Poesia

Novalis: El extranjero

mayo 2, 2018

“Hay en la piedra un signo misterioso
grabado en el fondo de su sangre ardiente.
es como un corazón en que estuviera
grabada la imagen de la desconocida…”
N

Mi recuerdo al poeta romántico alemán en el aniversario de su nacimiento.

“El extranjero”

Dedicado a la Señora del Consejero de Minas von Charpentier

Cansado estás y frío, oh extranjero, y no pareces
adaptado a este cielo. Vientos más calientes
soplan que en tu patria, y más libre
en otro tiempo se alzaba el pecho joven.

¿No expandía la vida allí su colorido
por el campo sereno y la eterna primavera?
¿No tendía allí la paz sus densos hilos?
¿No florecía allí eternamente lo que una vez brotó?

Oh, buscas en vano. Se ha hundido
aquella tierra celestial. Ningún mortal
conoce ya el sendero inaccesible
que el mar ha sumergido para siempre.

Muy pocos de los tuyos han logrado
ponerse a salvo del feroz oleaje. Están dispersos
aquí y allá, y esperan
mejores tiempos para reencontrarse.

Ten voluntad y sígueme. Te ha sido
favorable el destino que aquí te ha conducido.
Gentes de tu tierra hay aquí, y que en silencio
celebran una fiesta entrañable.

No puedes sin embargo entender cómo sus corazones
allí se unían. Ves brillar en sus rostros
inocencia y amor, igual
que en otro tiempo allí en la patria.

Más clara se alza tu mirada. La tarde se despliega
como un sueño amistoso, y transcurre veloz
en dulce charla, y entre tanto
tu corazón se funde con la bondad que reina.

Mirad. Está aquí el extranjero. De una misma tierra
a la que pertenecéis se siente desterrado. Horas sombrías
han pasado por él. Muy pronto
se ha acabado para él el día feliz.

Con gusto permanece entre los suyos.
Feliz celebra entre ellos la fiesta del hogar.
La primavera, que fresca florece
en torno de sus padres, le cautiva.

Vuelva a celebrarse la fiesta entre nosotros,
antes de que la madre, disgustada, se aleje
de los hijos que lloran, y por sendas oscuras
siga al guía que la lleve a la patria.

Que el hechizo que estrecha vuestro lazo
no ceda, y los que lejos están
lo disfruten también, y todos juntos
caminéis felices por un mismo camino.

Esto es lo que el huésped desea, pero ha hablado el poeta
en su lugar, porque prefiere permanecer callado
cuando está contento y anhela la venida
de los seres que quiere y que están lejos.

Permaneced amables con el extranjero.
Escasas alegrías le están deparadas.
Rodeado de personas amigas espera con paciencia
el día de su gran nacimiento.

Novalis

De: “Poemas tardíos”
Traducción de Antonio Pau
Editorial Linteo 2011 ©
ISBN: 978-84-96067-68-4 (De la primera edición)

Friedrich Freiherr von Hardenberg, nombre real de Novalis, nació en el Castillo de Oberwiederstedt, Sajonia, Alemania, el 2 de mayo de 1772.
Encuadrado en el primer Romanticismo, fue uno de los pocos poetas que alcanzó fama y veneración, casi de santidad, debido quizá a su biografía casi legendaria, leyenda que crearon sus propios amigos, convirtiéndolo en un icono del espíritu romántico tras su muerte muy temprana.
Es conocido como “el poeta del alma” o “el hombre de la flor azul“.
Fue un iniciado en todas las ciencias e hizo de ellas un uso particularísimo, como nos lo hace ver su predilección por las matemáticas.
Todas las tendencias profundas de su ser lo impulsaban a buscar, con ayuda de las adquisiciones científicas más diversas, una fórmula del universo, única y soberana…
Espíritu religioso ante todo, encariñado con los secretos y los progresos del alma, atrajo hacia su experiencia personal lo que para otros no pasaba de comprobación objetiva.
“Fue un gran iniciador de los filósofos de la naturaleza superándolos a todos”, dijo de él Albert Béguin.
Contradictorio en todo caso, místico profano y libertario religioso, nos dejó un legado extenso de aforismos y comentarios.
Murió de tisis en Weißenfels el 25 de marzo de 1801.

También de Novalis en este blog:

“Novalis: ¿Qué hubiera sin tí sido? me pregunto.”: AQUÍ

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.