Pintura

Jean-Baptiste Marie Pierre: Entre el barroco y el rococó romántico

marzo 6, 2018

Clic en la imagen para ver más obras

Jean-Baptiste Marie Pierre

Nació en París, el 6 de marzo de 1714.
Pintor grabador y dibujante, se formó inicialmente en la Real Academia de Pintura y Escultura de París.

Fue un artista muy prolífico tanto en estilos, rococó, romántico, y neoclasicismo, como en las temáticas que practicó, entre otras: históricas, pinturas religiosas y escenas de género.

En 1732 había pintado su primer autorretrato, y en 1734 logró el Premio Roma, gracias a lo que pudo asistir a la Academia francesa en la capital italiana, en la que residió entre 1735 y 1740.

En este tiempo tuvo como maestros a Jean-François Troy y Nicolas Vleughels, y en el que practicó la pintura de caballete y el grabado.
Vleughels le aconsejó pasear por los alrededores de Roma y realizar dibujos de la ciudad y sus gentes, lo que despertó su interés por la pintura de género.

Publicó una serie de láminas en París que tituló ” Figures dessinées d’après nature du bas-peuples à ­Rome”, en la que retrató la vida de los más necesitados.

Ya en París exhibió sus pinturas con regularidad en el Salón de París.
En 1756 donó “La muerte de Harmonía” al Metropolitan de Nueva York, mostrando, muy al gusto de la época de la Revolución Francesa, sobre la Grecia y la Roma clásica.

En 1742 fue admitido como miembro en la Academia de las Artes Francesa, y a la muerte de François Boucher en 1770, le sucedió en el puesto de pintor de cámara de Luis XV.

En 1752, siendo ya un pintor de gran prestigio y reconocido por la crítica, fue nombrado Primer Pintor del duque de Orleans, y en 1754 decoró el teatro privado del duque en el barrio de Saint-Martin.

Entre 1752 y 1757 pintó dos cúpulas en la iglesia de San Roque de París, con temas sobre El triunfo de la religión, una la que cubre la Capilla de la Comunión y de la Asunción de la Virgen, obra de gran monumentalidad que cubre la capilla dedicada a la Virgen, considerada como su obra maestra.

En 1761 fue nombrado caballero de la Orden de San Miguel.
En 1768, pintó en el Palacio de Saint-Cloud pintó el techo en el que representó la historia de Rinaldo y Armida.

Como decíamos su trayectoria fue ecléctica, practicando diferentes estilos, dependiendo de la temática en cada momento, así para sus obras religiosas e históricas aplicó las teorías del barroco italiano; en sus escenas mitológicas utilizó tonos más claros, a los que dotaba efectos de esmalte que se pueden asociar al rococó.

De estas últimas podemos ver dos magnificas obras en el Museo del Prado de Madrid, dos cuadros llamados “bacanales” en las que podemos ver la escenas de las Metamorfosis, de Ovidio, concretamente los amores de Júpiter.

En sus escenas de género podemos ver un enfoque más austero y una parca gama en su paleta.
Ejerció durante dos décadas, una poderosa influencia sobre los artistas de su tiempo, reservándose en esa época sólo para atender encargos reales.

De entre sus alumnos destacan artistas como Étienne-Louis Boullée, Louis-Jacques Durameau, Étienne de La Vallée Poussin, Antoine Vestier, Jean-Baptiste Tierce y Hughes Taraval.
Murió en París, el 15 de mayo de 1789.

*Entrada actualizada y ampliada el 6 de marzo de 2018.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.