Pintura

Willard Leroy Metcalf: Impresionismo en el Grupo de los Diez

marzo 9, 2018

Clic en la imagen para ver más obras

Willard Leroy Metcalf

Nació en Lowell, Massachusetts el 1 de julio de 1858.
Se trasladó junto a su familia a una granja en Maine en 1863, aunque regresaron a Massachusetts, donde compraron una casa en Cambridgeport, en 1872.

Perteneciente a una familia que practicaba el espiritismo activamente, supo por una médium, según ésta predijo, que el niño iba a ser un gran pintor.

Siendo aprendiz de un grabador de madera, comenzó a asistir a clases nocturnas en la Normal Art School de Massachusetts y posteriormente al estudio del paisajista George Loring Brown, pintando con él en las Montañas Blancas de New Hampshire entre 1875 y 1876.

Más tarde asistió a clases en el Lowell Institute, donde le fue concedida una beca del Museo de Bellas Artes de Boston, donde tuvo como maestro de pintura a Otto Grundmann y de anatomía al excéntrico artista y médico americano William Rimmer.

En 1881 viajó al sudoeste, con el objetivo de dibujar a la tribu Zuni para el Magazine Harper’s, donde hizo amistad con el etnólogo de la Smithsonian Institution, Frank Hamilton Cushing.

En los siguientes veinte años, continuaría ilustrando libros y revistas para ganar garantizar su subsistencia.
En 1883 marchó a París, donde se matriculó en la Académie Julian, recibiendo clases de Gustave Boulanger y Jules-Joseph Lefebvre.
Viajó a través de Bretaña y Normandía.

En 1884 visitó Pont-Aven, y de 1885 a 1888 fue a menudo a Grèz-sur-Loing y a Giverny, donde entró en contacto con el hijo de Claude Monet, que sería gran amigo suyo y con su compatriota Theodore Robinson que ya residía en la colonia, juntos salían a pintar juntos con frecuencia en los alrededores de Pont-Aven y Grez-su-Loing.

Entre 1886 y 1887 viajó a Biskra y Túnez. Este viaje le inspiraría para pintar “Marche de Kousse-Kousse en Túnez”, que recibió una mención de honor en el Salón de París el año siguiente.

En 1888 regresó a Estados Unidos, y en 1889 expuso de forma individual en el St. Botolph Club de Boston.
En ese tiempo impartió clases en la Women’s Art School de la Cooper Union y en la Art Student League, y así mismo ilustró varias revistas Scribner’s y Century.

Por consejo de Childe Hassam visitó Massachusetts en el verano de 1895. Una de las pinturas inspiradas en este viaje, “Gloucester Harbor”, actualmente en el Museo de Arte Mead, Amherst College, Amherst, Massachusetts, fue galardonada con el Premio Webb, al ser incluido en un grupo de sus obras que se exhiben en la Sociedad de Artistas de América el año siguiente.

En 1896 recibió el prestigioso premio Webb de la Society of American Artists.
Por este tiempo, las influencias del impresionismo francés, se dejó ver considerablemente en sus paisajes, llenos de luz, de pincelada suelta.

Influencias que así mismo habían recibido entre otros muchos pintores americanos, Childe Hassam, John H. Twachtman y Julian Alden Weir, comenzaron a alejarse del academicismo.

Estos tres artistas junto con Metcalf y otros seis abandonaron la Sociedad de Artistas de América en 1897 con el fin de exhibir juntos , tras haber formado un grupo que fue conocido com como ” Ten American Painters.” (Los Diez).

En 1899 pintó murales para el Appellate Court Building de Nueva York.
Viajó a La Habana en 1902, donde hizo acopio de materiales para pintar los murales que le habían sido encargados por los almacenes de la Havana Tobacco Company, de Nueva York.

En septiembre de 1903 se casó con Marguerite Beaufort Hailé, con quien había vivido desde 1899.
Sin embargo tras una vida llena de excesos y víctima del alcoholismo, quedó casi arruinado, por lo que se fue a vivir durante una temporada con sus padres en Maine.

Esta época fue un punto de inflexión en su carrera, haciéndose más marcadamente impresionista, cambio que el mismo denominó “su renacimiento”.

Comenzó a desarrollar una mayor sensibilidad hacia el naturalismo y comenzó a producir sus exuberantes paisajes de Nueva Inglaterra que le dieron la fama.

Los arroyos, campos y bosques, de sus pinturas capturan la belleza y la serenidad de su entorno durante cada época del año y en condiciones climáticas diferentes. A pesar de su uso de pinceladas divididas y la brillante paleta de los impresionistas, sus imágenes han siguieron insistiendo en forma tridimensional, y la fidelidad a la naturaleza que observaba.

Con el fin de mejorar sus ingresos, comenzó a impartir clases nocturnas en la Rhode Island School of Design.
En 1905 pasó el verano con su mujer en la Holy House de Florence Griswold, en Old Lyme, Connecticut.
En 1906 expuso en el St. Botolph Club, muestra en la que obtuvo un gran éxito.

En 1907 recibió sendas medallas de oro de la Corcoran Gallery y de la Fine Art Academy de Pensilvania.
Aquel mismo año, cuando se encontraba en Old Lyme, su mujer lo abandonó para fugarse con un antiguo discípulo suyo, provocando un enorme escándalo en la colonia de artistas.

En 1911 volvió a casarse, esta vez con Henriette Alice McCrea; ambos viajaron juntos por Europa en 1913.
En 1917 ingresó en el Century Club.

A finales de 1920 se separó de su mujer, mientras que el proceso de divorcio terminó cuatro años después.
En 1924, y a pesar de que el artista ya con una salud muy débil, había continuado en sus excesos con el alcohol, produjo algunos de sus más notables trabajos de su etapa más madura.

Ese mismo año fue nominado para la American Accademy of Arts and Letters.
Murió en Nueva York, el 9 de marzo de 1925, a causa de un infarto agudo de miocardio.

En su testamento dejó instrucciones a sus albaceas para que destruyeran todos los cuadros que pudieran disminuir su reputación, algo que estos no cumplieron.
En España podemos ver una de sus obras en el Museo Thyssen Bornemisza de Madrid.

*Entrada actualizada y ampliada el 9 de marzo de 2018.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.