Poesia

Edgar Allan Poe: Las Campanas

julio 24, 2018


«Mi vida ha sido capricho, impulso, pasión, anhelo de la soledad, mofa de las cosas de este mundo; un honesto deseo de futuro»
EAP

«Las Campanas»

I

¡Oíd los trineos con su trino
de argénteas campanillas!
¡Qué mundo de alborozo presagia su armonía!
Cómo tintinean, tintinean
en el gélido aire nocturno,
y los astros que salpican
todo el cielo repican
con cristalino brillo, al compás,
como en una única rima,
rúnica rima que ritma
con el tintirintín que es canción,
ding dong dang, donde dan,
donde dan, ding, dong, dang,
su tintineo y retintín las campanillas.

II

¡Oíd las campanas de las bodas,
las áureas campanas!
¡Qué mundo de ventura presagia su armonía!
En la fragante brisa nocturna
cómo toca su deleite.
De las notas de oro fundido,
afinada,
qué líquida canción se eleva
hasta la tórtola que escucha,
y disfruta de la luna.
Oh, desde las cámaras sonoras
qué torrente de armonía
surge y brota,
sube y no se agota,
y en el Mañana mora, y pregona
el arrebato que impulsa
al repique y al revuelo,
ding dong dang, donde dan,
donde dan, ding, dong, dang,
donde suenan y resuenan las campanas.

III

¡Oíd las campanas de rebato,
las broncíneas campanas!
Qué historia de horror su turbulencia cuenta
en el inquieto oído de la noche,
cómo su pánico pregonan.
Demasiado asustadas para hablar,
sólo pueden gritar, gritar,
desafinadas,
en clamorosa súplica a la piedad del fuego,
en loca exhortación al sordo y loco fuego,
saltando alto, alto, más alto,
con deseo desesperado
y un empeño decidido
de quedar ahora, ahora o nunca
junto a la pálida luna.
¡Ding dong dang, donde dan
las campanas con horror
una historia de desesperación!
¡Con qué estruendo rugen y retumban!
¡Cuánto terror derraman
sobre el seno del aire palpitante!
Mas el oído sabe
por el fragor
y el clamor
cómo el peligro crece o se disipa;
mas el oído dice
por el tronar
y el resonar
cómo el peligro llega o bien se marcha
por cómo se marcha o llega la ira de las campanas,
ding dong dang,
donde dan, ding dong dang,
ding dong dang, donde dan,
con fragor y clamor las campanadas.

IV

Oíd el tañer de las campanas,
las férreas campanas.
¡Qué mundo de solemnes ideas suscita su salmodia!
En el silencio de la noche,
cómo temblamos con temor
ante la melancólica amenaza de sus notas.
Pues cada sonido que flota
desde la herrumbre de sus gargantas
es un gemido.
Y las gentes, ah las gentes
que viven arriba en la espadaña,
solitarias,
mientras tañen, tañen, tañen,
con esa apagada monotonía,
sienten una gloria cuando rueda
sobre el corazón humano una losa.
No son ni hombres ni mujeres,
no son ni bestias ni humanos.
Son necrófagos demonios,
y su rey es el que tañe,
y hace doblar, doblar, doblar,
doblar,
un himno a las campanas.
Y su pecho feliz late henchido
con el himno de las campanas.
Y baila, y grita, marcando
el compás, el compás, el compás,
como en una rúnica rima,
del himno de las campanas,
las campanas,
marcando el compás,
el compás, el compás, el compás,
como en una rúnica rima,
ding dong dang, donde dan,
donde dan, ding dong dang,
latidos las campanas,
sollozos las campanas,
y repica, repica, repica
en una rúnica rima
al doblar de las campanas
ding dong dang, donde dan,
donde dan, ding dong dang,
donde dan, dan, dan, las campanadas,
el gemir y el lamentar de las campanas.

Edgar Allan Poe

Recogido en la antología: Poe y otros cuervos – Primeros poetas norteamericanos
Traducción de Antonio Rivero Taravillo
Ed. Mono Azul 2006©
ISBN: 978-84-934967-1-5

Nació en Boston, Estados Unidos, el 19 de enero de 1809.
Escritor, poeta, crítico y periodista romántico, es sobre todo conocido como uno de los del relato corto en toda la literatura universal, del que fue uno de los primeros practicantes de su país.
Renovó la novela gótica, y es recordado sobre todo por sus cuentos de terror.
Su más ferviente admirador, entre los poetas, Charles Baudelaire, decía de Poe: «La poesía de Poe era profunda y reverberante como el sueño, misteriosa y perfecta como el cristal.»
Murió en Baltimore, Estados Unidos, 7 de octubre de 1849.

También de Edgar Allan Poe en este blog:

«Edgar Allan Poe: Lucero de la tarde»; AQUÍ

«Edgar Allan Poe: Un sueño dentro de otro sueño»: AQUÍ

«Edgar Allan Poe: Solo»: AQUÍ

«Edgar Allan Poe: La estrella de la tarde»: AQUÍ

«Edgar Allan Poe: Leonora»: AQUÍ

«Edgar Allan Poe: Lucero vespertino»: AQUÍ

«Edgar Allan Poe: El gusano vencedor»: AQUÍ

«Edgar Allan Poe: El cuervo»: AQUÍ

«Edgar Allan Poe: La durmiente»: AQUÍ

«Edgar Allan Poe: País de hadas»: AQUÍ

«Edgard Allan Poe: A Elena»: AQUÍ

«Edgar Allan Poe y sus frases»: AQUÍ

«Edgar Allan Poe, 200 años: El valle de la inquietud»: AQUÍ

Poemas:

«Tamerlane» («Tamerlane») (1827)
«A…»  (1827)
«Sueños» («Dreams») (1827)
«Espíritus de los muertos» («Spirit of the Dead») (1827)
«Estrella del anochecer» («Evening Star») (1827)
«Un sueño» («A Dream») (1827)
«El día más feliz, la hora más Feliz» («The Happiest Day, The Happiest Hour) (1827)
«El lago: A …» («The Lake: To …») (1827)
«Al Aaraaf» («Al Aaraaf») (1829)
«Soneto a la Ciencia» («Sonnet To Science») (1829)
«Solo» («Alone») (1829)
«A Elena» («To Helen») (1831)
«La ciudad en el mar» («The City in the Sea») (1831)
«La durmiente» («The Sleeper») (1831)
«El valle de la inquietud» («The Valley of Unrest») (1831)
«Israfel» («Israfel») (1831)
«El Coliseo» («The Coliseum») (1833)
«A alguien en el paraíso» («To Someone in Paradise») (1834)
«Himno» («Hymn») (1835)
«Soneto a Zante» («Sonnet to Zante») (1837)
«Balada nupcial a …» («Bridal Ballad to …») (1837)
«El palacio encantado» (The Haunted Palace) (1839)
«Soneto del silencio» («Sonnet-Silence») (1840)
«Lenore» («Lenore») (1843)
«Tierra de sueños» («Dream Land») (1844)
«El cuervo («The Raven») (1845)
«Eulalie, una canción» (Eulalie, A Song») (1845)
«Ulalume» (1847)
«Un sueño en un sueño» («A Dream Within a Dream») (1849)
«Annabel Lee» (1849)
«Las campanas» («The Bells») (1849)
«A mi madre» («To My Mother») (1849)

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com mayo 27, 2011 at 1:58 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “Mi vida ha sido capricho, impulso, pasión, anhelo de la soledad, mofa de las cosas de este mundo; un honesto deseo de futuro” “Las Campanas” I ¡Escuchad el tintineo! !La sonata Del trineo Con cascabeles de plata! Â…..

  • Reply Edgard Allan Poe: El cuervo | Trianarts marzo 26, 2014 at 10:54 pm

    […] “Las Campanas, de Edgard Allan Poe”: AQUÍ […]

  • Reply Edgard Allan Poe, 200 años: El valle de la inquietud | Trianarts septiembre 4, 2014 at 7:24 pm

    […] “Edgard Allan Poe: Las Campanas”: AQUÍ […]

  • Reply Edgard Allan Poe: Lucero vespertino » Trianarts mayo 28, 2015 at 12:46 am

    […] “Edgard Allan Poe: Las Campanas”: AQUÍ […]

  • Reply Edgard Allan Poe: Solo - Trianarts enero 9, 2016 at 3:30 am

    […] “Edgard Allan Poe: Las Campanas”: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Edgar Allan Poe: Leonora - Trianarts febrero 11, 2016 at 1:28 am

    […] “Edgard Allan Poe: Las Campanas”: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Edgar Allan Poe: La estrella de la tarde - Trianarts febrero 11, 2016 at 1:47 am

    […] “Edgard Allan Poe: Las Campanas”: AQUÍ […]

  • Reply Recordando a Edgar Allan Poe: El gusano vencedor - Trianarts febrero 11, 2016 at 1:51 am

    […] “Edgar Allan Poe: Las Campanas”: AQUÍ […]

  • Responder a Mi recuerdo a Edgar Allan Poe: La estrella de la tarde - Trianarts Cancelar respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.