Pintura

Stanley Spencer: Figurativismo

diciembre 14, 2018

Click en la imagen para ver más obras

Stanley Spencer

Nació en Cookham, Berkshire, Inglaterra, el 30 de junio 1891.
Pintor figurativo, con estilo muy personal, fácilmente identificable, que se desarrolló bajo distintas  influencias.

De entre los artistas que más influyeron en su obra, las que se encuentran los artistas del primer renacimiento y los prerrafaelitas.

Su importancia fue reconocida al final de su carrera.
La obra artística de Spencer va de la imaginería cristiana, que combinó con referencias a su villa natal de Cookham.

Como ejemplo de la primera, es su “Resurrección”, actualmente albergada en la Tate Gallery de Londres.

Estudió inicialmente en el Maidenhead Technical Institute, y más tarde en Londres, donde continuó su formación en la Slade School, en la que tuvo como maestro a Henry Tonks.

Sus primeras obras fueron paisajes, sobre todo de su Cookam natal, sin embargo, durante la Primera Guerra Mundial los Spencer abandonaron el domicilio familiar.

Durante la guerra, Stanley trabajó en el Hospital de Beaufort en Bristol antes de ser enviado, en agosto de 1916, a Salónica, un puerto macedonio defendido por los británicos y los franceses al mando del general Sarrail, formando parte del Campo 68a Ambulancemen, desde donde fue transferido a una unidad de infantería en agosto de 1917.

Tras esta experiencia bélica la iconografía personal del pintor, experimentó una fuerte influencia, dando un giro radical a su temática.

Experiencia que le sirvió de inspiración para la decoración que realizó en la capilla memorial de Sandham (1927-1932), en Burghclere, Hampshire.

Expuso en la segunda Exposición post-impresionista de 1912.
En 1918 fue comisionado para pintar un cuadro para el Museo Imperial de la Guerra.

Al finalizar la guerra volvió a Cookham y poco después se casó con la también pintora Hilda Carline, instalándose en Hampstead.

Poco tiempo después recibió su primer encargo importante, encargarse de la decoración de la Sandham Memorial Chapel, en la que se puede contemplar la célebre escena de “La Resurrección de los soldados”, una abigarrada composición, llena de cruces blancas.

Entre 1926 y 1932, decoró el Oratorio de Todos los Santos, Burghclere.
Realizó su primera exposición individual en la galería Goupil en 1927.

En 1932 se había convertido en un artista de prestigio, se trasladó de nuevo a Cookham, donde residiría ya de manera permanente.

Ese mismo año participó en la Bienal de Venecia y recibió una mención especial en una exposición del Instituto Carnegie, Pittsburgh.

En 1937 se divorció de su esposa, tras haber convivido durante un tiempo, a la vez ella y con su amante Patricia Preece.

Pero tras un tiempo en el que convivió con ambas, cesó su relación con las dos y quedó solo, llegando incluso a perder su vivienda que pasó a manos de Patricia, tras hacerse ésta con el control de sus asuntos financieros.

Intentó repetidamente reconciliarse con su esposa, sin embargo Hilda ingresó en un hospital psiquiátrico. De esa época es su serie “Cristo en el desierto”.

De nuevo en la II Guerra Mundial, fue artista oficial de guerra, y de nuevo recibió el encargo de pintar escenas de la construcción naval en los astilleros Lithgow en el Clyde, cerca de Glasgow.

Entre 1945 y 1950 ocupó todo su tiempo trabajando en una obra, “La Resurrección del puerto de Glasgow”, encargo de la War Artists Advisory Comitee.

Visitó China como miembro de una delegación cultural en 1954.

En 1958, la Universidad de Southampton le otorgó el título honorario de Doctor en Letras; tres días más tarde, recibió su título de caballero en el Buckingham Palace.

No pudo finalizar su último proyecto: “Jesucristo predicando en Cookham”, del que sin embargo, dejó numerosos dibujos y esbozos.

En 1959, poco antes de su fallecimiento a causa de una dolencia que le estuvo persiguiendo los últimos años, fue nombrado caballero.
Murió 14 de diciembre 1959 en Cliveden, Buckinghamshire.

En 1962 se inauguró la Stanley Spencer Gallery en Cookham y en 1963 se celebró una retrospectiva en Plymouth.

El estilo conservador de Spencer y su personalidad solitaria le distanciaron de las corrientes principales del arte moderno británico.

Ejerció una gran influencia en numerosos artistas, entre los que se incluyen su hermano menor Gilbert Spencer y en pintores posteriores como Lucian Freud.

La mayor parte de su obra de caballete se encuentra en colecciones particulares, una importante muestra de ella la podemos ver en la Tate británica.

*Entrada publicada en este blog el 23 de diciembre de 2012. Ha sido actualizada y ampliada el 30 de junio de 2018

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Ronald B. Kitaj: Pop Art y figura humana » Trianarts mayo 10, 2015 at 2:37 am

    […] un ambiente y rodeados de objetos habituales de la época, manteniéndose fiel, al igual que desde Stanley Spencer hasta Lucian Freud, Francis Bacon, David Hockney o John Davies, al figurativismo humano, mediante la […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.