Poesia

Boris Pasternak: La ruptura

mayo 30, 2018

» ¿Fue todo realidad? ¿Es hora de paseos?
Es mejor dormir eternamente, dormir, dormir…»
BP

Mi recuerdo al Premio Nobel ruso en el aniversario de su muerte.

«La ruptura»

I

¡Oh, ángel mentiroso, enseguida, enseguida
tendrías que haberlo dicho todo,
y yo te habría dado de beber pura tristeza!
Pero así, no me atrevo; así, ¡ojo por ojo!
¡Oh, aflicción, que infectó la mentira al principio!
¡Oh, dolor, oh, dolor en la travesura!
Oh, ángel mentiroso! ¡No, no es mortal sufrimiento
el del corazón, del corazón que padece un ezcema!
Mas, ¿Por qué tú al despedirte
a mi alma regalas corporal dolencia?
¿Por qué sin objeto me besas cual gota de lluvia,
y, riéndote, me matas, como el tiempo,
por todos, y ante todos?

II

¡Oh, vergüenza! ¡Tú eres una carga para mí!
¡Oh, conciencia! ¡Cuántas ilusiones,
aun perseverantes,
quedaron en ésta ruptura temprana!
¡Si yo, una persona, fuese un conjunto huero
de sienes, y labios, y ojos, manos, hombros y mejillas,
por el silbido de las estrofas, por su grito, por el signo,
por la fuerza del dolor, por la juventud de ella,
cedería a todos ellos, los llevaría al ataque
y te asaltaría a ti, vergüenza inmensa mía!

III

Apartaré de ti mis pensamientos todos
no de visita ni bebiendo vino, sino en el cielo.
En casa de los amos, al lado, al sonar el timbre,
abrirán la puerta a alguien alguna vez.

Irrumpiré en su casa, en la agitaci6n de diciembre.
La puerta tan sólo y… heme allí. Un corredor.
«¿Viene Usted de allá? ¿Qué dicen allí?
¿Qué se oye? ¿Qué chismes corren por la ciudad?

¿Se equivoca todavía la tristeza?
Y luego susurra: «Parecía igualita».
Preparándose desde unos cuarenta pies,
volará la exclamación: «¿Pero es usted?»

¿Tendrán piedad de mí las plazas?
¡Ay, si ustedes supieran qué tristeza se siente
cuando cien veces en el curso del día
le caza la calle camino de las reuniones! »

IV

Prueba tú de impedírmelo. Ven,
trata de apagar
este acceso de tristeza, que hoy resuena como el mercurio
en el vacío, de Torricelli.
Prohíbeme tú volverme loco. Oh, ven,
atenta a mi estado!
¡No me dejes hablar más de ti! No te avergüences, no,
estamos solos.
¡Oh, apágalo, pues! ¡Oh, apágalo! ¡Con más fuego!

V

¡Tú trenza esta lluvia de codos helados cual olas,
y de manos de raso, cual lirios,
que su propia impotencia trocó en dominantes!
¡Despierta, júbilo ¡A la calle! Cógelos,
porque en este alegre juego has de oír
el rumor de los bosques, saturados del eco de cazas
allá en Calidonia,
do Acteón, sin juicio, persiguiera cual gamo
A Atalanta,
donde amaban azules sin fondo silbando
en equinas orejas,
se besaban las persecuciones con fieros ladridos
y caricias se hacían con toques de cuerno y crujidos de rama,
pezuñas y garras.
-¡Oh, a la calle! ¡A la calle! ¡Como aquellos!

VI

¿Estás desilusionada? ¿Pensabas acaso que en el mundo
nos íbamos a separar tras el réquiem del cisne?
¿Acaso medías con pupilas dilatadas, cubiertas de lágrimas,
su invencibilidad, contando ya con el dolor?

En la misa caerían de las bóvedas pinturas murales,
conmovidas por la música del gran Sebastián.
Pero, a partir de esta noche, mi odio ve en todo
la prolijidad, y me duele no tener una fusta.

A oscuras, recobrándose al punto,
sin pensarlo un instante,
decidió con presteza que todo podía arreglarlo.
Que tiempo había. Que el suicidio no le hacía falta alguna.
Que incluso eso es también un paso de tortuga.

VII

Amiga mía, mi dulce amiga. ¡Oh, exactamente igual
que la noche del vuelo desde Bergen al polo,
la cálida plumilla es arrancada por la nieve que cae
de los pies de los somormujos!
¡Te lo juro, oh, dulce amiga, te lo juro,
que yo no me esfuerzo al decirte:
olvídame, duerme, mi amiga!

Cuando, como el cadáver del noruego,
borrado hasta las chimeneas,*
contemplando inviernos que no mueven
los mástiles cubiertos de escarcha,
yo vago en resplandores de tus ojos bromistas,
tú duerme, consuélate,
la sangre no llegará al río, amiga mía,
cálmate, no llores.

Cuando, igual completamente que el Norte,
fuera de los últimos poblados,
a escondidas de los árticos e incansables hielos,
como cúpula de media noche, que enjuaga los ojos ciegos
de las focas,
te digo: no te los frotes, duerme, olvida,
todo es un absurdo.

*Se refiere al explorador noruego Amundsen. (Nota del traductor.)

VIII

Mi mesa no es bastante ancha para apoyarse en su borde
con todo el pecho y meter el codo
pasado el límite de la tristeza, más allá del istmo
de un perdón excavado a través de tantas verstas.

(Allí es ahora de noche.) Tras tu nuca asfixiante.
(Y se han acostado a dormir.) Bajo el reino de tus hombros.
(Y apagan la luz.) Yo los devolvería por la mañana.
Rozaría el porche con su rama soñolienta.

¡No con copos! ¡Con las manos hazlo! ¡Llegarán!
¡Oh! ¡Diez dedos de tortura, con el surco
con estrellas de la Epifanía,
como signos del retraso de los trenes
que marchaban hacia el Norte
en medio de la tormenta de nieve!

IX

El piano de cola, tembloroso,
relame la espuma que cubre sus labios.
Este delirio te abate, te hace flaquear.
Dirás: -¡Querido! -No -gritaré yo-,
¡no!
¿Al son de la música? -Pero, ¿se puede acaso

estar más cerca que en la semioscuridad,
lanzando los acordes, cual diario,
por completos a la chimenea, verdad?
¡Oh, comprensión asombrosa, asiente,
asiente y asómbrate! : estás libre.

Yo no te retengo. Vete, haz bien.
Vete con otros. Werther ya está escrito,
y en nuestros días hasta el aire huele a muerto:
abrir la ventana, es abrirse las venas.

Boris Pasternak – 1919

Traducción de César Astor

Poema original en ruso:

«Разрыв»

О ангел залгавшийся, сразу бы, сразу б,
И я б опоил тебя чистой печалью!
Но так — я не смею, но так — зуб за зуб!
О скорбь, зараженная ложью вначале,
О горе, о горе в проказе!

О ангел залгавшийся,— нет, не смертельно
Страданье, что сердце, что сердце в экземе!
Но что же ты душу болезнью нательной
Даришь на прощанье? Зачем же бесцельно
Целуешь, как капли дождя, и, как время,
Смеясь, убиваешь, за всех, перед всеми!

2

О стыд, ты в тягость мне! О совесть, в этом раннем
Разрыве столько грез, настойчивых еще!
Когда бы, человек,— я был пустым собраньем
Висков и губ и глаз, ладоней, плеч и щек!
Тогда б по свисту строф, по крику их, по знаку,
По крепости тоски, по юности ее
Я б уступил им всем, я б их повел в атаку,
Я б штурмовал тебя, позорище мое!

3

От тебя все мысли отвлеку
Не в гостях, не за вином, так на небе.
У хозяев, рядом, по звонку
Отопрут кому-нибудь когда-нибудь.

Вырвусь к ним, к бряцанью декабря.
Только дверь — и вот я! Коридор один.
«Вы оттуда? Что там говорят?
Что слыхать? Какие сплетни в городе?

Ошибается ль еще тоска?
Шепчет ли потом: «Казалось — вылитая».
Приготовясь футов с сорока
Разлететься восклицаньем: «Вы ли это?»

Пощадят ли площади меня?
Ах, когда б вы знали, как тоскуется,
Когда вас раз сто в теченье дня
На ходу на сходствах ловит улица!»

4

Помешай мне, попробуй. Приди, покусись потушить
Этот приступ печали, гремящей сегодня, как ртуть в пустоте Торичелли.
Воспрети, помешательство, мне,— о, приди, посягни!
Помешай мне шуметь о тебе! Не стыдись, мы — одни.
О, туши ж, о туши! Горячее!

5

Заплети этот ливень, как волны, холодных локтей
И, как лилии, атласных и властных бессильем ладоней!
Отбивай, ликованье! На волю! Лови их, — ведь в бешеной — этой лапте —
Голошенье лесов, захлебнувшихся эхом охот в Калидоне,
Где, как лань, обеспамятев, гнал Аталанту к поляне Актей,
Где любили бездонной лазурью, свистевшей в ушах лошадей,
Целовались заливистым лаем погони
И ласкались раскатами рога и треском деревьев, копыт и когтей.
О, на волю! На волю — как те!

6

Разочаровалась? Ты думала — в мире нам
Расстаться за реквиемом лебединым?
В расчете на горе, зрачками расширенными
В слезах, примеряла их непобедимость?

На мессе б со сводов посыпалась стенопись,
Потрясшись игрой на губах Себастьяна.
Но с нынешней ночи во всем моя ненависть
Растянутость видит, и жаль, что хлыста нет.

Впотьмах, моментально опомнясь, без медлящего
Раздумья, решила, что все перепашет.
Что — время. Что самоубийство ей не для чего.
Что даже и это есть шаг черепаший.

7

Мой друг, мой нежный, о, точь-в-точь,
как ночью, в перелете с Бергена на полюс,
Валящим снегом с ног гагар сносимый жаркий пух,
Клянусь, о нежный мой, клянусь, я не неволюсь,
Когда я говорю тебе — забудь, усни, мой друг.
Когда, как труп затертого до самых труб норвежца,
В виденьи зим, не движущих заиндевелых мачт,
Ношусь в сполохах глаз твоих шутливым — спи, утешься,
До свадьбы заживет, мой друг, угомонись, не плачь.

Когда, совсем как север вне последних поселений,
Украдкой от арктических и неусыпных льдин,
Полночным куполом полощущий глаза слепых тюленей,
Я говорю — не три их, спи, забудь: все вздор один.

8

Мой стол не столь широк, чтоб грудью всею
Налечь на борт, и локоть авести
За край тоски, а этот перешеек
Сквозь столько верст прорытого прости.

(Сейчас там ночь.) За душный свой затылок.
(И спать легли.) Под царства плеч твоих.
(И тушат свет.) Я б утром возвратил их.
Крыльцо б коснулось сонной ветвью их.

Не хлопьями! Руками крой! — Достанет!
О, десять пальцев муки, с бороздой
Крещенских звезд, как знаков опозданья
В пургу на север шедших поездов!

9

Рояль дрожаший пену с губ оближет.
Тебя сорвет, подкосит этот бред.
Ты скажешь: — милый! — Нет,— вскричу я,— нет!
При музыке?! — Но можно ли быть ближе,

Чем в полутьме, аккорды, как дневник,
Меча в камин комплектами, погодно?
О пониманье дивное, кивни,
Кивни, и изумишься! — ты свободна.

Я не держу. Иди, благотвори.
Ступай к другим. Уже написан Вертер,
А в наши дни и воздух пахнет смертью:
Открыть окно — что жилы отворить.

Борис Пастернак – 1919

Borís Leonídovich Pasternak nació en Moscú, el 10 de febrero de 1890.
Miembro de una prestigiosa familia de artistas, su padre Leonid Pasternak era pintor y catedrático de arte, y su madre Rosa Kaufman una afamada pianista, de la Rusia de finales del XIX. Su casa amiliar fue por aquellos años un solicitado centro de reunión intelectual, en la que se daban cita personajes ilustres del arte y la literatura, como León Tolstoi, Serguéi Rajmaninov o Rainer Maria Rilke.
Fue enviado a la Universidad alemana de Marburgo con el fin completar sus estudios de filosofía, pero su pasión por la poesía le llevó a abandonar el centro y regresar a Moscú, donde publicó su primer libro de poemas, «El gemelo de las nubes», en 1914, año en que dio comienzo la Primera Guerra Mundial.
El conflicto bélico que desgarró Europa, sería más tarde reflejado Pasternak en su «Doctor Zhivago». La trama transcurre durante la Primera Guerra Mundial, más tarde durante la Revolución rusa de 1917, y durante la posterior Guerra Civil entre 1918 y 1920
Con la llegada de la revolución bolchevique, en 1917, llegó también el reconocimiento público de su poesía, que sería elogiada por los dirigentes soviéticos como reflejo de los valores morales que definían a la nueva Rusia. De esos años son: «Por encima de las barreras», 1917; «Mi hermana la vida», 1922 y «El segundo nacimiento», 1932.
Pero con la llegada del terror stalinista (la Gran Purga) en la década de 1930, a Pasternak le ocurrió lo que a tantos otros, cayó en desgracia al perder el apoyo de las autoridades soviéticas. Así su obra, hasta entonces ensalzada, comenzó a ser tachada de subjetiva, y él de contrarrevolucionario, lo que le hizo hundirse en un profundo abismo, incluso estuvo a punto ser internado en uno de los gulags siberianos donde Stalin amontonaba a aquellos enemigos que decidía no eliminar de forma expeditiva.
Desde entonces Boris llevó una existencia oscura, ganándose la vida como traductor de clásicos alemanes e ingleses. En esos años escribió su única novela, obra que le haría pasar a la posteridad: «Doctor Zhivago».
En Occidente la novela fue recibida con los brazos abiertos, en plena guerra fría, pudo sacarla de forma clandestina, siendo traducida al italiano y editada por Feltrinelli en 1957, inmediatamente fue un éxito de ventas. La versión en inglés ocupó durante 26 semanas el primer lugar de ventas según la lista que publicaba The New York Times. Ante la inmensa repercusión mundial de «Doctor Zhivago» se decidió promover la candidatura de Pasternak para el Premio Nobel de Literatura.
Pero era imprescindible para la Academia Sueca que la obra estuviera publicada en ruso. La solución la encontraron en 1958 los servicios de inteligencia norteamericano y británico, ya que la CIA y el MI6 descubrieron que una copia del manuscrito del libro iba a viajar en un avión determinado en una fecha concreta, por lo que consiguieron desviar el vuelo hasta Malta, donde el manuscrito fue fotografiado y reintegrado sin que nadie descubriese la operación. El texto se transcribió y editó usando para ello el mismo papel y tipografías utilizadas por las imprentas soviéticas. Después se remitieron varios ejemplares de esta nueva «edición rusa» a la Academia Sueca, que ya no tuvo dudas y concedió el Premio Nobel de Literatura a Boris Pasternak ese mismo año.
Sin embargo las autoridades soviéticas le obligaron a renunciar al Premio, en una carta que envió a la Academia Sueca escribió: «Considerando el significado que este premio ha tomado en la sociedad a la que pertenezco, debo rechazar este premio inmerecido que se me ha concedido. Por favor, no tomen esto a mal».
Acosado y perseguido, murió en Peredélkino, cerca de Moscú, el 30 de mayo de 1960, sin haber disfrutado del gigantesco éxito mundial de su novela.
Poco después, en 1965, la novela fue llevada al cine por el director David Lean.
Fue así mismo un gran poeta.

Otros poemas de Boris Pasternak en este blog:

«Boris Pasternak: El libro de la estepa»: AQUÍ

Borís Pasternak: Marburgo: AQUÍ

«Boris Pasternak: Cuando aclara»: AQUÍ

Boris Pasternak: Merani: AQUÍ

«Boris Pasternak: Noche»: AQUÍ

«Boris Pasternak: Alma»: AQUÍ

«Boris Pasternak: Hamlet»: AQUÍ

«Boris Pasternak: La suplente»: AQUÍ

Borís Pasternak: Epílogo 2: AQUÍ

Borís Pasternák: Festines: AQUÍ

Bibliografía poética:

El gemelo entre las nubes – 1914
Por encima de las barreras – 1917
Mi hermana la vida  – 1922
El segundo nacimiento  – 1932
En trenes de la mañana  – 1943
La vastedad terrestre  – 1945

Novela:

– Doctor Zhivago – 1957
– El salvoconducto (Autobiografía) – 1931

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com octubre 30, 2011 at 1:58 am

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: ” ¿Fue todo realidad? ¿Es hora de paseos? Es mejor dormir eternamente, dormir, dormir…” “La ruptura” I ¡Oh, ángel mentiroso, enseguida, enseguida tendrías que haberlo dicho todo, y yo te habría dado de beber p……

  • Reply Boris Pasternak: La suplente | Trianarts mayo 2, 2013 at 11:06 pm

    […] “La ruptura, de Boris Pasternak”: AQUÍ […]

  • Reply Borís Pasternák: Festines | Trianarts marzo 14, 2014 at 12:47 am

    […] “La ruptura, de Boris Pasternak”: AQUÍ […]

  • Reply Boris Pasternak: Noche | Trianarts septiembre 5, 2014 at 4:47 am

    […] “Boris Pasternak: La ruptura”: AQUÍ […]

  • Reply Boris Pasternak: Merani | Trianarts febrero 5, 2015 at 11:39 pm

    […] “Boris Pasternak: La ruptura”: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Boris Pasternak: Cuando aclara - Trianarts febrero 10, 2016 at 12:06 am

    […] Boris Pasternak: La ruptura: AQUÍ […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.