Poesia

Antonio Crespo Massieu: Libro de los pasajes, de Elegía en Portbou

enero 30, 2013

«…Olvidan los niños como olvidan los niños
como olvidan los juegos o lo sagrado…»

«Libro de los pasajes»

IV

«Y regresan las cosas al origen primero del lenguaje»

(Fragmento)

Y sigo aquí preguntando al siglo por sus ausencias,
por lo no resuelto, por las lágrimas intactas y el temblor ajeno,
adivinando lápidas, lo ya borrado, lo que insinúa el signo,
la huella, lo inscrito un día en la carne, lo que se fue
alegoría y pasó leve como una niña, trazo de luz, vuelo
entre sombras, lo que fue aliento, lo que pudo ser palabra
(si la encontramos, si entra en nosotros y la recibimos
en el hueco de unas manos mudas)
la palabra salida de dentro, caída en el aire,
envuelta, respirada, la voz, la letra grabada,
la que se hace carne o rescoldo, lo dejado,
lo que estuvo y fue, lo que resta y lo que anuncia.

Como huella que impulsa, lanza, tensa,
nos colma de espera y vacío, nos arroja a lo venidero,
nos alcanza en eco, rastro, en lo que fue y nos llama
a lo sucesivo, lo imprevisto, el descubrimiento, el hálito,
lo no andado, sílaba del tiempo, oquedad de la materia,
origen y silencio
que habla en la mirada, alienta, alimenta, se hace carne
y signo (nos hace mundo) palabra salvada
donde espera la profecía, su cumplimiento y su sentido.

Allí donde está escondido el nombre, al instante
en que todas las cosas regresen y asciendan
desde la rama, desde la carne herida, desde las cuatro letras,
los veintidós signos, las diez esferas, desde la brisa,
desde el espacio de pájaros y cielo y descendamos de nuevo
rodeando, sajando, goteando sangre, savia oculta,
sabiduría, luz, seamos raíz, cuerpo de la palabra,
sexo de dios, huella del nombre y regresen al fin
todas las cosas y nos reconozcamos en el año del jubileo
cuando la letra sea palabra que fue carne
pronunciada desde la marca de la ausencia,
dicha en el incólume fulgor de la noche transfigurada.

Habita mundo (lo puebla de sentido, lo crea), reclama
nuestra atenta mirada, exige descifrar, abrir el cuerpo
al milagro de lo vivo, leer las cosas, su azacaneado bullir,
el pálpito de los animales, la impávida lejanía de las esferas.

Leer el mundo como un texto, como piel, un tejido, una piedra,
como constelación (su inventado dibujo, sus nombres hermosos,
falso, su luz lejana y permanente) o un susurro
(lo que el aire dice de las cosas,
el agua y sus afluentes de esperanza, lo que calma el viento
y sus contornos) la semejanza, los límites del tiempo,
el origen de la voz y el nombre,
leer
el vuelo imprevisto, el instante de luz, hilo, filamento,
una trama tejida de diálogos, correspondencias,
sostenidos ecos, el deslumbramiento y su inquieta sabiduría,
lo que permanece tras la iluminación (como polvo
de luz de un dios desprendido)

Serenidad acaso esta lectura, este comprender,
sentir en la raíz el instante ciego, que lo ilumina,
alquimistas de las palabras, astrólogos de la memoria,
profetas de la noche y el repetido asombro,
augures de la armonía y el milagro que circunda
y caminar así entre letras, signos,
guijarros, estrellas, pedacitos de mundo.

Antonio Crespo Massieu

De: «Elegía en Portbou» – «Libro de los pasajes»
Bartleby Editores 2011©
ISBN: 978-84-92799-37-4

Antonio Crespo Massieu nació en Madrid, en 1951.
Es licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid y Diplomado en Estudios Portugueses por la Universidad de Lisboa.

Leer reseña de «Elegía en Portbou», escrita por Miguel Veyrat y en la revista Ojos de Papel y comprar el libro: AQUÍ

También de Antonio Crespo Massieu en este blog:

«Antonio Crespo Massieu: De Elegía en Portbou, ¿A partir de cuando?»: AQUÍ

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com enero 30, 2013 at 4:54 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “…Olvidan los niños como olvidan los niños como olvidan los juegos o lo sagrado…” “Libro de los pasajes” IV “Y regresan las cosas al origen primero del lenguaje” (Fragmento) Y sigo aquí preguntando al siglo……

  • Responder a Bitacoras.com Cancelar respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.