Pintura

Óscar Domínguez: El surrealismo y la decalcomanía

enero 3, 2019

Click en la imagen para ver más obras

Óscar Domínguez

Nació en Tacoronte, Tenerife, el 3 de enero de 1906.
Al poco de nacer se trasladó junto a su familia a La Laguna, las playas negras de ésta están representadas en muchas de sus obras.

Formó parte de la llamada Escuela de París.
Comenzó a pintar muy joven, su primer autorretrato esta fechado en 1926.

En 1927 su padre lo envió a París, donde se hizo cargo de él su tía Antonia, que estaba casada con el pintor Alvaro Fariña.

Entró en contacto y se relacionó con pintores del movimiento surrealista, especialmente con André Bretón, hasta que fue postergado por este grupo, después de conocer y aproximarse a la obra de Pablo Picasso.

De todas formas, es evidente que el surrealismo marcó toda su obra.  Así mismo, conoció y frecuentó a Paul Euard y a Man Ray.

Expuso en el Círculo de Bellas Artes de Tenerife, en 1928 junto a Lily Guettam y realizó su primera muestra individual en 1933.

En la temática de sus pinturas, se evocan con frecuencia volcanes, grutas y la flora y fauna típica de sus islas; así como latas de conserva, imperdibles, revólveres, flechas, leones y toros que conforman sus objetos surreales.

En 1934 se unió al círculo de André Bretón y se adentra por completo en el surrealismo de sus grandes referentes: Salvador Dalí, Max Ernst, Yves Tanguy, el rumano Víctor Brauner, el chileno Roberto Matta y Pablo Picasso.

De la influencia de Salvador Dalí, son por ejemplo «Drago», de 1933, «Máquina de coser electrosexual»,  de 1935, y la más representativa, «Cueva de guanches»,  de 1935, actualmente en el Museo Reina Sofía de Madrid.

En 1936 dio a conocer sus decalcomanías, técnica que consiste en introducir gouache negro líquido entre dos superficies, presionándolas de modo incontrolado, técnica que adoptaron inmediatamente los surrealistas, influyendo posteriormente en el expresionismo abstracto.

En una visita a Barcelona ese mismo año, hizo amistad con Remedios Varo, Esteban Francés y Manuel Viola.

Al estallar la guerra civil española se refugió inicialmente en Tenerife, huyendo a París en un barco frutero, provisto de documentación falsa.

Ya en París, pasó en esta ciudad casi el resto de su vida.

Allí comenzó una etapa nueva en sus cuadros, el llamado «periodo cósmico» , catalogado como uno de los más interesantes de su obra, y afianzó su amistad con Pablo Picasso.

Cuando se inició la Segunda Guerra Mundial, y para huir de los nazis, se refugió en Marsella.

A su regreso a París colaboró con el grupo surrealista clandestino «La Main à Plume», y conoció a  Giorgio de Chirico.

En ese tiempo, pintó, «El mapamundi», «Toro moribundo» y «El revólver»;  también ilustró, lustró con aguafuertes «Poésie et verité» (París: Les nourritures terrestres, 1947), de Paul Éluard.

Como casi todos los artistas españoles exiliados, participa en 1945 en el «Salon des surindépendants».

Poco después, rompió con el Surrealismo y con André Bretón, como decíamos anteriormente influenciado por la obra de Picasso.

Sus últimos años, estuvieron inmersos en la locura, tras detectársele una acromegalia, enfermedad degenerativa que deformó sobre todo su cráneo  haciendo crecer extraordinariamente su cabeza.

Al finalizar la II Guerra Mundial le son rendidos homenajes en Alemania y Checoslovaquia. En 1953, escribe: «Este año ha sido una cosa terrible; he perdido más de diez amigos que quería profundamente».

Se suicidó en la noche de fin de año de 1957 en París, cuando estaba completamente borracho, cortándose las venas en el baño, en una fiesta que daba en su casa su amiga, la Vizcondesa de Noaffles.

Está enterrado en el «Panteón de los Noailles» del cementerio de Montparnasse, junto a otros artistas.
«Patrick Waldberg escribió sobre él en 1957: «Ciertamente feroz por la prodigiosa avidez de ser, por la incesante necesidad de atrapar el instante y engullirlo en el gozo, con la furia del tigre que sostiene una presa en sus garras. También melancólico por el conocimiento amargo de los juegos del deseo y la saciedad. Indignado por carecer de alas, por vivir prisionero entre las leyes de un mundo regido por la razón».

Actualmente, está considerado como uno de los mayores exponentes mundiales de la vanguardia histórica española que se gestó en París en las primeras décadas del siglo XX.

Su aportación más importante al surrealismo fue la invención de la decalcomanía o calcomanía, técnica en la que el automatismo psíquico tenía un protagonismo absoluto.

*Esta entrada fue publicada en este blog el 7 de febrero de 2011. Ha sido actualizada y ampliada el 9 de enero de 2017.

You Might Also Like

4 Comments

  • Reply Bitacoras.com febrero 7, 2012 at 8:21 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Click en laimagen para ver más obras Óscar Domínguez Nació en Tacoronte, Tenerife, el 3 de enero de 1906. Al poco de nacer, se trasladó junto a su familia a La Laguna, las playas negras de esta, están referenciadas en m……

  • Reply Subrayados a “Una aproximación a la nueva narrativa en Canarias” « Mierda Perro, literatura canaria a punta de calima abril 26, 2012 at 12:48 am

    […] receptiva que luego se ha anulado por razones que aún es preciso determinar.   Sobre Óscar Dominguez Enlaces sobre Jorge Rodríguez Padrón, 1, 2 (mujer y poesía hispanoamericana), 3 (en Islas en […]

  • Reply Eduardo Pisano: Expresionismo español en Montparnasse » Trianarts abril 18, 2015 at 5:53 pm

    […] de nuevo en Montparnasse y comenzó a acudir a las tertulias del cafe Select, que dirigía Oscar Dominguez y que frecuentaban, Pedro Flores, Colmeiro, Gines Parra, y Joaquin Peinado, entre […]

  • Reply Juan Luis Hernandez Mancha julio 17, 2019 at 10:00 pm

    Impresionante Óscar!!!

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.