alcanzó en Sotheby, la cifra de 800.000 $, y otra por una cantidad similar en Christie’s de Londres, siendo así uno de los artistas soviéticos más caros.

Dejó inacabada una escena de otoño en la que podemos ver a Aleksandr Pushkin.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.