Narrativa

Gabriel García Márquez: Cien años de Soledad

marzo 6, 2010

“El día que la mierda tenga algún valor, los pobres nacerán sin culo.”
GGM

Gabriel García Márquez

Gabriel José de la Concordia García Márquez, nació en  Aracataca (Magdalena) en el Caribe Colombiano, el 6 de Marzo de 1927.
Es quizá uno de los escritores más importantes y leídos del siglo XX, en 1982, recibió el “Premio Nobel de Literatura, según la Academia Sueca: “Por sus novelas e historias cortas, en las que lo fantástico y lo real son combinados en un tranquilo mundo de imaginación rica, reflejando la vida y los conflictos de un continente”.
Sin duda su obra cumbre es “Cien años de soledad”
En 1999 le diagnosticaron un cáncer linfático del que logró recuperarse tras un intensivo tratamiento de quimioterapia en un hospital de California, tras lo cual “Gabo”, comenzó a redactar sus memorias: “Yo he reducido las relaciones con mis amigos bajo mínimo, desconectando el teléfono, cancelando los viajes y todo tipo de planes actuales y futuros… y yo bloqueado para escribir todos los días sin interrupción”, dijo durante una entrevista para el periódico de Colombia, “El Tiempo”.
Comentando sobre su estilo literario, manifestaba en una entrevista que le hizo Marlise Simons: “En todos los libros que tratan de hacer un camino diferente. Uno no elige el estilo. Usted puede investigar y tratar de descubrir cuál es el mejor estilo para lo que sería un tema. Pero el estilo está determinado por el tema, por el estado de ánimo de los tiempos. Si trata de usar algo que no se adecua, simplemente no funcionará. A continuación, los críticos, en torno a construir teorías, ven las cosas que yo no había visto. Sólo responden a nuestra forma de vida, la vida del Caribe“.
Como se apunta más arriba, sin duda “Cien años de soledad” es su obra más notable, y en ella Macondo, y en su autobiografía, relata un viaje que realizó con su madre a Arataca: … “El tren se detuvo en una estación que no tenía ciudad, y un rato más tarde pasó la única plantación de banano a lo largo de la ruta que tenía su nombre escrito en la puerta: Macondo. Esta palabra ha atraído mi atención desde que los primeros viajes que había hecho con mi abuelo, pero sólo he descubierto como un adulto que me gustaba su resonancia poética. Nunca he oído decir, y ni siquiera me pregunto lo que significa…me ocurrió al leer en una enciclopedia que se trata de un árbol tropical parecido a la Ceiba”
Además del “Nobel de Literatura”, ha recibido numerosos premios más y distinciones, entre las que se encuentran:

“Premio de la Novela ESSO” por “La mala hora” (1961)
“Doctorado honoris causa de la Universidad de Columbia” en Nueva York (1971)
“Premio Rómulo Gallegos” por “Cien años de soledad” (1972)
“Medalla de la legión de honor francesa” en París (1981)
“Condecoración Águila Azteca” en México (1982)
“Premio cuarenta años del Círculo de Periodistas” (1985)
“Miembro honorario del Instituto Caro y Cuervo” en Bogotá (1993)
“Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Cádiz” (1994)

“Cien años de Soledad” 

… “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo. Todos los años, por el mes de marzo, una familia de gitanos desarrapados plantaba su carpa cerca de la aldea y con un grande alboroto de pitos y timbales daban a conocer los nuevos inventos. Primero llevaron el imán. Un gitano corpulento, de barba montaraz y manos de gorrión, que se presentó con el nombre de Melquíades, hizo una truculenta demostración pública de lo que él mismo llamaba la octava maravilla de los sabios alquimistas de Macedonia. Fue de casa en casa arrastrando dos lingotes metálicos, y todo el mundo se espantó al ver que los calderos, las pailas, las tenazas y los anafes se caían de su sitio, y las maderas crujían por la desesperación de los clavos y tornillos tratando de desenclavarse, y aun los objetos perdidos desde hacía mucho tiempo aparecían por donde más se les había buscado y se arrastraban en desbandada turbulenta detrás de los fierros mágicos de Melquíades. “Las cosas tienen vida propia -pregonaba el gitano con áspero acento-, todo es cuestión de despertarles el ánima.” José Arcadio Buendía, cuya desaforada imaginación iba siempre más lejos que la magia, pensó que era posible servirse de aquella invención inútil para desentrañar el oro de la tierra. Melquíades, que era un hombre honrado, le previno: “Para eso no sirve.” Pero José Arcadio Buendía no creía en aquél tiempo en la honradez de los gitanos, así que cambió su mulo y una partida de chivos por los dos lingotes imantados… Exploró palmo a palmo la región, inclusive el fondo del río, arrastrando en voz alta el conjuro de Melquíades. Lo único que logró desenterrar fue una armadura del siglo XV con todas sus partes soldadas por un cascote de óxido cuyo interior tenía la resonancia hueca de un enorme calabazo lleno de piedras… ”

Gabriel Garcia Marquez

(Fragmento)

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com marzo 6, 2010 at 8:54 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:    Gabriel José de la Concordia García Márquez, nació en  Aracataca (Magdalena) en el Caribe Colombiano, el 6 de Marzo de 1927.            Es quizá uno de los escritores más importantes y leidos del siglo XX……

  • Reply Gabriel Garcia Marquez: Si alguien llama a tu puerta… | Trianarts diciembre 31, 2014 at 11:10 pm

    […] “Gabriel García Márquez – Cien años de soledad (fragmento): AQUÍ […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.