Refranero y Frases.

Ernesto Sabato: Sus mejores frases

junio 24, 2018

“Dios existe, pero a veces duerme: sus pesadillas son nuestra existencia.”
ES

Ernesto Sabato

Mi recuerdo al escritor argentino en el aniversario de su nacimiento.

Algunas de sus mejores frases:

A veces creo que nada tiene sentido. En un planeta minúsculo, que corre hacia la nada desde millones de años, nacemos en medio de dolores, crecemos, luchamos, nos enfermamos, sufrimos hacemos sufrir, gritamos, morimos, mueren, y otros están naciendo para volver a empezar la comedia inútil. Seria eso, verdaderamente, ¿toda nuestra vida sería una serie de gritos anónimos en un desierto de astros indiferentes?

Al parecer, la dignidad de la vida humana no estaba prevista en el plan de globalización.
Algunos supondrán que, por mi manera de ser, propensa a la melancolía y el pesimismo, estos 90 años con los que cargo encima acabarán por desalentarme; sin embargo, es todo lo contrario.

Aunque fui un comunista activista, el anarquismo siempre me ha parecido una vía de conseguir justicia social con libertad plena. Y valoro el cristianismo del Evangelio. Este siglo es atroz y va a terminar atrozmente. Lo único que puede salvarlo es volver al pensamiento poético, a ese anarquismo social, y al arte.

Dios es un pobre diablo, con un problema demasiado complicado para sus fuerzas. Lucha con la materia como un artista con su obra. Algunas veces, en algún momento logra ser Goya, pero generalmente es un desastre.

Durante la década del 70 la Argentina fue convulsionada por un terror que provenía tanto desde la extrema derecha como de la extrema izquierda […] a los delitos de los terroristas, las Fuerzas Armadas respondieron con un terrorismo infinitamente peor que el combatido, porque desde el 24 de marzo de 1976 contaron con el poderío y la impunidad del Estado absoluto, secuestrando, torturando y asesinando a miles de seres humanos.

El arte no es terapia, pero además es terapéutico.

El artista debe de ser mezcla de niño, hombre y mujer.

El mundo nada puede contra un hombre que canta en la miseria.

El oficio -en el arte-, consiste en que no se lo advierta. (Uno y el universo)

El presente engendra el pasado. (Uno y el universo)

El proceso cultural es un proceso de domesticación que no puede llevarse a cabo sin rebeldía por parte de la naturaleza animal, ansiosa de libertad.

En la bondad se encierran todos los géneros de sabiduría.

Hay una manera de contribuir a la protección de la humanidad, y es no resignarse.

La formidable crisis del hombre, esta crisis total, está sirviendo al menos para reconsiderar los modelos. Y no es casualidad que en diferentes partes del mundo empiece a reivindicarse otro tipo de socialismo, más cercano a aquel que preconizaba Proudhon, o al que en nuestros tiempos han sostenido espíritus nobles y lúcidos como Mounier, entre los cristianos y Bertrand Russell, entre los agnósticos. […] Un socialismo que respete la persona, que termine con la alienación y la sociedad de consumo, que termine con la miseria física pero también con la espiritual, que ponga la técnica y la ciencia al servicio del hombre y no, como está sucediendo, el hombre al servicio de aquellas. Un socialismo descentralizado que evite los pavorosos males del superestado, de la policía secreta y de los campos de concentración […]

La Historia no es mecánica porque los hombres son libres para transformarla.

La razón no sirve para la existencia.

La vanidad es tan fantástica, que hasta nos induce a preocuparnos de lo que pensarán de nosotros una vez muertos y enterrados.

La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse.

Las modas son legítimas en las cosas menores, como el vestido. En el pensamiento y en el arte son abominables.

Lástima que cuando uno empieza a aprender el oficio de vivir ya hay que morir.

Le expliqué que el mundo es una sinfonía, pero que Dios toca de oído.

Leer les agrandará, chicos, el deseo, y el horizonte de la vida.

Leer les dará una mirada más abierta sobre los hombres y sobre el mundo, y los ayudará a rechazar la realidad como un hecho irrevocable. Esa negación, esa sagrada rebeldía, es la grieta que abrimos sobre la opacidad del mundo. A través de ella puede filtrarse una novedad que aliente nuestro compromiso.

Libro: ‘Botella al mar’, se ha dicho. Pero con un mensaje equívoco, que puede ser interpretado de tantas maneras que difícilmente el náufrago sea localizado.

Lo admirable es que el hombre siga luchando y creando belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil.

Lo he dicho en otras oportunidades y lo reafirmo: la búsqueda de una vida más humana debe comenzar por la educación.

¿O será uno de esos seres solitarios y a la vez temerosos que sólo resisten la soledad con la ayuda de ese gran enemigo de los fantasmas, reales o imaginarios, que es la luz? (Sobre héroes y tumbas).

Para ser humilde se necesita grandeza.

Pocos países en el mundo debe de haber en que el sentimiento de nostalgia sea tan reiterado: en los primeros españoles, porque añoraban su patria, lejana; luego en los indios, porque añoraban su libertad perdida y su propio sentido de la existencia; más tarde en los gauchos desplazados por la civilización gringa, exiliados en su propia tierra, melancólicamente rememorando la edad de oro de su salvaje independencia; en los viejos patriarcas criollos, porque sentían que aquel hermoso tiempo de la generosidad y de la cortesía se convertía en el materialismo y mezquino territorio del arribismo y de la mentira.

Privar a un niño de su derecho a la educación es amputarlo de esa primera comunidad donde los pueblos van madurando sus utopías.

Se discute si Dalí es auténtico o farsante. Pero ¿tiene algún sentido decir que alguien se ha pasado la vida haciendo una farsa?

Siempre de lo bueno viene lo malo, y de lo malo, lo bueno.

Siempre tuve miedo al futuro, porque en el futuro, entre otras cosas, está la muerte.

Ser original es en cierto modo estar poniendo de manifiesto la mediocridad de los demás.

Un buen escritor expresa grandes cosas con pequeñas palabras; a la inversa del mal escritor, que dice cosas insignificantes con palabras grandiosas.

Un creador es un hombre que en algo “perfectamente” conocido encuentra aspectos desconocidos. Pero, sobretodo, es un exagerado.

Un genio es alguien que descubre que la piedra que cae y la luna que no cae representan un solo y mismo fenómeno.

Vivir consiste en construir futuros recuerdos.

Yo creo que la verdad es perfecta para las matemáticas, la química, la filosofía, pero no para la vida. En la vida, la ilusión, la imaginación, el deseo, la esperanza cuentan más.

Yo escribo, porque si no me hubiera muerto, para buscar el sentimiento de la existencia.

¡Yo soy un anarquista! Un anarquista en el sentido mejor de la palabra. La gente cree que anarquista es el que pone bombas, pero anarquistas han sido los grandes espíritus como, por ejemplo León Tolstoi.

Ernesto Sabato

Ernesto Sabato nació en Rojas, Argentina, el 24 de junio de 1911.
Fue escritor, ensayista, físico y pintor.
Le fue concedido el Premio Cervantes en 1984.
En 1997 recibió el XI Premio Internacional Menéndez Pelayo.
En 2009 la SGAE lo propuso por tercera vez ante la Academia Sueca como candidato al Premio Nobel de Literatura de 2009, junto con los escritores españoles Francisco Ayala y Miguel Delibes
Murió en su casa de Santos Lugares, el 30 de abril de 2011, 55 días antes de cumplir 100 años.

Bibliografía:

Novelas

1948: El túnel
1961: Sobre héroes y tumbas
1974: Abaddón el exterminador

Ensayos

1945: Uno y el Universo
1951: Hombres y engranajes
1952: Heterodoxia
1956: El otro rostro del peronismo
1956: El caso Sábato: torturas y libertad de prensa. Carta abierta al general Aramburu
1963: El escritor y sus fantasmas
1963: Tango, discusión y clave
1967: Pedro Henríquez Ureña
1968: Tres aproximaciones a la literatura
1974: Eduardo Falú
1975: Carta a un joven escritor
1976: Diálogos con Jorge Luis Borges
1976: La cultura en la encrucijada nacional
1979: Apologías y rechazos
1979: Los libros y su misión en la liberación e integración de la América Latina
1985: Nunca más: informe de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP)
1988: Entre la letra y la sangre
1990: Querido y remoto muchacho
1998: Antes del fin (memorias)
2000: La resistencia
2004: España en los diarios de mi vejez

Antologías:

1967: ¿Qué es el existencialismo?
1967: El pensamiento nacional y la encíclica Popularum Progressio
1969: Itinerario
1969: La convulsión política de nuestro tiempo. Enfrentamientos y coincidencias de una dramática selección de textos, frases, citas y aforismos
1971: Claves políticas
1973: La cultura en la encrucijada nacional
1974: Páginas vivas
1975: Antología
1981: La robotización del hombre y otras páginas
1982: Narrativa completa
1985: Páginas de Ernesto Sábato
1986: Sábato: cultura y educación
1989: Lo mejor de Ernesto Sábato
1995: Ernesto Sábato: pintura

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Eduardo Galeano: La fabricación de las lágrimas » Trianarts abril 15, 2015 at 4:03 am

    […] Consejo Asesor. En enero de 2006 se unió entre otros a Gabriel García Márquez, Mario Benedetti, Ernesto Sabato, y Pablo Milanés, en la demanda de soberanía para Puerto Rico. Además firmaron en la […]

  • Reply Eduardo Galeano: La patria imposible - Trianarts agosto 23, 2015 at 5:09 pm

    […] hasta su muerte. En enero de 2006 se unió entre otros a Gabriel García Márquez, Mario Benedetti, Ernesto Sabato, y Pablo Milanés, en la demanda de soberanía para Puerto Rico. Además firmaron en la […]

  • Reply Eduardo Galeano: El descubrimiento - Trianarts octubre 12, 2015 at 12:33 pm

    […] hasta su muerte. En enero de 2006 se unió entre otros a Gabriel García Márquez, Mario Benedetti, Ernesto Sabato, y Pablo Milanés, en la demanda de soberanía para Puerto Rico. Además firmaron en la […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.