Pintura

Maestros del Paisaje: Per Ekström, el pintor del sol

junio 23, 2019

Clic en la imagen para ver más obras

Per Ekström

Nació el 23 febrero de 1844, en Segerstad, isla de Öland, Suecia.
Fue conocido como «Solmålaren» (El pintor sol).

Se formó en la Real Academia Sueca de las Artes en Estocolmo, entre 1865 y 1872, siendo influenciado por la pintura tradicional francesa practicada por la Escuela de Düsseldorf .

En 1876 viajó a Francia, donde residiría hasta 1890, en localidades de los alrededores de París, entre las que se incluyen Barbizon, Saint-Germain y Carolles, en Normandía.

Fue un gran admirador y seguidor de Camille Corot y sus seguidores de la Escuela de Barbizon,  Corot y Theodore Rousseau, serían una constante fuente de inspiración para sus paisajes de Ekström.

Paisajes en los que se pueden observar numerosos detalles románticos, como en «Paisaje costero en Moonlight» de 1877.

En la década de 1880, la mayor parte de sus lienzos son del mismo estilo lírico de por ejemplo «Flood», que produce al contemplarlo una sensación de cálida naturaleza.

Este ambiente delicado desaparece durante su estancia en Normandía, el tratamiento de la luz es ultra-fino, que es un sello que distingue a los pintores que practicaban «au plain air» (al aire libre), en Suecia.

Debutó en el Salón de París en 1878 con un Paisaje francés y participó en la Exposición Universal en 1889, con varias obras realizadas a finales de la década de 1880.

A su vuelta a Suecia en 1891 residió a caballo entre Ekström, Öland y Estocolmo.

Durante estos años en Ekström fue muy prolífico, despertando el recelo de sus compañeros de trabajo.

En los meses del invierno de 1891, alquiló un estudio en el bazar de Birger Jarl, Estocolmo, donde pintó una de sus obras maestras «Sol y Nieve», actualmente en el Museo de Arte de Gotemburgo; en el juego interpretativo sutil de los reflejos de la luz, recuerdan de alguna forma la obra de Georges Seurat.

Murió en Mörbylånga, el 21 enero de 1935, siendo enterrado en Segerstad.

Fue famoso no sólo por su trabajo innovador, sino también por su dignidad humana y sus nobles acciones. El mismo Augustus Strinberg lo introdujo en
su novela «Red Hall», como uno de sus principales personajes positivos.

*Entrada publicada el 30 de enero de 2014. Ha sido actualizada y ampliada el 23 de junio de 2019.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.