Poesia

Thomas Campbell: Amor y Locura

julio 27, 2018

“El suceso futuro proyecta su sombra”
TC

Mi recuerdo al poeta lakista británico en el aniversario de su muerte.

“Amor y Locura”

¡Escuchad! ¡Desde las almenas de las lejanas torres
La solemne campana ha golpeado en la medianoche!
Arrebatado de las visiones de su inquieto sueño,
El pobre Broderick despierta, y se lamenta en soledad.

Cesad, Memoria, cesad (sin amigos y apenada llora)
De castigar este pecho abrumado con severas pruebas.
Oh, nunca cesa mi alma pensativa al extraviarse
En los brillantes campos de la Fortuna, en los días mejores,
Cuándo la esperanza era joven, y la música de la mente
Alababa todos sus encantos, y Errington era agradable.

Sin embargo puedo cesar, mientras temblorosa me agito,
De suspirar y murmurar tu nombre melancólico.
Oigo tu espíritu en cada gemido de la tormenta.
En las sombras nocturnas veo pasar tu figura,
Pálida como los condenados en su triste locura.
Veo en lo profundo de tu corazón perjuro, el sangriento acero.

¡Demonios de la Venganza! Bajo vuestro mando
Empuñé la espada con algo más que delicadas manos,
Decid: ¿es la vacilante voz de la piedad,
O es aquel húmedo horror el propósito del alma?
¡No! Mi corazón salvaje se sentó triste sobre la llanura,
Hasta que el Odio complete lo que el Amor comenzó.

Si, dejad que el seno frío que nunca supo
De la ternura súbita y generosa de la naturaleza,
Mezclando la piedad con la hiel de la burla,
Condene este corazón que sangró con amor abandonado.

¡Y vosotros, orgullosos, cuyas almas no agitan la alegría,
Salvad con brillante encanto el homenaje del enamorado!
Plácidos ídolos de un sendero sangrante,
Vuestros cálidos sentimientos pueden ser huéspedes del dolor,
Cuando el inocente, fiel corazón, inspire la prueba
De la amistad refinada, la tranquila delicia del amor;
Y sientan que sus tiernas cadenas os desgarran con angustia,
Quebrando el perjurio del orgullo en inhumano desprecio.

Decid, entonces ¿el piadoso Cielo condena tus lágrimas,
Cuando la Venganza te ordena, enamorado, sangrar?
Largo tiempo he visto surgir tu oscura aprensión,
Con el pecho desgarrado y tus votos despreciados,
Triste, lloré con mi amigo, el amante cambiado,
Tu mirada era fría, altiva y extraviada,
Hasta que el refugio de tu amor me fue arrebatado,
Entonces erré sin esperanzas, sin amigos, en soledad.

¡Oh, Cielo de los Justos! ¡Fue entonces cuando mi alma torturada
Cedió su control y dio lugar a la ira más descontrolada!
¡Adiós a la silenciosa mirada, a los ojos extraviados,
A las planicies murmurantes, a lo profundo de tu corazón perjuro!
El largo sueño despierta los actos de la Venganza;
Él grita, él cae, su desgarrado corazón sangra.
Ahora, la última sonrisa de la agonía se ha borrado,
Pálido y ensangrentado duerme, y no despertará jamás.

¡Está Hecho! ¡La llama del odio ya no arderá:
La vida regresa, pero es demasiado tarde para comenzar!
¿Por qué mi alma siente el vago vuelo de la aflicción?
¡Tembloroso y débil, suelto el culpable acero!
Frío sobre mi corazón yace la mano del terror,
Y sombras de horror se agitan ante mis lánguidos ojos.

¡Oh, fue el asesinato la más amarga de las espigas!
¿Retornará la justa ira del frío espíritu de Broderick?
Siempre un fiel amigo, un amante tierno que ha caído.
¿Dónde brilló el Amor no podría habitar la Piedad?

¡Juventud desdichada! Mientras su palidez asciende
Para observar el profundo y silencioso reposo del crepúsculo,
Tu espectro insomne, respirando desde la tumba,
Predice mi suerte y me convoca a la oscuridad.
Una vez más veo tu lúgubre espíritu de pie,
Tus ojos oscuros y tus manos lívidas que me llaman.

Pronto, este efímero eco de la llama vital
Olvidará su lánguida melancolía.
Pronto, estos ojos húmedos cerrarán sus ventanas.
¡Bienvenido el largo reposo de las noches sin sueños!
Pronto, este desgastado lamento callará;
Porque en el calmo letargo del ocaso
Hasta el Dolor se olvida de llorar.

Thomas Campbell

Desconozco el autor de la traducción

Poema original en inglés:

“Love And Madness”

Hark ! from the battlements of yonder tower
The solemn bell has tolled the midnight hour !
Roused from drear visions of distempered sleep,
Poor Broderick wakes—in solitude to weep !

“Cease, Memory; cease (the friendless mourner cried)
To probe the bosom too severely tried !
Oh ! ever cease, my pensive thoughts, to stray
Through tie bright fields of Fortune’s better day,
When youthful Hope, the music of the mind,
Tuned all its charms, and Errington was kind !

Yet, can I cease, while glows this trembling frame,
In sighs to speak thy melancholy name !
I hear thy spirit wail in every storm !
In midniglit shades I view thy passing form !
Pale as in that sad hour when doomed to feel !
Deep in thy perjured heart, the bloody steel !

Demons of Vengeance ! ye, at whose command
I grasped the sword with more than woman’s hand
Say ye, did Pity’s trembling voice control,
Or horror damp the purpose of my soul ?
No ! my wild heart sat smiling o’er the plan,
‘Till Hate fulfilled what baffled love began !

Yes ; let the clay-cold breast that never knew
One tender pang to generous nature true,
Half-mingling pity with the gall of scorn,
Condemn this heart, that bled in love forlorn !

And ye, proud fair, whose soul no gladness warms,
Save Rapture’s homage to your conscious charms !
Delighted idols of a gaudy train,
Ill can your blunter feelings guess the pain,
When the fond, faithful heart, inspired to prove
Friendship refined, the calm delight of Love,
Feels all its tender strings with anguish torn,
And bleeds at perjured Pride’s inhuman scorn.

Say, then, did pitying Heaven condemn the deed,
When Vengeance bade thee, faithless lover! bleed ?
Long had I watched thy dark foreboding brow,
What time thy bosom scorned its dearest vow !
Sad, though I wept the friend, the lover changed,
Still thy cold look was scornful and estranged,
Till from thy pity, love, and shelter thrown,
I wandered hopeless, friendless, and alone !

Oh ! righteous Heaven ! ‘t was then my tortured soul
First gave to wrath unlimited control !
Adieu the silent look ! the streaming eye !
The murmured plaint ! the deep heart-heaving sigh !
Long-slumbering Vengeance wakes to better deeds ;
He shrieks, he falls, the perjured lover bleeds !
Now the last laugh of agony is o’er,
And pale in blood he sleeps, to wake no more !

‘T is done ! the flame of hate no longer burns :
Nature relents, but, ah! too late returns!
Why does my soul this gush of fondness feel ?
Trembling and faint, I drop the guilty steel !
Cold on my heart the hand of terror lies,
And shades of horror close my languid eyes !

Oh ! ‘t was a deed of Murder’s deepest grain !
Could Broderick’s soul so true to wrath remain ?
A friend long true, a once fond lover fell ?
Where Love was fostered could not Pity dwell ?

Unhappy youth ! while you pale cresscent glows
To watch on silent Nature’s deep repose,
Thy sleepless spirit, breathing from the tomb ,
Foretells my fate, and summons me to come !
Once more I see thy sheeted spectre stand ,
Roll the dim eye, and wave the paly hand !

Soon may this fluttering spark of vital flame
Forsake its languid melancholy frame !
Soon may these eyes their trembling lustre close,
Welcome the dreamless night of long repose !
Soon may this woe-worn spirit seek the bourne
Where, lulled to slumber, Grief forgets to mourn !”

Thomas Campbell

Nació en Glasgow, Reino Unido, el 27 de julio de 1777.
Perteneció al círculo de Sir Walter Scott y estuvo relacionado con la poesía lakista*.
En su obra describió con gran lucidez las pasiones del alma humana haciéndose eco de sus pasiones mas tenebrosas.
Su corta producción se puede explicar, en parte, por sus desgracias familiares: su mujer murió en 1828; tuvo dos hijos, uno murió en la infancia y el otro enloqueció, tras lo que su salud se resintió, gradualmente se apartó de la vida pública.
Es autor de títulos como: Autor de cantos patrióticos y poesía sentimental, entre los que destacan: “La batalla de Hohenlinden”, de la que fue testigo, “El sueño del soldado”, “Los goces de la esperanza” y “Los marineros de Inglaterra”.
Está considerado como uno de los fundadores de la Universidad de Londres, en 1825.
Tras una visita a Berlín en la que conoció el sistema educativo alemán, hizo recomendaciones que fueron adoptadas por el que fuera Lord Canciller de Gran Bretaña, Lord Brougham.
Murió en la localidad francesa Boulogne-sur-Mer, el 15 de junio de 1844. Está enterrado en la Abadía de Westminster.

También de Thomas Campbell en este blog:

“Thomas Campbell: El Rio de la Vida”: AQUÍ

Sus obras más destacadas:

“Los goces de la esperanza” (The Pleasures of Hope) – 1799
“La batalla de Hohenlinden (Hohen Linden)” 1800
“Los marineros de Inglaterra (Ye Mariners of England)” – 1800
“El sueño del soldado (The Soldier’s Dream)” – 1800
“The Exile of Erin”
“La batalla del Báltico (The Battle of Baltic)” – 1801
“Anales de Inglaterra; De la llegada de Jorge III a la paz de Amiens” – 1808
“Gertrude de Wyoming” – 1809
“Specimens of the British Poets” – 1819
“Theodric” – 1819
“Letters from the South” – 1837. (Cartas escritas durante su viaje de 1834.)
“Vida de la Sra. Siddon” (Life of Mrs Siddons) – 1842
El peregrino de Glencoe” (The Pilgrim of Glencoe) – 1842.

*Los poetas lakistas fueron un pequeño grupo de poetas ingleses de comienzos del siglo XIX. Compusieron, entre 1798 y 1815, los primeros poemas de tendencia claramente romántica. Son considerados parte del movimiento romántico.
Fomaron parte de él, entre otros: William Wordsworth, (líder de la escuela lakista), Samuel Taylor Coleridge, y Robert Southe

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.