Poesia

José de Espronceda: El poeta romantico

noviembre 7, 2008

 photo Jose de Espronceda -Esquivel-MPrado_zpsi9b2uvbm.jpg

«Boguemos, boguemos;
la barca empujad,
que rompa las nubes,
que rompa las nieblas…»

JE

«La canción del pirata»

Con diez cañones por banda,
viento en popa a toda vela,
no corta el mar, sino vuela,
un velero bergantín;
bajel pirata que llaman
por su bravura el Temido
en todo el mar conocido
del uno al otro confín.
La luna en el mar riela,
en la lona gime el viento
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y ve el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,

Asia a un lado, al otro Europa,
Y allá a su frente Estambul:
-Navega, velero mío,
sin temor
que ni enemigo navío,
ni tormenta, ni bonanza
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.
Veinte presas
hemos hecho
a despecho
del inglés
y han rendido
sus pendones
cien naciones
a mis pies.
Que es mi barco mi tesoro,
que es mi Dios la libertad;
mi ley, la fuerza y el viento;
mi única patria, la mar.
Allá muevan feroz guerra
ciegos reyes
por un palmo más de tierra,
que yo tengo aquí por mío
cuanto abarca el mar bravío
a quien nadie impuso leyes.
Y no hay playa
sea cualquiera,
ni bandera
de esplendor,
que no sienta
mi derecho
y dé pecho
a mi valor
Que es mi barco mi tesoro,
que es mi Dios la libertad;
mi ley, la fuerza y el viento;
mi única patria, la mar.
A la voz de ¡barco viene!,
es de ver
cómo vira y se previene
a todo trapo a escapar:
que yo soy el rey del mar
y mi furia es de temer.
En las presas
yo divido
lo cogido
por igual:
sólo quiero
por riqueza
la belleza
sin rival.
Que es mi barco mi tesoro,
que es mi Dios la libertad;
mi ley, la fuerza y el viento;
mi única patria, la mar.
¡Sentenciado estoy a muerte!
Yo me río:
no me abandone la suerte,
y al mismo que me condena
colgaré de alguna antena
quizá en su propio navío.
Y si caigo,
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di
cuando el yugo
del esclavo
como un bravo sacudí.
Que es mi barco mi tesoro,
que es mi Dios la libertad;
mi ley, la fuerza y el viento;
mi única patria, la mar.
Son mi música mejor
aquilones,
el estrépito y temblor
de los cables sacudidos
del negro mar los bramidos
y el rugir de mis cañones.
Y del trueno
al son violento,
y del viento,
al rebramar,
yo me duermo
sosegado,
arrullado
por el mar.
Que es mi barco mi tesoro,
que es mi Dios la libertad;
mi ley, la fuerza y el viento;
mi única patria, la mar.

José de Espronceda.

Nació el 25 de marzo de 1808, en un lugar situado cerca de Almendralejo, Badajoz, llamado Pajares de la Vega.
Poeta de una vida turbulenta, espíritu revolucionario y romántico hasta el infinito.
Su obra está marcada por el desasosiego en el que los acontecimientos de su país lo sumergen de forma vertiginosa.
A los quince años creó con sus amigos Ventura de la Vega, y Patricio de la Escosura una sociedad secreta a la que llamaron los Numantinos (1823-1825), según decían, para vengar la muerte de Rafael del Riego. Denunciado por ello en 1825 fue desterrado a un monasterio de Guadalajara durante cinco años.
Se enroló en la Milicia Nacional llegando a ser Primer Teniente de la Compañía de Cazadores de Madrid. En 1841 es nombrado secretario de la Legación española en La Haya y poco después es elegido diputado progresista en Almería.
Fue elegido parlamentario ante las Cortes Generales, en 1842 por el Partido Progresista. Murió a los treinta y cuatro años de difteria; en ese mismo año de 1842, cuando se iba a casar con Bernarda de Beruete.
Se considera a Espronceda el poeta romántico español por excelencia a causa de su talante byroniano. En efecto, su poesía presenta ecos de la de Lord Byron, sobre todo en sus dos poemas narrativos más extensos: El estudiante de Salamanca, sobre el tema del seductor donjuanesco, que se puede considerar como un acabado exponente del género romántico leyenda, considerado el mejor poema en su género del siglo XIX
Sus obras  más conocidas: La canción del pirata; El reo de muerte, El canto del cosaco, y Canto a Teresa.
Murió en Madrid, el 23 de mayo de 1842.

También de José de Espronceda en este blog:

«José de Espronceda: El ángel y el poeta»: AQUÍ

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com noviembre 7, 2008 at 11:55 pm

    Información Bitacoras.com…

    Si lo deseas, puedes hacer click para valorar este post en Bitacoras.com. Gracias….

  • Reply Maribel Romero noviembre 8, 2008 at 12:09 am

    ¡Bien! Otro de los poemas clásicos que aprendimos sin darnos cuenta en la época escolar ¿verdad? Son de esos versos que se introducen en la cabeza sin permiso y ya no salen. Me alegra que lo hayas traído hasta aquí. Un abrazo.

    Último post en la Web de…Maribel Romero…CUESTIÓN DE FE

  • Reply Triana noviembre 8, 2008 at 1:29 am

    Así es Maribel, creo que todas lo aprendimos en el bachillerato, aunque fué bastante despues cuando conocí mas a fondo el resto de su obra, que no es muy extensa.

    Gracias por tu visita.

    Un abrazo fuerte.

    Último post en la Web de…Triana…José de Espronceda.- “El poeta romantico”

  • Reply José de Espronceda. “El ángel y el poeta” | Triana octubre 24, 2009 at 1:43 am

    […] una entrada anterior de este blog: http://trianarts.com/jose-de-espronceda-el-poeta-romantico/ ya he hablado de “mi poeta romántico extremeño”, esta noche me ha llegado al correo […]

  • Reply RAQUEL febrero 27, 2010 at 5:38 pm

    eate fu en gran poeta para mi fu el mejor a demas era un hombre muy bien paresido era UN GENIO

  • Reply Genaro Pérez de Villaamil: El paisaje romántico español del siglo XIX » Trianarts | Trianarts enero 28, 2013 at 6:19 pm

    […] literarios; asiste a la tertulia romántica “El Parnasillo”, a la que también acuden José de Espronceda y Ventura de la […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.