Poesia

Aleister Crowley: Balzac

diciembre 24, 2008

“La triste sabiduría, la insolente ignominia y la agonía sublime yacen en los pliegues mortuorios de la capa, escarpadas montañas; y la piedad se oculta en el corazón. El torvo saber estrecha a la humanidad esencial. Balzac álzase, y ríe.”

“Balzac”

Gigantesco, oscurecido por los misterios del hierro,
embozado, Balzac álzase y mira. El desdén inmenso,
el silencio egipcio, el poder del dolor,
la carcajada de Gargantúa, agitan o acallan la ígnea
estatura del Maestro, vívida. A lo lejos, aterrado,
el aire ensordecedor estremece la piel. En vano
el Maestro de «La Comedia Humana»
oscurece sus profundos ojos, genio iluminado.

Aleister Crowley

Epitalamios, canciones de cuna y epitafios están escritos en el misterio de sus labios.

Edward Alexander (Aleister) Crowley nació en Leamingt, Warwickshire, Inglaterra, el 12 de octubre de 1875.
Era hijo de un millonario galés, Edward Crowley, fallecido en 1886. Muy pronto quedó huérfano y heredó una gran fortuna. Fue criado por dos tías solteras que pertenecían al mismo grupo religioso que sus padres, los Hermanos de Plymouth, una denominación evangélica, conservadora y muy puritana.
Por esto Aleister empezó a tener aversión a todo lo referente a la Iglesia y la religión, convirtiéndose más adelante en un mago de magia negra.
No soportaba la autoridad y la desafiaba siempre que podía. A causa de esto puede ser por lo que comenzó a ser cruel con todo lo que podía. Su misma madre le llamaba “La Bestia” o “666”. Como curiosidad a su posible psicopatía, a los ocho años Aleister Crowley cogió un gato, le administró arsénico y, para que no opusiera resistencia, le suministró cloroformo. Así pudo gasearle en el horno, después quemarle y, tras otras torturas, le despellejó vivo.
Fue un iniciado en temas esotéricos, además de novelista, poeta y ensayista. Se puso varios nombres a lo largo de su vida, como por ejemplo La bestia 666, Master Therion, Perdurabo (El que permanecerá), Conde Vladimir Svareff,  Príncipe Chioa Khan, Baphomet, Lord Boleskine, etc. Inspiró entre otros a Jhon Lennon, Jimmy Page y Anton Lavey.
Tuvo dos esposas, las cuales acabaron alcoholizadas. Él mismo consumía todo tipo de drogas en grandes cantidades que hubieran podido matar a cualquier hombre. Se decía de él que era bisexual y solía colgar bocabajo a sus amantes en un guardarropa, clavándoles sus afilados colmillos. Algunos de sus discípulos sufrieron alteraciones nerviosas, como Lord Tankerville o Victor Neuburg al que Crowley maldijo. Víctor decía que esa era la razón de sus múltiples enfermedades.
Otros tuvieron menos suerte y perdieron la vida como Raoul Loveday, de quien se dijo que había sido envenenado por “La Bestia”. También murió Alexis Pache, un alpinista suizo, cuando se encontraba a solas con Crowley en una escalada. Otro, Norman Mudd, se suicidó. Pero no sólo sus discípulos; también uno de sus maestros, Liddell MacGregor Mathers, murió convencido de que le aniquilaban las poderosas emanaciones mágicas procedentes de Crowley.
Crowley era un estudioso de la magia y todo lo relacionado con la misma. Incluso fue a la universidad, donde se empapaba de todo libro que tratara sobre este tema. Después de estar en varias congregaciones espiritistas, decide comenzar su andadura en solitario, creando la organización ocultista Astrum Argentum, A.A., llegando también a ser cabeza visible de la O.T.O. (Ordo Templi Orientis), también fue miembro honorífico de otras sociedades secretas. El libro de la ley fue su obra más influyente, dónde subrayó la doctrina más esencial de su pensamiento mágico: haz lo que quieras. Es la palabra de la ley, la palabra de Thelema -voluntad-, guiado por lo que él llamaba el Aiwass, un ente esotérico parecido al Ángel de la Guarda cristiano, una entidad superior que guiaba a trascender y a convertirse uno mismo en una deidad, en el mismo Dios.
Los rituales y prácticas mágicas de la Orden de Thelema tenían un importante contenido sexual. No había límites en esos rituales, entre los que se encontraban la cópula sin límites de ningún tipo, la pedofilia, la sangre menstrual y las secreciones humanas, incluidos los excrementos -Crowley era coprófago- que se combinaban con la ingestión de diversas drogas de todo tipo a las que el ocultista era adicto. Todo ello con el propósito de llegar a un estado en el que la conciencia estuviera más receptiva a los mensajes del más allá.
A fines de los años sesenta, los Beatles editaron Sergeant Pepper’s Lonely Hearts Club Band, uno de los discos claves de la cultura rock y de la psicodelia, e instauraron la tradición de los “álbumes conceptuales”, en los que una idea central atravesaba y unía las diferentes canciones.
En el caso de Sergeant Pepper fue el propio Paul McCartney quien tuvo la idea de cubierta: los cuatro Beatles retratados entre grandes fotografías de sus ídolos y héroes de adolescencia. McCartney estableció una primera lista con los nombres de William Burroughs, H. G. Wells, Karl Marx, Fred Astaire y Carl Jung, entre otros. Luego le pidió a sus compañeros de grupo que aportasen otros candidatos. La lista más controvertida fue la de John Lennon: Adolf Hitler (finalmente removido), Lenny Bruce, Dylan Thomas, Oscar Wilde, Friedrich Nietzsche, el Marqués de Sade… y un tal Aleister Crowley, un autodenominado poeta y mago negro que se ganó de este modo un apretado lugar al lado de uno de los tantos gurús indios sugeridos por George Harrison.
Enseguida Sergaent Pepper se volvió no sólo uno de los discos más influyentes del siglo, sino todo un objeto de culto.
En 1969, el director de cine Kenneth Anger (Scorpio Rising) alquiló una casa, a orillas del lago Ness, en la que había
habitado Aleister Crowley. Un año más tarde, el guitarrista Jimmy Page del grupo Led Zeppelin oyó decir al mismo Anger que la casa estaba en venta y consiguió comprarla. En cuanto se supo que Page era un admirador de Crowley, la prensa sensacionalista de Inglaterra expuso la hipótesis de que el éxito mundial de Led Zeppelin obedecía a un pacto mefistofélico entre los músicos y el demonio.
Como dato curioso, añadir que fue Crowley quien sugirió a Winston Churchill el signo de la victoria (los dedos índice y corazón en forma de V), que éste último usaba tan a menudo, diciéndole que era un signo de poder que les haría ganar la Segunda Guerra Mundial y publicó un pequeño panfleto que contiene poemas relacionados con el tema, titulado Thumbs Up!: A Pentagram – a pantacle to win the war para que también lo llevasen a la práctica las tropas.
Al final de su vida, Aleister Crowley estaba en bancarrota. Murió en una casa de huéspedes en Hastings Sussex,
Inglaterra, el 1° de Diciembre de 1947, atacado por el asma que pedecería a lo largo de gran parte de su vida, intensificándose en sus últimos años, en los cuales se había dedicado a la publicación de sus libros y a soñar con el establecimiento de la Ley de Thelema en el mundo. En la ceremonia de incineración a la que acudieron algunos discípulos y amigos, se leyeron versos de los textos de Thelema, del Liber Legis y también de su Himno a Pan.
La enfermera que atendió a Aleister Crowley en el lecho mortal divulgó que sus últimas frases fueron: “A veces me odio a mí mismo”. Tal vez ocurriese, como sugiere Hutchinson, que ya no quedaba nadie más dispuesto a odiar esa Bestia jubilada, con aspecto de abuelo inofensivo. En tiempos de Hitler, el título de “hombre más malvado del mundo” le quedaba indiscutiblemente holgado.
Aleister Crowley publicó su primer libro de poesía en 1898: Aceldama, A Place to Bury Strangers In. Creía que estos versos, llenos de imágenes sangrientas, alarmarían a las autoridades de Cambridge de la misma manera que, en 1811, un texto del joven poeta Shelley (The Necessity of Atheism) había provocado su expulsión de Oxford. Pero nada ocurrió en Cambridge. Por lo tanto Crowley mandó imprimir deprisa otro libro, ahora una colección de poemas pornográficos titulada White Satin, y abandonó motu proprio la universidad, “como Byron, Shelley, Swimburne y Tennyson”. El libro puede entenderse como la crónica de un poeta que desciende a un universo de necrofilia, bestialidad y muerte. Si Crowley podía darse el lujo de autopublicar estas obras era porque, al cumplir los 21 años, había sido autorizado a recibir la herencia de su padre.
Tras la publicación del Liber Legis y de un diccionario cabalístico titulado Liber 777, Crowley tuvo una hija que falleció a los dos años y se separó de su mujer para volcarse a una vida sexualmente muy activa.
En 1909, Crowley comenzó a publicar una revista llamada The Equinox (El Equinoccio), en la que mezclaba la poesía con el ocultismo. Esta publicación le ayudo mucho para divulgar la doctrina de la Estrella de Plata; sin embargo, Crowley quería mas publicidad sobre si mismo, por lo que en 1910 realizó una serie de ceremonias mágicas ante un numeroso público, estas tuvieron lugar en Claxton Hall, una sala de teatro de Londres. Estas ceremonias fueron llamadas los “Ritos de Eleusis“, y eran una serie de invocaciones a los dioses antiguos en los que recitaban los poemas de Crowley, y una bella chica, llamada Leila Wadell tocaba el violín.
En estas ceremonias participaba también el publico. Crowley pasaba una “copa amorosa” que contenía una bebida extraña: una persona que tomo dijo que sabia a “manzanas podridas”. En realidad se trataba de una mezcla de vino, hierbas y una droga llamada mezcalina, psicotrópico que afecta la mente de la misma manera que el ácido lisérgico (LSD).
Muchos de aquellos que asistieron a los Ritos de Eleusis en Claxton Hall, se impresionaron con el espectáculo, pero mas con la personalidad de Crowley. Sin embargo, un reportero de la prensa amarillista The Looking Glass escribió en el un artículo en donde afirmaba que en dichos rituales se habían llevado a cabo ciertas perversiones sexuales. Después de eso se presentó una demanda en contra de Crowley y se revelaron muchos secretos sobre su vida privada, especialmente sobre el aspecto sexual, que por cierto era bastante escandaloso. Poco tiempo después, varios miembros prominentes de la Estrella de Plata, renunciaron a ella.
“Toma mi sangre Mézclala, bébela y Quémala, arde en la llama Pues sólo así podrás adorarme Haz lo que digo porque ésta es la ley No me creas, experimenta Bebe, pues no hay otro medio”
Murió en Hastings, el 1 de octubre de 1947.

“The Eternal Questioner”

If time could stand still
How long life should seem
For life is but an illusion
A state of concious dream
And when life is all but over
Time will wait no more
Life but just the question
Did you see the things you saw
And when questions can’t be answered
Answer is not to gain
Was my concious worth the effort
And time but stopped in vain.

Aleister Crowley

From the book: “Magick in Theory and Practice”

“Of The Evil One”

Of Horus follows this Aeon,
And sung is the paean
To Gods forgotten this day,
Images formed in potter’s clay.

Thelema is the Word of the Law,
93 the justification of it’s claw,
Liber Al vel Legis, Love without Flaw,
Uttered from his Satanic maw.

Crowley, Lusting mental abberation,
Raising himself to the top elevation
Neophyte, Zelator, Philosiphus,
Adeptus, Magister Templi, Magus.
Frater Perdurabo known to some,
Intending a larger part to play.
Ordo Templis Orientis You led,
Perverse dreams within your head.
Dubbing Yourself the Great Beast,
Attending Satan’s untimely feast,
Thinking Yourself the latter day Levi,
Never realising, You too must die.
Ipsissimus, Love under Will,
Living Baphomet for Your only thrill,
Sanity long driven out,
Abyssal Power? The final Doubt.

Requiring Subordinates For Your Domination,
Gullible Fools For Your Invocation,
Submissives For Your Abomination,
Mater Tenebrarum For Your Fornication.
In You their torture making,
Preceding thy Thanatos, for the taking.

Aleister Crowley

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com diciembre 24, 2008 at 1:55 am

    Información Bitacoras.com…

    Si lo deseas, puedes hacer click para valorar este post en Bitacoras.com. Gracias….

  • Reply sergio astorga diciembre 24, 2008 at 5:08 pm

    Triana, no puedo dejar pasar el día sin desearte Feliz Navidad.
    Un abrazo betial.
    Sergio Astorga

    Último post en la Web de…sergio astorga…Navidad

  • Reply Triana diciembre 24, 2008 at 8:06 pm

    Gracias Sergio, yo tambien te deseo una muy feliz Navidad.

    Un abrazo de paz.

  • Reply AndrewBoldman junio 4, 2009 at 11:36 pm

    Hi, good post. I have been woondering about this issue,so thanks for posting. I’ll definitely be coming back to your site.

  • Reply Triana junio 5, 2009 at 12:55 am

    Gracias Andrew

  • Reply Recordando a Aleister Crowley: Con perro y señora: idilio de octubre | Trianarts octubre 12, 2013 at 12:05 am

    […] “Edward Alexander (Aleister) Crowley: La bestia”: AQUÍ […]

  • Reply Recordando a  Aleister Crowley: Sócrates, el hombre de la nariz rota | Trianarts diciembre 1, 2013 at 12:11 am

    […] “Edward Alexander (Aleister) Crowley: La bestia”: AQUÍ […]

  • Deja un comentario