Pintura

Andre Brasilier: Expresión, simbolismo y los caballos más bellos

julio 13, 2022


Clic en la imagen para ver más obras

«Transfigurando la vida quisiera construir una obra plástica que ayude a ver y a soñar.»
AB·

André Brasilier

Nació en Saumur, Francia, en 1929, en una familia de artistas.
Rodeado por la idílica campiña francesa, su talento artístico y su aprecio por la naturaleza, su afición por la pintura nació cuando era muy joven.


Se formó en L’ Ecole des Beaux-Art de París a partir de 1949, donde en 1952 recibió el premio Florence Blumenthal.


En 1953, cuando contaba con 23 años de edad, obtuvo el primer gran Premio Roma de pintura residiendo en la Villa Medicis de la capital italiana entre 1954 y 1957.


En 1959 realizó su primera litografía en el taller Mourlot.


Realizó su primera muestra retrospectiva con cien obras de arte de 1950 a 1980, en el Château de Chenonceau en 1980.


En 1988 se llevó otra acabo en el Musée Picasso-Château Grimaldi en Antibes, Riviera francesa, en 1988.


Desde entonces se han realizado importantes retrospectivas, entre ellas, en el Museo Estatal del Hermitage de Rusia, en San Petersburgo, en 2005 y en el Museo Haus Ludwig für Kunstausstellungen Saarlois en Alemania, en 2007.


Es el único pintor, junto con Pablo Picasso, que ha podido tener en vida una exposición retrospectiva en el Hermitage.


También ha sido el primer pintor a quien se ha invitado a exponer en el castillo de Chenonceau, en el Valle del Loira.


En 1988 se publicó un Catálogo razonado de sus litografías hasta esa fecha, y en 2003 el correspondiente a los años 1982-2002.


Ha expuesto en Francia, Estados Unidos, Japón, Canadá, Alemania y Rusia, entre otros.


También ha realizado decorados y vestuario para obras de teatro y óperas.


Actualmente vive y trabaja en París.


Respecto a su obra pictórica, Brasilier combina la abstracción y el expresionismo en pinturas oníricas, llenas de simbolismo y belleza, empleando una rica y vibrante paleta de colores, en comunión íntima con la naturaleza.


Sus temas favoritos son el modelo femenino (su esposa), la naturaleza omnipresente y los cambios de estación, la música y los caballos.


Los caballos, descritos por Brasilier como «una creación soberbia… cargada de simbolismo, fuerza, dinamismo y belleza», ocupan un lugar destacado, con sus elegantes formas galopando a través de serenos paisajes marinos, fríos bosques invernales y brillantes puestas de sol.


Chantal su esposa y musa, también es uno de sus temas recurrentes, a menudo retratada elaborando arreglos florales de forma delicada.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.