Fotografia

Las árboles y las flores de Sevilla

diciembre 11, 2008

Click la imagen para ver album con más fotografías

 Las flores de Sevilla

Pasear por Sevilla es llenarse los ojos de luces y colores, hay una Sevilla monumental, histórica, rica en tesoros de siglos y pueblos que la ocuparon…

Dicen que en el año 1100 a.C. los fenicios se establecieron en Cádiz para comerciar con los naturales del país y de este contacto y comercio surgió Tartesos, la más antigua civilización atlántica, aunque su capital, si la tuvo, no haya llegado hasta nosotros o lo haya hecho bajo los cimientos de Sevilla o acaso de Huelva,  Tartessos vivía de la minería del cobre, la metalurgia del bronce y la ganadería vacuna. Quizá conoció una monarquía y, según Strabón, tuvo leyes escritas en verso.

Fenicios, griegos y cartagineses contribuyeron a su desarrollo y la abrieron al mundo. Fue luego romana durante más de seis siglos (se la llamó Bética por el nombre de su río mayor), la más culta, la más civilizada de las provincias occidentales. De ella salió el primer emperador no romano del Imperio, acaso uno de los mejores, Marco Ulpio Trajano.

Después llegaron vándalos (de ellos parece que tomó su nombre actual) y visigodos, con los que la civilización y la cultura se apaga poco a poco, no obstante el gran esfuerzo que los arzobispos de Sevilla, Leandro e Isidoro, hacen por conservarla. Y por fin árabes y bereberes.

Enamorados de la vida urbana que les ofrece la Bética, los árabes contribuyeron a su resurgimiento reutilizando materiales y formas hispano godas. Durante varios siglos, los de la alta edad media, Córdoba fue la primera ciudad de la Europa Occidental, la más rica, la más culta, sólo superada por Bizancio en el extremo oriental, y las ciudades de al-Andalus (el nuevo nombre que le dieron los árabes), Sevilla, Carmona, Jaén, Granada, Almería… estuvieron entre las mejores.

Desde la más remota antigüedad hasta el siglo XIII hay una continuidad ininterrumpida de civilización y cultura en Andalucía. En Andalucía, en el valle del Tartessos o del Betis o del Guadalquivir, estaba el centro económico, político y cultural de la Península (tan sólo los visigodos, los primeros bárbaros, trasladaron la capital política a la Meseta). Al norte de Sierra Morena (también lejos de las costas mediterráneas) comenzaba la periferia. Hasta que llegaron los nuevos bárbaros e invirtieron el orden.

Fernando III de Castilla conquistó el Valle, Córdoba, Jaén y Sevilla, en el siglo XIII y los Reyes Católicos la Sierra, Granada, en el siglo XV. También los nuevos conquistadores quedaron fascinados por el esplendor de aquella cultura, pero el sistema colonial que impusieron uno y otros destruyó la agricultura y con la agricultura la riqueza toda de Andalucía, las ciudades y los hombres. A partir de entonces Andalucía inicia su declive y los centros de decisión política y económica se trasladan al norte.

De poco le valió a Andalucía que de ella salieran y a ella retornaran los hombres y los barcos que conquistaron y colonizaron el Nuevo Mundo. No había una burguesía capaz de capitalizar ese esfuerzo y riqueza.

La Monarquía, con una dinastía extraña vinculada a intereses foráneos, se empeñó además en una política imperial de espaldas al país que arruinó el Estado, dividió a las gentes y permitió que la riqueza se fuera a Europa. Pero Andalucía aún pudo alumbrar a algunos de los mejores artistas de España y del mundo y remodelar sus ciudades, sobre plantas romanas y árabes, en los siglos XVII y XVIII con las formas que todavía hoy nos maravillan.

… pero a pesar de todo este cargamento histórico, lo que me enamoró de Sevilla, fueron el color de su cielo y las miles de flores y bellos arbustos que durante todo el año se reparten por parques, calles y balcones.

Os dejo algunas de las fotos que hice a lo largo de todo el año que se acaba, jazmines, azahar, jacarandás, pasionarias, Júpiters… es mi Sevilla hermosa, la que me gusta pasear, tempranito y cargar pilas para el resto del día.

 

You Might Also Like

7 Comments

  • Reply Bitacoras.com diciembre 11, 2008 at 1:15 am

    Información Bitacoras.com…

    Si lo deseas, puedes hacer click para valorar este post en Bitacoras.com. Gracias….

  • Reply pligg.com diciembre 11, 2008 at 10:24 am

    Las flores de Sevilla.- | Triana…

    Pasear por Sevilla es llenarse los ojos de luces y colores, hay una Sevilla monumental, histórica, rica en tesoros de siglos y pueblos que la ocuparon…

  • Reply Puskas diciembre 11, 2008 at 8:14 pm

    Triana,me encanta ver tus fotos,deberias dedicarte a ello profesionalmente.Las he «sentido vivas» a través de la pantalla,has captado mariposas,abejorro…,las del pavo real preciosas,los balcones me encantan,todas….,hay un tronco de arbol impresionante.
    Gracias por compartilas.Son bellisimas.Me han relajado.

  • Reply Triana diciembre 12, 2008 at 12:21 am

    Gracias Isa, el tronco del arbol, supongo que te refieres al ombú, arbol originario de Argentina, Uruguay, Brasil y Perú, solo hay dos ejemplares en Sevilla, y creo que muy pocos en España, uno está en el Monasterio de La Cartuja y el otro en los Jardines de los Reales Alcazares.

    Un beso.

  • Reply sergio Astorga diciembre 12, 2008 at 1:41 am

    Triana, tarde pero seguro, al ver tanta flor prendada por Sevilla no tuve más remedio que buscar este poema de Carlos Pellicer, poeta mexicano, de Tabasco, te dejo aquí un fragmento.
    Hay fotografías que intiman con las flores. Felicidades.
    Un abrazo floral
    Sergio Astorga

    DISCURSO POR LAS FLORES

    A Joaquín Romero

    Entre todas las flores, señoras y señores,
    es el lirio morado la que mas me alucina.
    Andando una mañana solo por Palestina,
    algo de mi conciencia con morados colores
    tomó forma de flor y careció de espinas.

    El aire con un pétalo tocaba las colinas
    que inaugura la piedra de los alrededores.

    Ser flor es ser un poco de colores con brisa.
    Sueño de cada flor la mañana revisa
    con los dedos mojados y los pómulos duros
    de ponerse en la cara la humedad de tos muros,

    El reino vegetal es un país lejano
    aun cuando nosotros creámoslo a la mano.
    Difícil es llegar a esbeltas latitudes;
    mejor que doña Brújula, los jóvenes laúdes.
    Las palabras con ritmo —camino del poema—
    se adhieren a la intacta sospecha de una yema.
    Algo en mi sangre viaja con voz de clorofila.
    Cuando a un árbol le doy la rama de mi mano
    siento la conexión y lo que se destila
    en el alma cuando alguien está junto a un hermano.
    Hace poco, en Tabasco, la gran ceiba de Atasta
    me entregó cinco rumbos de su existencia. Izó
    las más altas banderas que en su memoria vasta
    el viento de los siglos inútilmente ajó.

    Estar árbol a veces, es quedarse mirando
    (sin dejar de crecer) el agua humanidad
    y llenarse de pájaros para poder, cantando,
    reflejar en las ondas quietud y soledad

    Último post en la Web de…sergio Astorga…Cuando…

  • Reply Triana diciembre 12, 2008 at 2:53 pm

    Fantastico Sergio, no conocía a Carlos Pellicer, trataré de encontrar mas cosas suyas, porque lo presumo realmente bueno.

    Y esta vez fuiste tu el que diste en el clavo con el poema, el lirio morado es mi flor, la flor, la preferida de entre todas, no solo por razón de su belleza, si no porqué es la flor que nace silvestre por toda la senda del camino rociero en el Coto de Doñana, es la flor de los peregrinos que cada año caminamos hasta la aldea del Rocio, Carretas del «Simpeaco» y varas de eucaliptos que ayudan a caminar por arenas de marisma, van adornadas con lirios peregrinos, asi los llamamos, aun no es tiempo de Rocio, hay que esperar a la primavera para sacar flautas, tamboriles y batas de lunares, calzarse las botas camperas y empezar a andar detras de la Carreta…ahora es tiempo de zambombas y polvorones, pero tu poema me ha hecho desear que llegue pronto mayo.

    Un abrazo de romero, tomillo y jara.

  • Reply pilar Diaz de Vargas y Dyran diciembre 22, 2013 at 3:05 pm

    ! Srvilla de mi alma! Mi mas bello jardin. Fue mi mrjor destino, haber nacido en ti
    Has forjado mi alma. modelado mi voz, y llenado mi vida, de luz y de color

  • Responder a Puskas Cancelar respuesta

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.