Pintura

Manuel López-Villaseñor: Realismo crítico

abril 18, 2018

Click en la imagen para ver más obras

“Todo hombre sensible aspira a dejar por esta tierra, huella de su paso por ella. Mi descendencia son mis propias obras, producto de una irreprimible vocación, de un esfuerzo por aproximarme con ellas a lo más intimo de los seres y de las cosas que nos rodean, en mi intento de acercamiento a una Humanidad muchas veces sufriente, pero vislumbrando siempre una posible esperanza.”
MLV

Manuel López-Villaseñor

Manuel López-Villaseñor y López-Cano nació en Ciudad Real, 28 de junio de 1924.
Padeció una parálisis infantil que le obligó a estar en cama durante mucho tiempo y que le impidió tener una infancia como la de cualquier niño, su única distracción era el dibujo, que se convirtió en el motor de su vida.

Con sólo once años obtuvo el Primer Premio de la Asociación de la Prensa de la Muestra “Arte infantil manchego”.
Realizó el bachillerato acabada la guerra civil española, siendo alumno brillante en dibujo artístico. Continuó su formación en la Escuela de Arte de Ciudad Real y gracias a una beca de la Diputación Provincial se traslada a Madrid para continuar sus estudios en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Muy pronto empezó a conseguir premios en certámenes y muestras de pintura.
En 1951 expuso por primera vez en solitario en la Sala Macarrón de Madrid y en Ciudad Real y participó en varios Concursos Nacionales de Pintura.
En 1949, ganó la oposición de la Pensión Roma y viajó a Italia, donde estudió a los maestros del Treccento italiano, especialmente a Masaccio  y Piero de la Francesca.

En 1950 participó en la Bienal de Venecia, en la “Mostra delle Accademie”, en Roma, y en la Selectiva de Artistas Españoles en la Sala “Feria”, en Roma y en Nápoles.
En 1951 obtuvo un premio en la I Bienal Hispano-Americana de Arte.

Viajó por Inglaterra, Francia, Bélgica y Holanda.
Gracias a su óleo “El Cuerpo del Mártir” logró la Primera Medalla de Oro en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1952; ese mismo año, obtuvo el Primer premio de la Exposición Internacional de Agrigento, en Italia.
Expuso en Messina, Italia, con un grupo internacional de artistas seleccionados por el E. N. I. T.

En 1953 volvió a España, estableciendo su residencia en Madrid.
En las décadas de 1950 y 1960, es influído por la pintura de Vázquez Díaz y realizó numerosos viajes interesado en conocer las vanguardias europeas.
En 1954 logró importantes premios y expuso en Zaragoza y Bilbao. Pintó también en este año el mural de la Basílica de Atocha, en Madrid e inicia otros en la Diputación de Zaragoza con temas de la historia de Aragón.

En 1955 obtuvo el “Premio Ibarra” y expuso en Madrid; decoró los salones de un trasatlantico y recibió un premio en el Salón de Otoño de Sevilla por su “Multiplicación de los panes y los peces”.
En 1956 se le concedió el Premio “Valdés Leal” y fue nombrado académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.
En los años siguientes, se sucedieron premios y distinciones nacionales e internacionales.

En 1959 logró la cátedra de Pintura Mural y Procedmientos Pictóricos en la Facultad de Bellas Artes de Madrid, puesto que desempeña hasta su jubilación en 1989.
En 1971 fue nombrado hijo predilecto de Ciudad Real y a partir de 1982, miembro del Instituto de Estudios Manchegos, dependiente del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Murió en Torrelodones, Madrid, el 18 de abril de 1996.
En la pintura de López-Villaseñor, se pueden distinguir a grandes rasgos tres etapas, la primera, en la que principalmente realizó interiores y retratos, una segunda con escenas de la vida cotidiana y en la tercera, esencialmente, pintura mural.

De la segunda etapa, encuadradas en el llamado “Realismo crítico”, el artista plasmó escenas duras, en casi todas hay dolor, en la mayor parte de los casos tortuosas y densas, dotadas de una gran fuerza y carga emotiva.

Los herederos del pintor, donaron al Ayuntamiento de Ciudad Real, 162 obras para el museo que lleva su nombre en la capital manchega, que posee casi cuatrocientas de las más de setecientas que realizó el artista.
El Museo se encuentra ubicado en la calle de Los Reyes, número 11 de Ciudad Real, en la que fuera la Casa de Hernán Pérez del Pulgar, la más antigua de la ciudad, construida en el siglo XV.

Horarios del museo:

Del 1 de Septiembre al 31 de Marzo, de 10 a 14 y de 17 a 20 h.
Del 1 de Abril al 14 de Julio, de 10 a 14 y de 18 a 21 h.
Del 15 de Julio al 31 de Agosto, de 9 a 14 horas.
Domingos, de 10 a 14 horas.
Lunes y Festivos: Cerrado
Entrada libre.
El Ayuntamiento de Torrelodones dio el nombre de “Sala Villaseñor” a la Gran Sala de Exposiciones de la Casa de Cultura.

“La obra de caballete de López-Villaseñor osciló entre el surrealismo y el post-cubismo de pocos planos, y se compone casi enteramente de interiores y retratos. A medida que fueron pasando los años fue abandonando esta estética para centrarse en una pintura próxima al realismo mágico, con figuras cotidianas extraídas de un entorno familiar, cercano y entrañable: ancianos de manos entrelazadas, pero no elude tampoco lo tétrico y sombrío (por ejemplo, en “¿Y qué?”, donde muestra un cuerpo muerto sobre una mesa en una sala de autopsias; se sirve de una impecable técnica y gusta de los colores secos y terrosos, grises y ásperos. Le caracteriza la crueldad y cierto tono tétrico en el tratamiento de los motivos; su estética conjuga un Surrealismo de cuidada composición con una pincelada realista y el Expresionismo en los temas. Se han hecho justamente famosos sus cuadros sobre el metro y los hospitales, donde la luz juega un gran papel simbólico, así como sus implacables retratos, donde sobrenada a veces la ternura por encima de una crueldad cercana al tremendismo y la denuncia social.” (Wikipedia)

*Entrada publicada en este blog el 27 de agosto de 2012. Ha sido actualizada y ampliada el 17 de abril de 2018.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com agosto 27, 2012 at 2:47 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Click en la imagen para ver más obras “Todo hombre sensible aspira a dejar por esta tierra, huella de su paso por ella. Mi descendencia son mis propias obras, producto de una irreprimible vocación, de un esfuerzo por apro……

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.