Pintura

Paul Klee: Der Blaue Reiter y La Bauhaus

junio 29, 2018

Clic en la imagen para ver más obras

“El color me posee, no tengo necesidad de perseguirlo, sé que me posee para siempre… el color y yo somos una sola cosa. Yo soy pintor.”
PK

Paul Klee

Nació en Münchenbuchsee, Suiza, el 18 de diciembre de 1879.
Nació dentro de una familia de músicos, siendo la música una presencia constante e imprescindible en su vida y en su obra.

De padre alemán y madre suiza, de su padre obtuvo la ciudadanía alemana, la suiza no la lograría sino al final de su vida.

Realizó estudios de música clásica en Berna.
Fue uno de los más importantes e influyentes pintores del sigo XX, difícil de encuadrar en ningún movimiento o estilo.

En su etapa más joven estuvo cercano al expresionismo alemán, posteriormente practicó una abstracción geométricas en algunas de sus obras alternando con el surrealismo.

Practicó el óleo, la acuarela, la tinta y otros materiales, que habitualmente combinaba.
En sus obras aludía frecuentemente a la poesía, la música y los sueños, y en ocasiones palabras o notas musicales.

Se formó en la Escuela de Munich, en la que tuvo como maestros a Franz von Stuck y Heinrich Knirr.
Regresó a Berna donde completó su formación estudiando a, entre otros: William Blake, Gustav Klimt, Francisco de Goya, y posteriormente en un viaje a París, a Leonardo da Vinci y Rembrandt.

Posteriormente realizó una serie de dibujos inspirados en Vincent Van Gogh, Paul Cézanne, Henri Matisse, entre otros artistas de la vanguardia francesa de ese momento. Así mismo conoció y se impresionó con la obra de Robert Delaunay.

En 1911, tras un viaje a Italia, fijó su residencia en Múnich, donde conoció a  Vassili Kandinski y Franz Marc, uniéndose al grupo vinculado al expresionismo, que estos habían fundado: Der Blaue Reiter (El jinete azul),  al que también pertenecieron, Gabriele Münter y Marianne von Werefkin. Klee no fue miembro oficial de él.

El grupo compartía el interés por el arte gótico y primitivismo y por los movimientos fauve y cubista. El nombre del grupo surgió de una obra de Kandinsky de 1903.

En la primera muestra que celebró el grupo entre 1911 y 1912, en Munich, se incluyeron 49 obras de los pintores: Henri Rousseau, Albert Bloch, Heinrich Campendonk, Robert Delaunay, Vasily Kandinsky, Paul Klee y August Macke, muestra que posteriormente itineró a Colonia y Berlín. En 1923 expusieron en Estados Unidos.

Las obras realizadas durante este período están llenas de imágenes misteriosas y de zonas cromáticas.
Realizó numerosos viajes entre otros países visitó Italia, Túnez y Egipto.

En la visita a En 1914 a Túnez con Macke y Louis Moilliet, la luz del norte de África le hizo descubrir el color, que sería a partir de entonces el motivo principal de sus investigaciones artísticas.

Durante la guerra fue movilizado, aunque logró continuar pintando, la mayor parte de sus obras de esta época fueron acuarelas luminosas y detalles expresionistas.

En 1928 que viajó a Egipto, el paisaje del país africano le inspiró en sus composiciones estriadas, relacionadas con su teoría de las estructuras horizontales y verticales, y en la incorporación de jeroglíficos e inscripciones en sus cuadros.

De 1921 a 1931 fue profesor de teoría del color en La Bauhaus, primero en Weimar y posteriormente en Dessau.

Sus escritos sobre teoría del color, son de gran importancia, aportan una mirada única entre sus contemporáneos.

Esta etapa fue la más notable de su carrera artística, su estilo se consolidó de forma definitiva y sus obras comenzaron a ser conocidas.

Aunque durante toda su carrera estuvo al margen de cualquier etiqueta, siempre fue un artista independiente, el tono constructivo que con el que se impartía la enseñanza en la Bauhaus, tuvo una gran repercusión en su producción artística, sobre todo en el tiempo que permaneció en Dessau.

En ese tiempo amasó un corpus teórico acorde con su personalidad excesiva, llegó a escribir cuatro mil páginas de cuadernos llenas de anotaciones, diagramas y dibujos que sirvieron al pintor para enfrentarse a la rutina laboral que mantenía.

Entre 1931 y 1933 residió en Düsseldorf, donde ocupó un puesto de profesor en la Akademie.
Con la llegada de los nazis al poder, su pintura fue calificada como arte degenerado, huyó de Alemania, regresando a Berna, donde pasó los últimos años de su vida.

En 1935, en Berna realizó una gran exposición en la Kunsthalle.
A pesar de su precaria salud que quedó resentida a partir de 1935 que contrajo una grave enfermedad degenerativa, fue su época más prolífica, de una creatividad sin precedentes.

En 1940 tuvo que ser internado en una clínica de Muralto-Locarno, donde moriría, el día 29 de junio.

En Madrid podemos ver, entre otras colecciones, obras de Klee, en el Museo Reina Sofía y en el Museo Thyssen Bornemisza.

*Entrada actualizada y ampliada con más de cien nuevas obras, el 29 de junio de 2018.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.