Poesia

Lêdo Ivo: El portón

diciembre 23, 2013

«…la valija que guarda un radio de pilas y una chaqueta
que tiene el color del frío en un día sin sueños,
el sandwich de mortadela en el fondo de la bolsa,
el sol del suburbio y polvo más allá de los viaductos…»

LI

Se cumple hoy un año de la muerte del poeta brasileño mientras pasaba unos días en Sevilla, nuestro mejor homenaje a su memoria, uno de sus poemas.

«El portón»

El portón se abre el día entero
pero en la noche yo mismo lo cierro.
No espero ningún visitante nocturno
a no ser el ladrón que salta el muro de los sueños.

La noche es tan silenciosa que me hace escuchar
el nacimiento de los manantiales en los bosques.
Mi cama blanca como la vía láctea
es breve para mí en la noche negra.

Ocupo todo el espacio del mundo. Mi mano desatenta
derriba una estrella y ahuyenta un murciélago.
El latir de mi corazón intriga a las lechuzas
que, en las ramas de los cedros, rumian el enigma
del día y de la noche paridos por las aguas.

En mi sueño de piedra quedo inmóvil y viajo.
Soy el viento que palpa las alcachofas
y enmohece los arreos colgados en el establo.
Soy la hormiga que, guiada por las estaciones,
respira los perfumes de la tierra y el océano.

Un hombre que sueña es todo lo que no es:
el mar que deterioran los navíos,
el silbo negro del tren entre hogueras,
la mancha que oscurece el tambor de queroseno.

Si antes de dormir cierro mi portón
en el sueño se abre. Quien no vino de día
pisando las hojas secas de los eucaliptos
viene de noche y conoce el camino, igual que los muertos
que aunque jamás verán, saben dónde estoy
–cubierto por una mortaja, como todos los que sueñan
se agitan en la oscuridad, gritan palabras que huyeron del diccionario y respiran el aire de la noche que huele a jazmín
y a dulce estiércol fermentado.

Los visitantes indeseables atraviesan las puertas atrancadas
y las persianas que filtran el paisaje de la brisa y me rodean.
¡Oh misterio del mundo!, ningún candado cierra el portón de la noche.

En vano fue que al anochecer pensara en dormir solo
protegido por el alambre de púas que cerca mis tierras
y por mis perros que sueñan con los ojos abiertos.
En la noche, una simple brisa destruye los muros de los hombres.
Aunque mi portón amanece cerrado
sé que alguien lo abrió, en el silencio de la noche,
y asistió en lo oscuro a mi sueño inquieto.

Lêdo Ivo

De «La noche misteriosa»

Traducción de Carmen Gloria Rodríguez y Vania Torres

Poema original en portugués:

«O portão»

O portão fica aberto o dia inteiro
mas à noite eu mesmo vou fechá-lo.
Não espero nenhum visitante noturno
a não ser o ladrão que salta o muro dos sonhos.

A noite é tão silenciosa que me faz escutar
o nascimento dos mananciais nas florestas.
Minha cama branca como a via-láctea
é breve para mim na noite negra.

Ocupo todo o espaço da mundo. Minha mão desatenta
derruba uma estrela e enxota um morcego.
O bater de meu coração intriga as corujas
que, nos ramos dos cedros, ruminam o enigma
do dia e da noite paridos pelas águas.

No meu sonho de pedra fico imóvel e viajo.
Sou o vento que apalpa as alcachofras
e enferruja os arreios pendurados no estábulo.
Sou a formiga que, guiada pelas constelações,
respira os perfumes da terra e do oceano.

Um homem que sonha é tudo o que não é:
o mar que os navios avariaram,
o silvo negro do trem entre fogueiras,
a mancha que escurece o tambor de querosene.

Se antes de dormir fecho o meu portão
no sonho ele se abre. E quem não veio de dia
pisando as folhas secas dos eucaliptos
vem de noite e conhece o caminho, igual aos mortos
que todavia jamais vieram, mas sabem onde estou
— coberto por uma mortalha, como todos os que sonham
e se agitam na escuridão, e gritam as palavras
que fugiram do dicionário e foram respirar o ar da noite que cheira a jasmim
e ao doce esterco fermentado.

Os visitantes indesejáveis atravessam as portas trancadas
e as persianas que filtram a passagem da brisa e me rodeiam.
Ó mistério do mundo! Nenhum cadeado fecha o portão da noite.

Foi em vão que ao anoitecer pensei em dormir sozinho
protegido pelo arame farpado que cerca as minhas terras
e pelos meus cães que sonham de olhos abertos.
À noite, uma simples aragem destrói os muros dos homens.
Embora o meu portão vá amanhecer fechado
sei que alguém o abriu, no silêncio da noite,
e assistiu no escuro ao meu sono inquieto.

Lêdo Ivo

De: «»A noite misteriosa» –

Lêdo Ivo nació en Maceió, Brasil, el 18 de febrero de 1924.
Periodista, poeta, novelista, cuentista, cronista y ensayista brasileño.
Fue uno de los escritores más importantes de la generación del 45 y de la literatura moderna brasileña.
En 2009 su obra «Réquiem» obtuvo el Premio Casa de las Américas en la categoría literatura brasileña.
Era miembro de la Academia Brasileña de Letras.
Murió en Sevilla, el 23 de diciembre de 2012.

También de Lédo Ivo en este blog:

Lédo Ivo: In memoriam – «El sol de los amantes»: AQUÍ

«Ledo Ivo: El silencio del mundo»: AQUÍ

Traducciones de sus obras al castellano:

«Las pistas». Traducción y prólogo de Ştefan Baciu, con la colaboración de Jorge Lobillo. Xalapa, Veracruz, México: Universidad Veracruzana-Colección Luna Hiena-Ediciones Papel de Envolver – 1986.
«La moneda perdida». Traducción de Amador Palacios. Zaragoza: Olifante, 1989.
«La aldea de sal». Selección y traducción de Guadalupe Grande y Juan Carlos Mestre. Calambur, Madrid: Calambur, 2009.
«Rumor nocturno». Traducción de Martín López-Vega, Vaso Roto, Barcelona-México, 2009.
«Plenilunio». Traducción de Martín López-Vega, Vaso Roto, Barcelona-México, 2010.
«Calima». Traducción de Martín López-Vega, Vaso Roto, Barcelona-México, 2011.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com diciembre 23, 2013 at 1:30 am

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “…la valija que guarda un radio de pilas y una chaqueta que tiene el color del frío en un día sin sueños, el sandwich de mortadela en el fondo de la bolsa, el sol del suburbio y polvo más allá de los viaductos…” …

  • Reply Mi recuerdo a João Cabral de Melo Neto: Tejiendo la mañana | Trianarts enero 9, 2014 at 12:13 am

    […] Perteneciente a la llamada Generación del 45′, a la que también pertenecieron entre otros Ledo Ivo, Domingos Carvalho da Silva, Péricles Eugénio da Silva Ramos, José Paulo Moreira da Fonseca, […]

  • Reply Lêdo Ivo: El silencio del mundo | Trianarts junio 8, 2014 at 2:57 am

    […] “Lêdo Ivo, in memoriam: El portón”: AQUÍ […]

  • Responder a Lêdo Ivo: El silencio del mundo | Trianarts Cancelar respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.