Uncategorized

Mujeres pintoras: La sudafricana Maud Sumner

abril 8, 2022


Clic en la imagen para ver más obras

Maud Sumner

Maud Frances Eyston Sumner nació en Johannesburgo, Sudáfrica, el 16 de septiembre de 1902.


Está considerada como una de las artistas sudafricanas más internacionales, debido a su experiencia de vida francesa, inglesa y sudafricana.


Aunque quiso desde temprana edad convertirse en artista, tras finalizar su educación en Roedean en Johannesburgo, obtuvo una licenciatura en Literatura Inglesa en la Universidad de Oxford por insistencia de su padre, de 1922 a 1925.


Más tarde estudió pintura en la Escuela de Arte de Westminster.


Atraída por el escenario artístico francés, se trasladó a París en 1926, donde estudió durante cuatro años en la Académie de la Grande Chaumière.


Formó parte del movimiento artístico llamado Ateliers d’Art Sacré, y se apasionó por el nuevo estilo de pintura enseñado por los maestros George Desvallieres y su co-fundador Maurice Denis.


Sus primeros trabajos reflejan su interés por la obra de Pierre Bonnard y Édouard Vuillard, así como por otros artistas franceses de vanguardia de la École de Paris.


Se sumergió en la calidez del intimismo francés, centrándose en interiores de estudio y varios tipos de composiciones de naturaleza muerta.


Fue diseñadora para el fabricante de vidrieras Goddard & Gibbs.
Se sintió atraída por las escenas cotidianas impregnadas de trasfondo religioso.


Expuso por primera vez de forma individual, en la Galerie Druet de París en 1932.


Un viaje a España en 1936 le proporcionó material nuevo y la obra de El Greco la influenció profundamente.


Pasó los años de la Segunda Guerra Mundial en Johannesburgo y, al regresar a su estudio en París en 1947, notó un creciente énfasis en la abstracción y el color realzado en la escena artística de la ciudad.


Su obra dio un giro hacia una mayor fragmentación, influenciada por la obra de su amigo, el artista Paul Berçot, y los pintores rayonistas.


La primera de muchas visitas a Namibia en 1965 anunció otro cambio en su trabajo,  la luminosidad del espacio y el silencio, se convirtieron en temas dominantes, con formas que se disolvían en luz y color.


Aunque se había separado del mundo del arte sudafricano, Walter Battiss la invitó con el New Group en 1938.


Comenzó a viajar al desierto de Namibia en la década de 1960. Esmé Berman describe sus pinturas de Namibia de este período, como algunas de las mejores obras de una de las partes más activas de su carrera.


La Suid-Afrikaanse Akademie vir Wetenskap en Kuns, le otorgó la Medalla de Honor en noviembre de 1971, acompañada de una exposición semiretrospectiva sensacionalmente exitosa en la Asociación Sudafricana de Galerías de Arte en Pretoria.


Regresó a Sudáfrica regularmente, a veces durante un año, para visitar a su familia, pintar y exhibir su trabajo, un patrón que repitió durante la mayor parte de su vida.


Era una católica devota, y ejecutó una serie de diseños para vidrieras de iglesias y pinturas sobre temas religiosos, incluidas las catorce estaciones del Vía Crucis para la catedral de Santa María en Ciudad del Cabo en la década de 1960.


Fue solo en sus últimos años que los vastos espacios, la simplicidad y el color intenso de su Sudáfrica natal comenzaron a influir en su arte.


Recibió la Medalla de Honor de la ‘Suid-Afrikaanse Akademie vir Wetenskap en Kuns’ en noviembre de 1971.


Durante su estancia en París en 1978, fue diagnosticada con el síndrome de Guillain-Barré.


Murió a principios de enero de 1985 en su casa de Melrose, en Johannesburgo.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.