Poesia

Ramón Gaya: Seis sonetos de un diario

octubre 10, 2013

«… Al borde de un abismo te has quedado:
ya no puedes bajar hasta nosotros,
ni a tu centro de piedra devolverte.»
RG

Recordamos al poeta y pintor Ramón Gaya en el aniversario de su nacimiento.

«Seis sonetos de un diario»

1

A una verdad

No es el amor quien muere,
somos nosotros mismos.

L. C.

No es el amor quien muere, Luis Cernuda,
somos nosotros mismos. En un canto
te lo he visto decir con el espanto
de tener la certeza y no la duda

en tus labios que escriben. Tan desnuda
te brota la verdad, que no sin llanto
entregusto tus versos como el santo
que en su propio sufrir encuentra ayuda.

No importa ya por quién, por qué, ni dónde,
sobre un triste papel la verdad nace;
cuando ella fluye así, cuando desata

los lazos más sencillos que ella esconde,
la causa de sí misma se deshace.
No es el amor quien muere, él es quien mata.

2

Al silencio

No es consuelo, silencio, no es olvido
lo que busco en tus manos como plumas;
lo que quiero de ti no son las brumas,
sino las certidumbres: lo perdido

con toda su verdad, lo que escondido
hoy descansa en tu seno, las espumas
de mi propio sufrir, y hasta las sumas
de las vidas y muertes que he vivido.

No es tampoco el recuerdo lo que espero
de tus manos delgadas, sino el clima
donde pueda moverme entre mis penas.

No esperar, mas tampoco el desespero.
Hacer, sí, de mí mismo aquella sima
en que pueda habitar como sin venas.

3

Al sufrimiento

De tanto serme estrecha compañía
he llegado a sentirte ya tan mío
que peor que tú mismo es el vacío
que me queda sin ti. Yo te querría

apretado a mi pecho todo el día
por no quedarme a solas con el frío
de ese lago parado y tan sombrío
que es vivir en la nada. Sufriría

más aún, ya lo sé, pero un consuelo
en el propio sufrir quizá nos nace
como una leve flor allá en la arena.

Me lo has quitado todo, tierra, cielo;
déjame sin embargo que te abrace,
que todo cuanto he sido está en mi pena.

A Dios

Me despojas de todo, permitiendo
que yo mismo contemple esas cenizas.
No me hieres, me robas. ¿Eternizas
todo aquello que matas? No te entiendo

todavía, ¡mi extraño!, mas creyendo
estoy en esa fuerza que deslizas.
¿Por qué, despojador, me tiranizas
atándome al vivir que voy perdiendo?

No me matas, me muero, me devoro
con mi propio existir. Y cuán esquivo
te siento a mi dolor. ¡Cómo te alejas!

Me arrancaste mi llanto, y ya no lloro;
me arrancaste mi vida, y ya no vivo;
si el morir me arrebatas ¿qué me dejas?

5

A la lámpara

Aquí sobre mis hombros ateridos,
cerca y lejos igual que las estrellas,
aquí junto a un pasado sólo huellas,
junto al lecho en que sueñan reunidos

el vivir y el morir, sobre los nidos
del recuerdo, aquí estás como unas bellas
y leves manos tibias con que sellas
los párpados cansados y dolidos,

aquí estás como un ser, como una cosa
que tuviera ya un alma casi mía
amarilla también y también mustia,

aquí sobre mi frente silenciosa,
aquí como una vaga compañía
llegando con tu luz hasta mi angustia.

6

A mis amigos

Como si hubierais muerto y os hablara
desde un ser que no fuese apenas mío;
como si sólo fuerais el vacío
de mi propia memoria, y os llorara

con una extraña pena que oscilara
entre un cálido amor y un gran desvío;
como si todo fuera ya ese frío
que deja un libro hermoso que cerrara

sus páginas sin voz; como si hablaros
no fuese como hablar, sino el tormento
de ver que hasta sin mí mi sangre gira.

Sólo puedo engañarme y engañaros,
hacer como que estáis, como que os siento,
cuando el mismo miraros ya es mentira.

Ramón Gaya -México, 1939

Recogido en su «Obra completa»
Edt. Pre-Textos – 2010
ISBN 978-84-8191-969-1

Ramón Gaya nació en Murcia, el 10 de octubre de 1910.
En 1939, en los últimos días de la guerra murió su mujer en el bombardeo de Figueras, al que sobrevivió su hija. Con el ejército cruzó los Pirineos y pasó dieciséis días en el campo de concentración de Saint-Cyprien.
Junto al grupo de Hora de España, en junio de 1939, se embarcó en el buque Sinaia hacia México, donde vivió en el exilio hasta 1952.
En 1952 volvió a Europa, donde durante un año recorrió París, Venecia, Florencia, Roma, París, para volver a México, tras dicho viaje.
En 1960 regresó a España tras veintiún años de exilio, permaneciendo unos meses.
En 1969, en la editorial R.M. de Barcelona apareció su libro fundamental: «Velázquez, pájaro solitario».
Trabajó en Barcelona en su estudio frente a Santa María del Mar.
En 1974 y 1975 expuso su obra en Murcia y en Valencia, donde viviría gran parte del año.
En 1978 se llevó a cabo una exposición retrospectiva de su obra en Madrid, en la galería Multitud.
En 1980, por sus setenta años, sus amigos murcianos le ofrecieron un homenaje. Se organizaron dos exposiciones retrospectivas comisariadas por Manuel Fernández-Delgado y se publicó el libro Homenaje a Ramón Gaya publicado por la Editora Regional en el que colaboraron entre otros: José Bergamín, María Zambrano, Tomás Segovia, Enrique de Rivas, Giorgio Agamben, Nigel Dennis y los murcianos Soren Peñalver, Pedro García Montalvo, José Rubio Fresneda, y Eloy Sánchez Rosillo que también sería el coordinador del libro.
En 1985 el Ministerio de Cultura le concedió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.
En 1997, se le otorgóel Premio Nacional de Artes Plásticas.
En 1999fue nombrado Doctor Honoris causa por la Universidad de Murcia.
En 2000 se realizó una exposición en el IVAM de Valencia.
En 2002, el Ministerio de Cultura le concedió Premio Velázquez de Artes Plásticas, en su primera edición.
En 2003 el Museo Reina Sofía de Madrid organizó una muestra de su pintura que dirigió Juan Manuel Bonet.
El 10 de octubre de 1990 se inauguró en Murcia un museo con su nombre, que alberga una gran parte de su obra que había donado a su ciudad natal.
Murió en Valencia, el 15 de octubre de 2005.

También de Ramón Gaya en este blog:

«Ramón Gaya: A mis amigos»: AQUÍ

«Ramón Gaya: Seis sonetos de un diario»: AQUÍ

«Ramón Gaya: Tarde III, de Poemas de un diario»: AQUÍ

«Ramón Gaya: Su pintura y su poesía»: AQUÍ

«Ramón Gaya: Canción extraña»: AQUÍ

Bibliografía:

El sentimiento de la pintura.-  Editorial Arion, Madrid, 1960
Velázquez, pájaro solitario. –  Editorial R.M., Barcelona, 1969
Nueve sonetos del diario de un pintor. Edición: CHYS, Murcia, 1982
Homenaje a Picasso. – Edición: Academia de Alfonso X el Sabio, Murcia,1984
Diario de un pintor, 1952–1953. Pre-Textos, Valencia, 1984
Velázquez, pájaro solitario. 2ª edición –  Editorial Trieste, Madrid, 1984
Obra completa, tomo I. – Editorial Pre-textos, Valencia, 1990
Algunos poemas del pintor Ramón Gaya.- Ed. La Veleta, Granada, 1991
Obra completa, tomo II. – Ed. Pre-Textos, Valencia, 1992
Cartas de Ramón Gaya. – Edición del Museo Ramón Gaya, Murcia, 1993
Obra completa, tomo III. – Ed. Pre-Textos, Valencia, 1994
Velázquez, pájaro solitario. – Edición del Museo Ramón Gaya, Murcia, 1994
Naturalidad del arte y artificialidad de la crítica. – Ed. Pre-Textos, Valencia, 1996
Algunas cartas. – Editorial Pre-Textos, Valencia, 1997
Obra completa, tomo IV – Ed. Ed. Pre-Textos, Valencia, 2000
Algunos poemas – Ed. Pre-Textos (La cruz del sur), Valencia, 2001
Naturalidad del arte y artificialidad de la crítica, 2ª edición. Ed. Pre-Textos, Valencia, 2001
Velázquez, pájaro solitario. – Ed. Pre-Textos, Valencia, 2002
Ramón Gaya de viva voz. – Ed. Pre-Textos, Valencia, 2007
Obra completa. Edición de Nigel Dennis e Isabel Verdejo – Ed. Pre-Textos, Valencia, 2010, 1.000 págs.

 

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com octubre 10, 2013 at 1:09 am

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “… Al borde de un abismo te has quedado: ya no puedes bajar hasta nosotros, ni a tu centro de piedra devolverte.” RG Recordamos al poeta y pintor Ramón Gaya en el aniversario de su nacimiento. “Seis sonetos de un diario” 1 A ..…

  • Reply Ramón Gaya: Canción extraña | Trianarts octubre 14, 2013 at 11:37 pm

    […] “Recordando a Ramón Gaya: Seis sonetos de un diario”: AQUÍ […]

  • Reply Mi recuerdo a Ramón Gaya: A mis amigos | Trianarts octubre 15, 2014 at 12:24 am

    […] “Ramón Gaya: Seis sonetos de un diario”: AQUÍ […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.