Refranero y Frases.

Nadine Gordimer: In memoriam

noviembre 20, 2019


«La verdad no siempre es bonita, pero el hambre de ella sí.»
NG

Mi recuerdo para la Premio Nobel sudafricana en el aniversario de su muerte.

Nadine Gordimer

¡Claro que un abogado puede encargarse de un caso así! El individuo tiene derecho a ser juzgado de acuerdo con muchos factores en relación con el acto confeso. Las circunstancias pueden afectar de manera vital el peso de las pruebas indiciarias. El acusado puede juzgarse, pero no puede sentenciarse. Sólo puede hacerlo el juez.

Creo que la gente pierde la capacidad de sorprenderse porque diariamente presencia desastres que suceden en todos lados.

El arte es la única fuerza capaz de reconquistar al ser humano sometido al poder político o a la tecnología.

El escritor se toma un buen tiempo para reflexionar sobre un suceso. Después del impacto de los hechos, pasa por el proceso de la imaginación, pasa por el proceso de incluir personajes imaginarios y a través de ellos descubrir cómo eran sus vidas antes de llegar al momento que aparece en los periódicos y en los noticiarios de hoy. Los antecedentes que recibimos de la televisión y de los periódicos —que a veces son muy buenos— no profundizan tanto, porque siguen viéndolo desde la actitud de que lo inmediato es lo importante.

El problema es que la información no es el entendimiento.

En los países donde la represión prevalece, el escritor no debe censurarse a sí mismo ni darse por vencido, es doloroso, pero hay dos maneras de hacerlo: hay cosas que escribes y guardas en un cajón porque la censura no va a durar eternamente o publicas el libro en algún otro lugar para que el mundo exterior pueda leerlo y entonces regresar, como siempre sucede, para que tu pueblo finalmente lo conozca. Así que puedes hacer eso o encuentras maneras de escribir sobre el tema de un modo en el que, con suerte, puedes evitar la censura. En otras palabras: lo disfrazas.

En nuestra época son pocos los que pueden mantener el valor absoluto de un escritor sin referirse a un contexto de responsabilidad. El exilio como modalidad del genio ya no existe.

La ficción es una exploración del ser interior. (…) Los escritores llegan a conocer las cosas por medio de ciertas facultades que tienen. Eso es la vida interior. De eso están hechas las novelas, pero los escritores no sabemos cómo llegamos a ello. Creo que en parte se trata de un sentido de observación especialmente agudo que tenemos incluso desde la infancia.

La poesía es a la vez un escondrijo y un altavoz.

La violencia es el infierno común a todos los que están asociados a ella.

Las mujeres blancas sudafricanas son inferiores a las ratas, muy cercanas a las plantas, con la capacidad justa para ser violadas en un acto de preservación.

Los comunistas son los últimos optimistas.

Los jueces son personas susceptibles. Ejeee… ¿Sabéis? Se cansan, como nosotros, cuando insistes y ellos ya han tomado la decisión. Hay un momento en que… ¿Me seguís? El juez está sentado con sus asesores y el veredicto ya está allí. No le afectarán más testigos. Hemos causado ya una impresión concreta con nuestros testigos, con el interrogatorio a los testigos de la acusación.

(…) Lo que querían de él era astucia, un tipo especial de habilidad que un lego no podía tener y que la gente con prejuicios generalizadores que ambos acostumbraban a encontrar desagradables atribuía a los abogados que pertenecían a determinadas razas: judíos o indios, para ser exactos. ¿Un abogado negro podía tener los mismos recursos secretos? ¿Era una agudeza que se adquiría mediante la formación y la práctica legal? ¿O era algo que formaba parte de un estereotipo racial que tuvo su origen en la necesidad de estas razas concretas de encontrar medios para derrotar las leyes que los discriminaban?

Los sentimientos quedan para aquellos que no saben cuál es el paso siguiente.

Nadie conoce a nadie lo suficiente como para convertirlo en un personaje, ni siquiera a la persona con la que vives durante muchos años: esposo, amante, esposa, tus propios hijos… hay cosas acerca de ellos que nunca llegas a saber y hay cosas en ti que ellos nunca llegan a vislumbrar. Es imposible conocer a alguien por completo para reproducirlo como personaje.

«Opresión». «Rebelión». «Traición». Usaba grandes palabras como suele hacer la gente, sin saber lo que pueden representar.

Según mi opinión, escribimos —y me atrevo a hablar por los novelistas vivos y muertos— porque estamos en un proceso de descubrimiento, explorando la vida, a los seres humanos, a la historia que ellos hacen y que los hace.

Siendo estudiante universitario descubrí por fin la solución a la espantosa contradicción que conocía desde que iba a la escuela y se esperaba que no tuviera en la cabeza nada más conflictivo que mi situación en el equipo de rugby. Me refiero a la contradicción de mi pueblo —el pueblo afrikaner— y del pueblo blanco en general de nuestro país, que idolatra al Dios de la Justicia y practica la discriminación en virtud del color de la piel; profesa la compasión del Hijo del Hombre y niega la humanidad de los negros entre los que vive. La contradicción que escinde los fundamentos de mi vida, que me imposibilitaba verme a mí mismo como un hombre entre los hombres, con todo lo que implica de conciencia y responsabilidad…

Nadine Gordimer

Nadine Gordimer nació en Springs, Sudafrica, el 20 de noviembre de 1923.
Nacida en el seno de una familia de inmigrantes judíos de clase media, en una población minera cerca de Johannesburgo, trató fundamentalmente en su obra literaria el tema de los conflictos interétnicos y el apartheid en su país.
Fue galardonada con el Premio Nobel de literatura en 1991.
Murió en Johannesburgo, el 13 de julio de 2014.

Bibliografía:

La suave voz de la serpiente (1956)
Seis pies de tierra (Six Feet of the Country, 1956)
Mundo de extraños (A World of Strangers, 1958)
La huella del viernes (Friday’s Footprint, 1960)
Ocasión para amar (Occasion for Loving, 1963)
No para publicarlo (Not for Publication, 1965)
El desaparecido mundo burgués (The Late Burgeois World, 1966)
A Guest of Honour (Un invitado de honor ) (1970)
Livingstone’s Companions (1971)
El conservador (The Conservationist, 1974)
Selected Stories (1975)
La hija de Burger (Burger’s Daughter, 1979)
Soldier’s Embrace (1980)
Gente en Julio (July’s People, 1981)
Something Out There (1984)
A Sport of Nature (1987)
La historia de mi hijo (My Son’s Story, 1990)
Nadie que me acompañe (No one to Accompany Me, 1994)
The House Gun (Un arma en casa ) (1998)
El encuentro (2002)
Saqueo (2004)
Atrapa la Vida (2006)
Contar Cuentos (2007)
Beethoven tenía algo de negro (2008)

*Entrada publicada en este blog, el 14 de julio de 2014. Ha sido actualizada y ampliada el 20 de noviembre de 2019.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.