Literatura, Poesia

Leopoldo María Panero Blanc: Nació en Madrid el 16 de Junio de 1948

junio 16, 2010

Panero2.jpg

Pavane Pour Un Enfant Défunt

Se diría que está aún en la balaustra del balcón
mirando a nadie, llorando,
Se diría que eres aún visto como siempre
que eres aún en la tierra un niño difunto.
Se diría, se arriesga
el poema por alguien
como un disparo de pistola,
en la noche, en la noche sembrada
de ojos desiertos, los ojos solos
de monstruos. Todos nosotros somos
niños muertos, clavados en la balaustra como por encanto,
como sólo saben esperar los muertos.
Se diría que has muerto y eres alguien por fin,
un retrato en la pared de los muertos,
un retrato de cumpleaños con velas para los muertos.
Pero a nadie le importan los niños, los muertos,
a nadie los niños que viajan solos por el país de los muertos,
y para qué, te dices, abrir los ojos al país de los ciegos,
abrir los ojos hoy,
mañana, para siempre. Era mejor Oeste, tierras vírgenes,
héroes en los ojos
de un cine desesperado, y los dioses que matan a los
hombres feroces,
los dioses más feroces que los hombres
los dioses crueles de la infancia, los dioses
de la inocente crueldad, pensabas que se alimentan de ciegos
y de quienes mendigan su ser en una picaresca sórdida,
si hombres hay, homicida. Pero aventura no hay, lo sabes,
más que por alguien, para alguien, como un poema,
como el riesgo de un vuelo en el aire sin tránsito. Y es por ello
por lo que no hay infancia en el país desierto. Por ello también
por lo que nadie podría jamás sospechar que conservas esa
belleza demente de la infancia, ese furor contra lo útil de tu cuerpo,
y esa mudez en los ojos, esa belleza
sólo vendible al cielo del suicidio, sólo a esos ojos: esa existencia.
Pero la vida sigue como el puente de Eliot,
como un puente de muertos o un flujo
de sombras que se cogen
de la mano ciega en el lodo para saber que están muertos y viven.
Esa vida de la que hablan
en el infierno, entre sí los muertos, los alucinados, los absurdos,
los orgullosos sonámbulos disputando con sangre
una certeza alucinante; es un fuerte dios pardo.
Una basta tragedia que hacen
por navidades, los viejecitos, los difuntos,
con personas de olvido, con máscaras y ritos de otros tiempos,
rótulos de neón y fuegos fatuos: así obra desde entonces,
desde entonces, esa raza
misteriosa que pasa a tu lado sin mirarte o mirarse,
desde entonces, desde el día primero
en que te asomaste con pánico a su delirio. Desde que viven, quizá,
desde que no hay tiempo sino destino y trazo
de vida invulnerable a la decisión de una mirada fuerte.
Quien es visto o quien cae en ese río sordo
es lo mismo, es un muerto
que se levanta día tras día para
mendigar la mirada.
Porque todos llevamos dentro un niño muerto, llorando,
que espera también esta mañana, esta tarde como siempre
festejar con los Otros, los invisibles, los lejanos
algún día por fin su cumpleaños

Leopoldo Maria Panero

Leopoldo María Panero Blanc, nació en Madrid el 16 de Junio de 1948.
Hijo del poeta Leopoldo Panero  y Felicidad Blanc, sobrino del poeta Juan Panero (1908-1937) y hermano del también poeta Juan Luis Panero y Michi Panero.
Panero es el arquetipo de un malditismo cultivado tanto como repudiado,  cuenta con una espléndida biografía de J. Benito Fernández (El contorno del abismo, Tusquets, 1999) y se inserta en la historia literaria, las antologías y los programas académicos.
El joven Leopoldo María, al igual que tantos descendientes de los prohombres del régimen franquista, se siente fascinado por la izquierda radical. Su militancia antifranquista constituirá el primero de sus grandes desastres y le valdrá su primera estancia en prisión»
Precoz y maldito. A la edad de cinco años sorprendía a Dámaso Alonso con sus composiciones poéticas. En los ’60 debió ser internado varias veces en hospitales psiquiátricos, por excesos de drogas e intentos de suicidio. Más tarde diría: «Me autodestruyo para saber que soy yo y no todos los demás». Pertenece, en España, a la generación del ’70, donde figuran autores como Pere Gimferrer, Manuel Vázquez Montalbán, José Miguel Ullán y Félix de Azúa, entre otros. En 2001 la Editorial Visor de España publicó su Poesía Completa 1970 -2000, bajo la edición de Túa Blesa.
Panero tiene más de 14 libros de poemas publicados, algunos ensayos, traducciones y relatos.
Actualmente y tras una vida llena de excesos y circunstancias adversas, reside en el Psiquiatrico de Mondragón

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com junio 16, 2009 at 12:05 am

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:   Leopoldo María Panero Blanc, nació en Madrid el 16 de Junio de 1948. Hijo del poeta Leopoldo Panero  y Felicidad Blanc, sobrino del poeta Juan Panero (1908-1937) y hermano del también poeta Juan Luis Panero y Michi Paner…

  • Reply izaskun junio 17, 2009 at 9:45 am

    Una biograf´´ia maldita vertida en poemas extrordinarios. La mente humana todo un misterio.
    Gracias por tus extraordinarias informaciones, querida Triana.
    UN beso.

  • Reply Triana junio 18, 2009 at 11:36 am

    Sabes Izaskun que Panero me llegó al alma hace mucho tiempo, resurge de sus miserias con como tu dices «peomas extraordinarios»

    Gracias a ti por estar aquí Izaskun.
    Un abrazo muy furte.

  • Reply Leopoldo María Panero: La vida es un cuento de brujas | Trianarts marzo 6, 2014 at 3:20 pm

    […] “Leopoldo María Panero Blanc, nació en Madrid el 16 de Junio de 1948″: AQUÍ  […]

  • Reply Leopoldo Maria Panero: El poeta loco | Trianarts marzo 21, 2014 at 12:56 pm

    […] “Leopoldo María Panero Blanc, nació en Madrid el 16 de Junio de 1948 – Pavane Pour Un … […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.