Poesia

Blas de Otero: Crecida

abril 23, 2014

«Definitivamente, cantaré para el hombre.
Algún día —después—, alguna noche,
me oirán…»
BO

«Crecida»

Con la sangre hasta la cintura, algunas veces
con la sangre hasta el borde de la boca,
voy
avanzando
lentamente, con la sangre hasta el borde de los labios
algunas veces,
voy
avanzando sobre este viejo suelo, sobre
la tierra hundida en sangre,
voy
avanzando lentamente, hundiendo los brazos
en sangre,
algunas
veces tragando sangre,
voy sobre Europa
como en la proa de un barco desmantelado
que hace sangre,
voy
mirando, algunas veces,
al cielo
bajo,
que refleja
la luz de la sangre roja derramada,
avanzo
muy
penosamente, hundidos los brazos en espesa
sangre,
es
como una esperma roja represada,
mis pies
pisan sangre de hombres vivos
muertos,
cortados de repente, heridos súbitos,
niños
con el pequeño corazón volcado, voy
sumido en sangre
salida,
algunas veces
sube hasta los ojos y no me deja ver,
no
veo más que sangre,
siempre
sangre,
sobre Europa no hay más que
sangre.

Traigo una rosa en sangre entre las manos
ensangrentadas. Porque es que no hay más
que sangre,

y una horrorosa sed
dando gritos en medio de la sangre,
y una horrorosa sed
dando gritos en medio de la sangre.

Blas de Otero

De: «Ángel fieramente humano» – 2 «Hombre» – II – 1947-1949
Recogido en “Blas de Otero – Obra Completa” – 1935 – 1977
Ed. Galaxia Gutenberg – 2013©
978-84-8109-955-3

Blas de Otero Muñoz nació en Bilbao, el 15 de marzo de 1916.
Miembro de la  Generación del 50′, fue uno de los principales representantes de la poesía social o la conocida como poesía desarraigada, fruto de los tiempos duros que le tocó vivir, la guerra civil española y la terrible dictadura franquista.
Fue un duro opositor de a la citada dictadura que vio nacer, crecer y morir, lucha que fue constante hasta el final de su vida.
En 1945 sufrió una crisis depresiva que lo llevó a recluirse en el sanatorio de Usúrbil. De esta experiencia nacerían las tres obras de su ciclo existencial: «Ángel fieramente humano» (que presentó al premio Adonáis), «Ancia» y «Redoble de conciencia», libro con el que ganó el premio Boscán en 1950.
Ese mismo año conoció a la actriz y poeta vasca Tachia Quintanar, con la que mantuvo una relación amorosa y con la que conservó su amistad durante el resto de su vida.
Tras salir del sanatorio se autoexilió en París, donde comenzó a relacionarse con círculos de exiliados españoles y llegó a afiliarse en 1952 al Partido Cominista. En ese París se fraguó «Pido la paz y la palabra».
De nuevo de regreso en España se integraría en círculos obreros y rurales. Trabajó con mineros y recorrió los pueblos del interior de Castilla y León viviendo del trabajo. También concluyó «Pido la paz y la palabra» y comenzó «En castellano».
En 1955 empezó a ser considerado por sectores de la crítica como uno de los grandes poetas de la posguerra.
Entre 1956 y 1959 residió en Barcelona, donde frecuentó los grupos artísticos locales, que parecer ser rechazaron su libro «En castellano», pero consiguieron que «Ancia» ganase el Premio de la Crítica en 1958 y el Premio Fastenrath en 1961.
En 1960 viajó a la URSS y China invitado por la Sociedad Internacional de Escritores.
En esta época se publicaron (fuera de España debido a la censura) «Esto no es un libro», 1963 (Puerto Rico) y «Que trata de España», 1964 (París).
En 1964 se trasladó a Cuba, donde se casó con Yolanda Pina y le fue concedido el Premio Casa de las Américas. Tras tres años de vivir en La Habana, en 1967 se divorció y regresó a Madrid, donde recuperó su relación sentimental con Sabina de la Cruz.
Durante ese último periodo de su vida publicó numerosas antologías recopiladas por él mismo, y un puñado de libros nuevos.
Anheló y cantó la democracia durante 40 años, aunque no llegó a ver completamente realizado su sueño, murió en Majadahonda, Madrid el 29 de junio de 1979.

También de Blas de Otero:

«Blas de Otero: Entonces y además»: AQUÍ 

«Blas de Otero: Como un cuchillo brillante»: AQUÍ

«Blas de Otero: Mientras viva»: AQUÍ

«Blas de Otero: Juntos»: AQUÍ

«Blas de Otero: Sin saquear la verdad»: AQUÍ

«Blas de Otero: Vámonos al campo»: AQUÍ

«Blas de Otero: A Marcos Ana»: AQUÍ

«Blas de Otero: Con nosotros»: AQUÍ

«Blas de Otero: Fidelidad»: AQUÍ

«Blas de Otero: Guernica»: AQUÍ

«Blas de Otero: Aren en paz»: AQUÍ

«Blas de Otero: Qué hacer»: AQUÍ

«Blas de Otero: Campañas antiespañolas»: AQUÍ

«Blas de Otero: Juventud imbatida»: AQUÍ

«Blas de Otero: Doble llave»: AQUÍ

«Blas de Otero: En nombre de muchos»: AQUÍ

«Blas de Otero: El aire»: AQUÍ

«Blas de Otero: A la inmensa mayoría»: AQUÍ

«Blas de Otero: En castellano»: AQUÍ

«Blas de Otero: Poema sin palabras»: AQUÍ

«Blas de Otero: Invasión»: AQUÍ

«Blas de Otero: Lástima»: AQUÍ

«Blas de Otero: Hombre en desgracia»: AQUÍ

«Blas de Otero: Digo vivir»: AQUÍ

«Blas de Otero: Echar mis versos del alma»: AQUÍ

«Blas de Otero: Yo soy aquel que ayer no más decía…»: AQUÍ

«Blas de Otero: Hombre, de Ancia»: AQUÍ

«Blas de Otero: Canto Primero»: AQUÍ

«Blas de Otero: Los muertos, de Ángel fieramente humano»: AQUÍ

«Blas de Otero: Hijos de la tierra, de Redoble de conciencia»: AQUÍ

«Blas de Otero: Música tuya: AQUÍ

«Blas de Otero: Pido la paz y la palabra» AQUÍ 

«Blas de Otero: Campo de amor, de Que trata de España»: AQUÍ

«Blas de Otero: Entonces y además»: AQUÍ 

«Blas de Otero: Soneto, a Miguel Hernández»: AQUÍ

«Blas de Otero: Hija de Yago, de Pido la paz y la palabra»: AQUÍ

«Blas de Otero: Ciegamente»: AQUÍ

«Blas de Otero: Anchas sílabas»: AQUÍ

«Blas de Otero: Desamor «: AQUÍ 

«Blas de Otero: España, de Que se trata de España»: AQUÍ

«Blas de Otero: Juicio Final»: AQUÍ

Bibliografía:

Cántico espiritual, San Sebastián, 1942.
Ángel fieramente humano, Madrid, 1950.
Redoble de conciencia, Barcelona, 1951.
Pido la paz y la palabra, Santander, 1955.
Ancia, Barcelona, 1958.
Parler clair, París, 1959.
En castellano, México, 1960.
Esto no es un libro, Puerto Rico, 1963.
Que trata de España, París, 1964.
Expresión y reunión, Madrid, 1969.
Mientras, Zaragoza, 1970.
Historias fingidas y verdaderas, Madrid, 1970.
País, Barcelona, 1971.
Poesía con nombres, Madrid, 1977

*La imagen es de Adam Martinakis

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com abril 23, 2014 at 5:26 pm

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “Definitivamente, cantaré para el hombre. Algún día —después—, alguna noche, me oirán…” BO “Crecida” Con la sangre hasta la cintura, algunas veces con la sangre hasta el borde de la boca, voy avanzando lent…

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.