Pintura

Alberto Morrocco: Maestro del color

septiembre 1, 2018

Clic en la imagen para ver más obras

Alberto Morrocco

nació en Aberdeen, Escocia, el 14 de diciembre de 1917.
Artista que logró la fama con sus paisajes y naturalezas muertas, sus escenas con figuras e interiores.

De entre toda su producción son las escenas de playa y las vistas venecianas. Fue un dibujante riguroso y meticuloso.

Era hijo de inmigrantes italianos; su madre había llegado alrededor de 1890 y su padre en 1914.

Su tenía una tienda de helados en la ciudad y el rotulista escribió de forma errónea el nombre como Morrocco en vez de Marrocco, que definitivamente sería por el que fueron conocidos.

Se formó inicialmente en ela Escuela de Arte de Gray, en la que tuvo como maestros a James Cowie y Robert Sivell, entre 1932 y 1938, estudios que completaría en Francia, Italia y Suiza.

Tanto Cowie como Sivell, le entrenaron en los principios del Renacimiento italiano, en particular el Quattrocentro, que le proporcionaron una técnica bien fundada, basado en el énfasis renacentista, que daba la mayor la importancia al dibujo preliminar y a la estructura de la pintura, principios que le acompañaron durante toda su carrera.

Incluso en sus pinturas más maduras, intensamente coloreadas, por las que Morrocco se ha hecho más conocido, las raíces de su entrenamiento aún son evidentes en la composición ordenada de las imágenes.

Los vanguardistas de las décadas de 1920 y 1930, en particular George Braque y Pablo Picasso, ejercieron una gran influencia en él resto de su carrera.

La Segunda Guerra Mundial le sorprendió en el Castillo de Edimburgo, siendo considerado en ese momento como un extranjero enemigo, pero logró ser liberado y permitiéndosele servir como objetor de conciencia en el Cuerpo Médico del Ejército Real.

Tras de la guerra, Morrocco durante un tiempo trabajó enseñando en clases nocturnas.

A partir de 1950 estabilizó su residencia en Dundee, al ser nombrado director de la Escuela de Pintura de la Duncan of Jordanstone College of Art , que ahora forma parte de la Universidad de Dundee.

Pintó retratos de todos sus Directores, y en 1977 a la Reina Madre como Canciller.

Fue miembro del Real Instituto de Bellas Artes de Glasgow (RGI) y de la Royal Scottish Society of Painters in Watercolor (RSW).

En 1962 fue galardonado con el Premio San Vita Romano y el Premio Guthrie y el Carnegie Award de la Royal Scottish Academy,

En ese tiemo realizó murales para la iglesia de St. Columba en Glenrothes y para el hospital Liff en Dundee.

La Universidad de Dundee le otorgó a Morrocco un doctorado honorario en 1980.

Tras su jubilación en la enseñanza entro en un periodo muy productivo, siendo el más prolífico el que abarcó de 1982 hasta su muerte.

Además del título de la Universidad de Dundee, recibió un Doctorado Honorario de la Universidad de Stirling en 1987.

Ya gravemente enfermo, se comprometió a exhibir treinta o cuarenta obras nuevas en un año.

Sirvió en el Scottish Arts Council y en la Royal Fine Art Commission for Scotland y fue nombrado OBEen 1993.

Con su esposa Vera Mercer, tuvo tres hijos, Leon, Laurie y Annalisa. León siguió los pasos de su padre y es un gran artista; Laurie es conservadora de sus primeras pinturas de muralesy Annalisa es diseñadora e ilustradora.

Murió en su casa Binrock House, en Dundee, el 10 de marzo de 1998.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.