Poesia

Rudyard Kipling: La carga del hombre blanco

diciembre 30, 2017

«Si a tu caudal se contraponen diques,
date una tregua. ¡Pero no claudiques!»

RK

«La intuición de una mujer es más precisa que la certeza de un hombre»
RK

Recordando al Premio Nobel en el aniversario de su nacimiento.

«La carga del hombre blanco»

Llevad la carga del Hombre Blanco.
Enviad adelante a los mejores de entre vosotros;
Vamos, atad a vuestros hijos al exilio
Para servir a las necesidades de vuestros cautivos;
Para servir, con equipo de combate,
A naciones tumultuosas y salvajes;
Vuestros recién conquistados y descontentos pueblos,
Mitad demonios y mitad niños.

Llevad la carga del Hombre Blanco,
Con paciencia para sufrir,
Para ocultar la amenaza del terror
Y poner a prueba el orgullo que se ostenta;
Por medio de un discurso abierto y simple,
Cien veces purificado,
Buscar la ganancia de otros
Y trabajar en provecho de otros.

Llevad la carga del Hombre Blanco,
Las salvajes guerras por la paz,
Llenad la boca del Hambre,
Y ordenad el cese de la enfermedad;
Y cuando vuestro objetivo este más cerca
En pro de los demás,
Contemplad a la pereza e ignorancia salvaje
Llevar toda vuestra esperanza hacia la nada.

Llevad la carga del Hombre Blanco.
No el gobierno de hierro de los reyes,
Sino el trabajo del siervo y el barrendero,
El relato de cosas comunes.
Las puertas por las que vosotros no entrareis,
Los caminos por los que vosotros no transitareis,
Vamos, hacedlos con vuestra vida
Y marcadlos con vuestra muerte.

Llevad la carga del Hombre Blanco,
Y cosechad su vieja recompensa
La reprobación de vuestros superiores
El odio de aquellos que protegéis,
El llanto de las huestes que conducís
(¡Tan laboriosamente!) hacia la luz:
“Oh amada noche egipcia,
¿Por qué nos librasteis de la esclavitud?,

Llevad la carga del Hombre Blanco,
No oséis rebajaros,
Ni clamar ruidosamente por la Libertad,
Para encubrir vuestro cansancio.
Por todo lo que gritáis o susurráis,
Por todo lo que hagáis o dejéis de hacer,
Los silenciosos y descontentos pueblos
Os juzgarán a vuestro Dios y a vosotros.

Llevad la carga del Hombre Blanco,
Olvidad esos tiempos de la infancia,
Los laureles ligeramente concedidos,
La fama fácil y sin fundamento;
Venid ahora, a buscar vuestra hombría,
A través de todos los años ingratos,
Frutos, aguzados con la costosa sabiduría,
El juicio de vuestros compañeros.

Rudyard Kipling

Poema original en inglés:

«The White Man’s Burden»

Take up the White Man’s burden
Send forth the best ye breed
Go bind your sons to exile
To serve your captives’ need;
To wait in heavy harness,
On fluttered folk and wild
Your new-caught, sullen peoples,
Half-devil and half-child.

Take up the White Man’s burden
In patience to abide,
To veil the threat of terror
And check the show of pride;
By open speech and simple,
An hundred times made plain
To seek another’s profit,
And work another’s gain.

Take up the White Man’s burden
The savage wars of peace
Fill full the mouth of Famine
And bid the sickness cease;
And when your goal is nearest
The end for others sought,
Watch sloth and heathen Folly
Bring all your hopes to nought.

Take up the White Man’s burden
No tawdry rule of kings,
But toil of serf and sweeper
The tale of common things.
The ports ye shall not enter,
The roads ye shall not tread,
Go mark them with your living,
And mark them with your dead.

Take up the White Man’s burden
And reap his old reward:
The blame of those ye better,
The hate of those ye guard
The cry of hosts ye humour
(Ah, slowly!) toward the light:
«Why brought he us from bondage,
Our loved Egyptian night?»

Take up the White Man’s burden
Ye dare not stoop to less
Nor call too loud on Freedom
To cloke (1) your weariness;
By all ye cry or whisper,
By all ye leave or do,
The silent, sullen peoples
Shall weigh your gods and you.

Take up the White Man’s burden
Have done with childish days
The lightly proferred laurel,
The easy, ungrudged praise.
Comes now, to search your manhood
Through all the thankless years
Cold, edged with dear-bought wisdom,
The judgment of your peers.

Rudyard Kipling

Joseph Rudyard Kipling nació en Bombay, el 30 de diciembre de 1865.
Se le recuerda sobre todo por sus relatos y poemas sobre los soldados británicos en la India y la defensa del imperialismo occidental, y por sus cuentos infantiles.
Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1907, siendo el primer británico en lograrlo y el más joven hasta entonces en recibirlo.
Murió en Londres, el 18 de enero de 1936.

También de Ruydard Kipling en este blog:

«Si, de Ruydard Kipling»: AQUÍ

«Rudyard Kipling: Sus frases»: AQUÍ

You Might Also Like

3 Comments

  • Reply Bitacoras.com diciembre 30, 2012 at 1:39 am

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “Si a tu caudal se contraponen diques, date una tregua. ¡Pero no claudiques!” “La intuición de una mujer es más precisa que la certeza de un hombre” RK Recordando a Rudyard Kipling en el aniversario de su nacimient……

  • Reply Ruydard Kipling: Si… | Trianarts diciembre 30, 2013 at 1:32 am

    […] “Recordando a Rudyard Kipling: La carga del hombre blanco”: AQUÍ […]

  • Reply Edward John Poynter: Prerrafaelita y Academicista | Trianarts agosto 8, 2014 at 1:11 pm

    […] Su hermana Georgiana, se casó con Edward Burne-Jones; su hermana Alice era la madre del poeta Rudyard Kipling y su hermana Luisa era madre del tres veces Primer Ministro del Reino Unido Stanley […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.