Pintura

Christopher R. W. Nevinson: Paisaje y Pintura de Guerra

octubre 7, 2022


Clic en la imagen para ver más obras

Christopher R. W. Nevinson

Christopher Richard Wynne Nevinson nació en Hampstead, Londres, Reino Unido, el 13 de agosto de 1889.


Pintor, grabador y litógrafo, fue uno de los artistas de guerra más famosos de la Primera Guerra Mundial.


Se le conoce por sus iniciales CRW Nevinson, y también como Richard Nevinson.


Hijo del periodista Henry Nevinson y la escritora sufragista Margaret Nevinson, estudió inicialmente en la St John’s Wood School of Art y más tarde en la Slade School of Fine Art, en la que tuvo como maestro a Henry Tonks y como copañeros a Stanley Spencer y Mark Gertler.


Entre 1912 y 1913 residió en París, donde asistió a la Académie Julian, y compartió taller con Amedeo Modigliani.


Fue entonces cuando entró en contacto con el futurismo italiano, que le marcó profundamente.


Otra de las influencias que marcaron su estilo fue el cubismo, especialmente de la obra de Roger de la Fresnaye.


Poco después se sumó al vorticismo, movimiento fundado en 1914 por Wyndham Lewis, con la intención de revigorizar el arte británico y rivalizar con el futurismo, el cubismo y el expresionismo.


Su fuente de inspiración era la vida moderna de la era industrial, con un estilo anguloso, mecanicista y con un cromatismo cercano al orfismo delaunayiano.


Al estallar la Primera Guerra Mundial, se unió a la Unidad de Ambulancia de Amigos y quedó profundamente perturbado por su trabajo en el cuidado de soldados franceses y británicos heridos.


Durante un breve período sirvió como conductor voluntario de ambulancias antes de que su mala salud le obligara a regresar a Gran Bretaña.


Posteriormente se ofreció como voluntario para el servicio a domicilio con el Royal Army Medical Corps. Utilizó estas experiencias como tema de una serie de pinturas poderosas que utilizaron la estética de la máquina del futurismo y la influencia del cubismo con gran efecto.


El artista Walter Sickert, muy amigo suyo, escribió en ese momento que la pintura de Nevinson «La Mitrailleuse»: «probablemente seguirá siendo la declaración más autorizada y concreta sobre la guerra en la historia de la pintura».


En 1917 fue nombrado artista de guerra oficial, pero ya no encontraba el estilo moderno adecuado para describir los horrores de la guerra moderna, y cada vez pintaba de manera más realista.


Sus pinturas posteriores a la Primera Guerra Mundial, basadas en visitas cortas al Frente Occidental, carecían del mismo efecto poderoso que aquellas obras anteriores que lo ayudaron a convertirlo en uno de los artistas jóvenes más famosos que trabajan en Inglaterra.


Poco después del final de la guerra, viajó a Estados Unido, donde pintó varias imágenes poderosas de Nueva York.


Sin embargo, sus afirmaciones jactanciosas y exageradas de sus experiencias de guerra, junto con su personalidad depresiva y temperamental, le proporcionaron muchos enemigos tanto en los Estados Unidos como en Gran Bretaña.


Su trabajo de posguerra generalmente fue generalmente de paisajes en un estilo más naturalista.


Para su gran pintura de 1932 y 1933, «The Twentieth Century» utilizó dispositivos futuristas para atacar el fascismo y el nazismo.


También produjo grandes alegorías históricas que se consideraron inferiores a sus pinturas de la Primera Guerra Mundial.


Le fue otorgada la Legion d’Honneur en 1938 y fue nombrado Asociado de la Real Academia en 1939.


Su carrera de posguerra, sin embargo, no fue tan distinguida. Las memorias de Nevinson de 1937, «Paint and Prejudice», aunque son vívidas y coloridas, son en parte inexactas, inconsistentes y engañosas.


Durante la Segunda Guerra Mundial, obtuvo una comisión de la Royal Air Force para retratar a los aviadores que se preparaban para la incursión de Dieppe en agosto de 1942, y le permitieron volar en sus aviones para desarrollar imágenes de la guerra aérea.


Le llevó una pintura, un paisaje de nubes titulado «Los campos de batalla de Gran Bretaña» , a Winston Churchill como un regalo para la nación, que todavía cuelga en Downing Street.


Poco después, un derrame cerebral paralizó su mano derecha y le impidió hablar, aprendió a pintar con la mano izquierda y exhibió tres pinturas en la Royal Academy en el verano de 1946.


Asistió a esa exposición, con la ayuda de su esposa Kathleen, en una silla de ruedas, pero murió unos meses después.


Murió en su natal Hampstead, el 7 de octubre de 1946.


*Entrada actualizada y ampliada en este blog, el 7 de octubre de 2022.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.