Poesia

José de Echegaray: Los tres encuentros

abril 19, 2020


«¡Cómo las aguas del mar, tiene el llanto su nivel! «
JE

Recordando al Premio Nobel español en el aniversario de su muerte.

«Los tres encuentros»

Primer encuentro

Un niño de tersa frente
y la muerte carcomida,
en la senda de la vida
y en el borde de una fuente,
por su bien o por su mal
una mañana se hallaron
y sedientos se inclinaron
sobre el líquido cristal.

Se inclinaron, y en la esfera
cristalina viose al punto
de un niño el rostro muy junto
a una seca calavera.
La Muerte dijo: «¡Qué hermoso!»
─»¡Que horrible!» ─el niño pensó;
bebió aprisa y se escapó
por el bosque presuroso.

Segundo encuentro

Pasó el tiempo, y cierto día,
ya el sol en toda su altura,
en la misma fuente pura
bebieron en compañía,
por su bien o por su daño
la Muerte y un hombre fuerte;
la de siempre era la muerte;
el hombre el niño de antaño.

Como viose de los dos
la imagen en el cristal
con la luz matutinal
que manda a los mundos Dios,
la del hombre, áspera tez,
y la imagen hosca y fiera
de su helada compañera,
se pintaron esta vez.

Bajo el agua limpia y fría
sus reflejos observaron:
como entonces se miraron
se miraron todavía.
Ella dijo no sé qué
señalando hacia el espejo.
Él murmuró: «¡Pobre viejo!»,
bebió despacio y se fue.

Tercer encuentro

Cae la tarde; el sol anega
en pardas nubes su luz;
envuelta en negro capuz
medrosa la noche llega.

Dos sombras van a la fuente,
las dos beben a porfía,
y aún no sacia el agua fría
sed atrasada y ardiente.

Se miran y no se ven;
pero pronto por fortuna
subirá al cielo la luna
y podrán mirarse bien.

Al fin su luz transparente
el espacio iluminó,
y en espejo convirtió
los cristales de la fuente.

Y eran las dos sombras ideales,
bajo el agua sumergidas,
de tal modo parecidas,
que al partir las sombras reales
de sus destinos en pos,
o por darse mala maña,
o por confusión extraña,
cada sombra de las dos
tomó en el líquido espejo
lo primero que encontrose,
y, sin notarlo, llevose
de la otra sombra el reflejo

José de Echegaray

José Echegaray y Eizaguirre nació en Madrid, el 19 de abril de 1832.
Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, matemático, dramaturgo y político, uno de los personaje más polifacético de la España de finales del siglo XIX, siendo brillante en cuantas actividades practicó y considerado como el más grande matemático español del siglo XIX.
Fue ministro de Fomento y de Hacienda.
Le fue otorgado el Premio Nobel de Literatura en 1904, «en reconocimiento a las numerosas y brillantes composiciones que, en una manera individual y original, han revivido las grandiosas tradiciones del drama español.», convirtiéndose así en el primer español en recibir un Premio Nobel.
Murió en Madrid, el 14 de septiembre de 1916.

También de José de Echegaray en este blog:

«José de Echegaray: Soneto»: AQUÍ

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.