Pintura

Los Reyes Magos en la pintura

enero 5, 2019

Click en la imagen para ver más obras

«… y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes, oro, incienso y mirra …»

 Los Reyes Magos en el Arte

El pasaje evangélico de La adoración de los magos, es una de las escenas religiosas más representadas en la pintura, sobre todo en le época que va desde el románico hasta el barroco, en todas sus etapas, aunque, se sigue practicando en todos los estilos posteriores hasta la actualidad.

Comparto con los lectores de este blog, sólo una pequeña muestra de todos ellos, de entre los artistas más importantes que plasmaron la escena.

La Epifanía según el evangelio de san Mateo:

«Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido?, pues hemos visto su estrella en el Oriente y venimos a verle.

Al oír esto el rey Herodes se sobresaltó, y con él toda Jerusalén; convocó a todos los sumos sacerdotes y escribas del pueblo, y por ellos se estuvo informando del lugar donde había de nacer el Cristo. Ellos le contestaron: «En Belén de Judea, porque así está escrito por medio del profeta.»

«Y tú, Belén, en la tierra de Judá, no eres la más pequeña entre los gobernadores de Judá, porque de ti saldrá un guiador, que pastoreará a mi pueblo Israel.»

Entonces Herodes, llamó en secreto a los magos, e indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; y enviándolos a Belén, dijo: «Vayan, y averigüen con diligencia acerca del niño; y cuando lo hallen, háganmelo saber, para que yo también vaya y le adore.»

Y ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño. Al ver la estrella, se regocijaron con gran alegría.

Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.

Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.» (Mateo 2,1-5).

*Epifanía: etimológicamente: del griego: επιφάνεια que significa: «manifestación, un fenómeno «, y se usa para referirse a un acontecimiento religioso.

Según la Biblia, Jesús se dio a conocer a diferentes personas y en diferentes momentos, el mundo cristiano celebra como epifanías tres eventos: La Epifanía ante los Reyes Magos, que se celebra el día 6 de enero. La Epifanía a San Juan Bautista en el Jordán. Y la Epifanía a sus discípulos y comienzo de su vida pública con el milagro en Caná en el que inicia su vida pública.

La Epifanía que más se celebra, es la del día 6 de enero, en la que los tres magos, según la tradición, llamados Gaspar, Melchor y Baltasar, llegan del oriente para adorar la primera manifestación de Jesús ofreciéndole tres regalos simbólicos: oro, incienso y mirra: Oro porqué es rey, incienso porqué es Dios y mirra porqué es hombre.

En España podemos ver magníficos  óleos y tablas de grandes maestros en numerosos de nuestros museos, algunas de las piezas más importantes en el Museo del Prado de Madrid, en el Museo Thyssen Bornemisza y en todos los de Bellas Artes españoles.

Un poema de Ruben Dario sobre los Reyes Magos de Oriente:

«La rosa niña»

Cristal, oro y rosa. Alba en Palestina.
Salen los tres reyes de adorar al rey,
flor de infancia llena de una luz divina
que humaniza y dora la mula y el buey.

Baltasar medita, mirando la estrella
que guía en la altura. Gaspar sueña en
la visión sagrada. Melchor ve en aquella
visión la llegada de un mágico bien.

Las cabalgaduras sacuden los cuellos
cubiertos de sedas y metales. Frío
matinal refresca belfos de camellos
húmedos de gracia, de azul y rocío.

Las meditaciones de la barba sabia
van acompasando los plumajes flavos,
los ágiles trotes de potros de Arabia
y las risas blancas de negros esclavos.

¿De dónde vinieron a la Epifanía?
¿De Persia? ¿De Egipto? ¿De la India? Es en vano
cavilar. Vinieron de la luz, del Día,
del Amor. Inútil pensar, Tertuliano.

El fin anunciaban de un gran cautiverio
y el advenimiento de un raro tesoro.
Traían un símbolo de triple misterio,
portando el incienso, la mirra y el oro.

En las cercanías de Belén se para
el cortejo. ¿A causa? A causa de que
una dulce niña de belleza rara
surge ante los magos, todo ensueño y fe.

¡Oh, reyes! ?les dice?. Yo soy una niña
que oyó a los vecinos pastores cantar,
y desde la próxima florida campiña
miró vuestro regio cortejo pasar.

Yo sé que ha nacido Jesús Nazareno,
que el mundo está lleno de gozo por El,
y que es tan rosado, tan lindo y tan bueno,
que hace al sol más sol, y a la miel más miel.

Aún no llega el día… ¿Dónde está el establo?
Prestadme la estrella para ir a Belén.
No tengáis cuidado que la apague el diablo,
con mis ojos puros la cuidaré bien.

Los magos quedaron silenciosos. Bella
de toda belleza, a Belén tornó
la estrella y la niña, llevada por ella
al establo, cuna de Jesús, entró.

Pero cuando estuvo junto a aquel infante,
en cuyas pupilas miró a Dios arder,
se quedó pasmada, pálido el semblante,
porque no tenía nada que ofrecer.

La Madre miraba a su niño lucero,
las dos bestias buenas daban su calor;
sonreía el santo viejo carpintero,
la niña estaba temblando de amor.

Allí había oro en cajas reales,
perfumes en frascos de hechura oriental,
incienso en copas de finos metales,
y quesos, y flores, y miel de panal.

Se puso rosada, rosada, rosada…
ante la mirada del niño Jesús.
(Felizmente que era su madrina un hada,
de Anatole France o el doctor Mardrús).

¡Qué dar a ese niño, qué dar sino ella!
¿Qué dar a ese tierno divino Señor?
Le hubiera ofrecido la mágica estrella,
la de Baltasar, Gaspar y Melchor…

Mas a los influjos del hada amorosa,
que supo el secreto de aquel corazón,
se fue convirtiendo poco a poco en rosa,
en rosa más bella que las de Sarón.

La metamorfosis fue santa aquel día
(la sombra lejana de Ovidio aplaudía),
pues la dulce niña ofreció al Señor,
que le agradecía y le sonreía,
en la melodía de la Epifanía,
su cuerpo hecho pétalos y su alma hecha olor.

Rubén Dario

*Esta entrada fue publicada en este blog en enero de 2010. Ha sido actualizada y ampliada con más de 200 obras el 5 de enero de 2019.

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Bitacoras.com enero 2, 2012 at 4:46 am

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Click en la imagen para ver más obras “y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes, oro, incienso y mirra…” La Epifanía* de los Reyes Magos en el Arte “Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo…..

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.