Poesia

Gerard de Nerval: La prima

enero 26, 2023


«… un espíritu crece tras la piel de las piedras.»
GN

Recordando al poeta romántico francés, en el aniversario de su marcha.

«La prima»

Hay placeres de invierno, y a menudo el domingo,
cuando un poco de sol dora la tierra blanca,
con la prima salimos para dar un paseo…
─Pero no volváis tarde, que la cena no espera.

Cuando en las Tullerías ya hemos visto cien veces
entre troncos negruzcos muchas ropas floridas,
tiene frío la joven… Y nos dice que empieza
a notarse la niebla que acompaña al crepúsculo.

Y volvemos hablando de ese día feliz
que pasó tan aprisa… y de amor insinuado.
Y se huele al entrar, con enorme apetito,
desde el mismo portal, nuestro pavo en el horno.

Gerard de Nerval

De: Odelettes, 1834
Traducción de Aníbal Núñez

Poema original en francés:

«La cousine»

L’hiver a ses plaisirs ; et souvent, le dimanche,
Quand un peu de soleil jaunit la terre blanche,
Avec une cousine on sort se promener…
─Et ne vous faites pas attendre pour dîner,

Dit la mère. Et quand on a bien, aux Tuileries,
Vu sous les arbres noirs les toilettes fleuries,
La jeune fille a froid… et vous fait observer
Que le brouillard du soir commence à se lever.

Et l’on revient, parlant du beau jour qu’on regrette,
Qui s’est passé si vite… et de flamme discrète :
Et l’on sent en rentrant, avec grand appétit,
Du bas de l’escalier, – le dindon qui rôtit.

Gerard de Nerval

De: Odelettes, 1834

Gérard de Nerval, seudónimo de Gérard Labrunie, nació en París, el 22 de mayo de 1808.
Poeta, ensayista y traductor, fue quizá el más romántico de todos los poetas franceses.
Durante toda su vida tuvo un espíritu atormentado, la muerte de su madre cuando era un niño marcó su existencia, en los últimos años de su vida, los más fecundos, sufrió graves trastornos nerviosos que le mantuvieron recluido en varias ocasiones en distintos hospitales psiquiátricos, periodos en los que no sólo no mejoraba, si no que empeoraba su locura con la lectura libros de ocultismo, cábala y magia.
Se suicidó ahorcándose de una farola en la rue de la Vieille-Lanterne, de París, en 1855, lo hizo para librar su alma, en la calle más oscura que pudo encontrar, fue el 26 de enero de 1855.

También de Gerard de Nerval en este blog:

«Gerard de Nerval: Antéros»: AQUÍ

«Gérard de Nerval: El desdichado»: AQUÍ

«Gérard de Nerval: ¡Hombre! pensador libre…»: AQUÍ

Obra poética:

Napoléon et la France guerrière, élégies nationales (1826)
Napoléon et Talma, élégies nationales nouvelles (1826)
L’Académie ou les membres introuvables (1826)
Le Peuple (1830)
Nos adieux à la Chambre des Députés ou « allez-vous-en, vieux mandataires » (1831)
Odelettes (1834), Une allée du Luxembourg
Les Chimères (1854)

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.