Poesia

Wallace Stevens: Trece maneras de mirar un mirlo

junio 20, 2014

“Allí estaba, palabra tras palabra,
El poema que ocupó el lugar de una montaña…”
WC

“La poesía es una respuesta a la necesidad diaria de arreglar el mundo.”

WC

“Trece maneras de mirar un mirlo”

1
Entre veinte cerros nevados
lo único que se movía
era el ojo de un mirlo.

2
Yo era de tres pareceres,
como un árbol
en el que hay tres mirlos.

3
En el viento de otoño giraba el mirlo.
Tenía un papel muy breve en la pantomima.

4
Un hombre y una mujer
son uno.
Un hombre y una mujer y un mirlo
son uno.

5
Yo no sé si prefiero
la belleza de las inflexiones
o la belleza de las insinuaciones,
si el nido silbando
o después.

6
El hielo cubría el ventanal
de cristales bárbaros.
La sombra del mirlo
lo cruzaba de un lado a otro.
La fantasía
trazaba en la sombra
una causa indescifrable.

7
Oh, delgados hombres de Haddam,
¿por qué imagináis pájaros dorados?
¿No veis cómo el mirlo
anda entre los pies
de las mujeres que os rodean?

8
Conozco nobles acentos
e inevitables ritmos lúcidos;
pero también conozco
que el mirlo anda complicado
en lo que conozco.

9
Cuando el mirlo se perdió de vista
señaló el límite
de un círculo entre otros muchos.

10
Al ver mirlos
volar en la luz verde,
hasta los charlatanes de la eufonía
gritarían agudamente.

11
Viajaba por Connecticut
en un coche de cristal.
Una vez le entró el miedo,
por haber confundido
la sombra de su equipaje
con mirlos.

12
El río se mueve.
Estará volando el mirlo.

13
Toda la tarde fue de noche.
Nevaba,
iba a seguir nevando.
El mirlo se detuvo
en la rama del cedro.

Wallace Stevens

Traducción de Raúl Gustavo Aguirre

Wallace Stevens nació en Reading, Pensilvania, Estados Unidos, el 2 de octubre de 1879.
Adscrito, al igual que T. S. Eliot, a la corriente vanguardista del modernismo anglosajón, (no confundir con el modernismo hispánico, anterior cronológicamente).
No publicó su primer libro de poemas “Harmonium” hasta los 44 años de edad.
Obtuvo el Premio Pulitzer de Literatura en 1955.
Murió en Hartford, Connecticut, el 2 de agosto de 1955.

También de Wallace Stevens en este blog:

“Wallace Stevens: La muerte de un soldado”: AQUÍ

“Wallace Stevens: Pan seco”: AQUÍ

“Wallace Stevens: Mañana de domingo”: AQUÍ

“Wallace Stevens: El comienzo”: AQUÍ

Obra traducida al castellano:

Poemas tardíos – 2010
La roca – 2008
De la simple existencia – 2006
El hombre de la guitarra azul: incluyendo ideas de orden – 2003
De la simple existencia: Antología poética – 2003
Aforismos completos – 2002
Harmonium – 2002
Sur plusieurs beaux sujects – 1998
Notas para una ficción suprema – 1996
El ángel necesario – 1994
Las auroras de otoño – 1993
También de Wallace Stevens en este blog:

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com octubre 2, 2012 at 2:28 am

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “Allí estaba, palabra tras palabra, El poema que ocupó el lugar de una montaña…” WC “La poesía es una respuesta a la necesidad diaria de arreglar el mundo.” WC Recordando a Wallace Stevens en el 133 aniversario ……

  • Reply Wallace Stevens: El comienzo | Trianarts mayo 15, 2013 at 8:56 pm

    […] “Wallace Stevens: Trece maneras de mirar un mirlo”: AQUÍ […]

  • Reply Jenaro Talens: No oyes ladrar los perros | Trianarts agosto 1, 2014 at 2:11 pm

    […] traducido entre otros a: Samuel Beckett, Friedrich Hölderlin, Johann Wolfgang Goethe, Herman Hesse,Wallace Stevens, William Shakespeare, T. S. Eliot, Bertolt Brecht, Rainer Maria Rilke, Ezra Pound, Seamus Heaney y […]

  • Reply Thomas MacGreevy: Invierno - Trianarts enero 18, 2016 at 6:56 pm

    […] que se editó en Londres y Nueva York, y que fue muy elogiado por el modernista norteamericano Wallace Stevens, con el que mantendría una duradera amistad epistolar. Esta sería la única colección que […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.