Refranero y Frases.

Bertrand Russell: Sus frases

mayo 18, 2017

“La ciencia es lo que sabes, la filosofía es lo que no sabes.”
BR

Recordamos al Premio Nobel en el aniversario de su nacimiento.

Algunas de sus mejores frases:

Aristóteles manifestaba que las mujeres tenían menos dientes que los hombres; aunque se casó dos veces, nunca se le ocurrió comprobar esta afirmación examinando la dentadura de sus esposas.

Carecer de algunas de las cosas que uno desea es condición indispensable de la felicidad.

Cuánto placer se obtiene del conocimiento inútil.

El conocimiento de hechos curiosos no sólo hace menos desagradables las cosas desagradables, sino que hace más agradables las cosas agradables.

El hombre feliz es el que vive objetivamente, el que es libre en sus afectos y tiene amplios intereses, el que se asegura la felicidad por medio de estos intereses y afectos que, a su vez, le convierten a él en objeto de interés y el afecto de otros muchos.

El hombre juicioso sólo piensa en sus males cuando ello conduce a algo práctico; todos los demás momentos los dedica a otras cosas.

El hombre prudente sólo piensa en sus dificultades cuando ello tiene algún objeto. Cuando no, piensa en otra cosa.

El que la ciencia pueda sobrevivir largamente depende de la psicología; es decir, depende de lo que los seres humanos deseen.

El sabio uso del ocio es un producto de la civilización y de la educación.

El secreto de la felicidad es darse cuenta que la vida es horrible, horrible, horrible.

El ser capaz de llenar el ocio de una manera inteligente es el último resultado de la civilización.

En todas las actividades es saludable, de vez en cuando, poner un signo de interrogación sobre aquellas cosas que por mucho tiempo se han dado como seguras.

Entre todas las formas de cautela, la cautela en el amor es, posiblemente, la más letal para la auténtica felicidad.

Gran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se deben a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes llenos de dudas.

La buena vida es una vida inspirada por el amor y guiada por el conocimiento.

La calumnia siempre es sencilla y verosímil.

La conclusión es que sabemos muy poco y sin embargo es asombroso lo mucho que conocemos. Y más asombroso todavía que un conocimiento tan pequeño pueda dar tanto poder.

La historia del mundo es la suma de aquello que hubiera sido evitable.

La humanidad tiene una moral doble: una que predica y no practica, y otra que practica y no predica.

Las matemáticas pueden ser definidas como aquel tema del cual no sabemos nunca lo que decimos ni si lo que decimos es verdadero.

Las matemáticas poseen no sólo la verdad, sino cierta belleza suprema. Una belleza fría y austera, como la de una escultura.

Llegó a la conclusión que, tanto hoy como en tiempos de Locke, el liberalismo empirista (que no es incompatible con el socialismo democrático) es la única filosofía que puede ser adoptada por el hombre que, por una parte, demande alguna evidencia científica a sus convicciones y, por otra parte, desee la felicidad humana por encima de la prevalencia de cualquier partido o credo.

Lo más difícil de aprender en la vida es qué puente hay que cruzar y qué puente hay que quemar.

Lo que los hombres realmente quieren no es el conocimiento sino la certidumbre.

Los artistas son, por regla general, menos felices que los hombres de ciencia.

Los educadores, más que cualquier otra clase de profesionales, son los guardianes de la civilización.

Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos por hacer lo posible imposible.

Los más ilustrados de entre los griegos sostenían que la esclavitud era justificable siempre que los amos fueran griegos y los esclavos bárbaros, pero el caso opuesto era contrario a la naturaleza.

Me opongo a toda superstición, sea musulmana, cristiana, judía o budista.

Métodos modernos de producción nos han dado la posibilidad de bienestar y seguridad para todos; hemos escogido, en vez, tener sobrecarga de trabajo para algunos y hambruna para el resto. Hasta ahora hemos continuado ser tan enérgicos como éramos antes que hubieran máquinas; en esto hemos sido estúpidos, pero no hay razón para que sigamos siendo estúpidos por siempre.

Mucho de lo que pasa por idealismo es odio o amor al poder enmascarado.

No importa lo elocuente que ladre un perro; nunca podrá decirte que sus padres fueron pobres pero honestos.

¿Para qué repetir los errores antiguos habiendo tantos errores nuevos que cometer?

Por mi parte, mientras soy un socialista convencido tanto como el más ardiente marxista, no consideró al Socialismo como un evangelio de venganza proletaria, ni siquiera, principalmente, como un medio de asegurar justicia económica. Lo consideró principalmente como un ajuste a la máquina de producción requerido por consideraciones de sentido común, y calculadas para incrementar la felicidad, no solo del proletariado, sino de todos excepto una minoría pequeña de la raza humana.

¡Qué agradable sería un mundo en el que no se permitiera a nadie operar en bolsa a menos que hubiese pasado un examen de economía y poesía griega, y en el que los políticos estuviesen obligados a tener un sólido conocimiento de la historia y de la novela moderna!

Quien cree como yo, que el intelecto libre es la principal máquina del progreso humano, no puede sino oponerse fundamentalmente al Bolchevismo tanto como a la Iglesia de Roma. Las esperanzas que inspiran al comunismo son, en lo principal, tan admirables como aquellas inculcadas por el Sermón de la Montaña, pero ellas se sostienen fanáticamente y son igual de probables de hacer tanto daño como ellas.

Sabemos muy poco, y sin embargo es sorprendente que sepamos tanto, y es todavía mas sorprendente que tan poco conocimiento nos de tanto poder.

Se dirá que el placer de la aventura mental es raro, que pocos pueden apreciarlo y que la educación ordinaria no tiene en cuenta un bien tan aristocrático. Yo no lo creo. El placer de la aventura mental es mucho más común en el joven que en los hombres y mujeres mayores… Es raro en la vida adulta porque se hace todo lo posible por matarlo mientras dura la educación.

Temer al amor es temer a la vida, y los que temen a la vida ya están medio muertos.

Toda la actividad humana está motivada por el deseo o el impulso.

Tres pasiones, simples pero abrumadoramente fuertes, han gobernado mi vida: el anhelo de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad.

Un síntoma de que te acercas a una crisis nerviosa es creer que tu trabajo es tremendamente importante.

Una buena vida es aquella inspirada por el amor y guiada por la inteligencia.

Una generación que no soporta el aburrimiento será una generación de escaso valor.

Una vida entre los libros posee una calma y una paz muy grandes. Si bien es cierto que nos sentimos abrumados por un hambre terrible de algo menos tenue, nos ahorramos el remordimiento y el horror y la tortura y el enloquecedor veneno del arrepentimiento.

Uno de los defectos de la educación superior moderna es que hace demasiado énfasis en el aprendizaje de ciertas especialidades, y demasiado poco en un ensanchamiento de la mente y el corazón por medio de un análisis imparcial del mundo.

Bertrand Russell

Bertrand Arthur William Russell, tercer conde de Russell, nació en Trellech, condado de Monmouthshire, Gales, el 18 de mayo de 1872.
Filósofo, matemático, lógico y escritor británico, fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1950.
Es conocido sobre todo por su influencia en la filosofía analítica, sus trabajos matemáticos y su activismo social.
Murió en Penrhyndeudraeth, condado de Gwynedd, Gales, el 2 de febrero de 1970.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com mayo 17, 2014 at 11:51 pm

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “La ciencia es lo que sabes, la filosofía es lo que no sabes.” BR Recordamos al Premio Nobel en el aniversario de su nacimiento. Algunas de sus mejores frases: Aristóteles manifestaba que las mujeres tenían menos dientes que ..…

  • Deja un comentario