Pintura

Fernando Botero: Icono del arte contemporáneo

abril 19, 2017

Click en la imagen para ver más obras

Fernando Botero

Fernando Botero Angulo nació el 19 de abril de 1932, en Medellín, Antioquia, Colombia.
Pintor, escultor y dibujante, es sin duda el artista vivo nacido en América latina más cotizado actualmente en el mundo.

Convertido en icono universal del arte, su vasta obra es reconocida por niños y por adultos en cualquier parte del mundo.

Su estilo figurativo, denominado por algunos como “Boterismo”, le da a sus obras una identidad inconfundible y conmovedora a la vez.

Desde sus inicios, Botero ha recurrido a escenas costumbristas, inicialmente, con una pincelada suelta de colores oscuros (con ocasionales contrastes fuertes) cercana al expresionismo y, desde finales de la década de 1960, ha recurrido a una pincelada cerrada, con figuras y contornos más definidos.

En 1944 comenzó a asistir a la escuela de toreo de la Plaza de La Macarena de Medellín, para cumplir con los deseos de un tío suyo que ignoraba de las aptitudes y deseos que Fernando tenía para la pintura.
Tras un percance con los toros, los abandonó definitivamente. De esta época es su primera obra, una acuarela de un torero.
Realizó su primera exposición en Medellín en 1948.

Realizó ilustraciones para un periódico local, tras lo que fue expulsado de la academia donde estudiaba, ya que esos dibujos fueron considerados obscenos, tras lo que se trasladó a Tolú, donde continuó pintando.
En 1951, se instaló en Bogotá, ciudad en la que contactó con los intelectuales colombianos más notables en ese momento.

Ese mismo año expuso en dos ocasiones consecutivas en la galería Leo Matiz y en el IX Salón de Artistas Colombianos, esta última muestra organizada por la Biblioteca Nacional de Colombia, donde logró el Premio del Salón.

Con el dinero que recibió del premio y la venta de alguna de sus obras, pudo viajar a Europa en 1952, instalándose en Barcelona inicialmente y a continuación en Madrid, donde se inscribió en la Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Durante este tiempo visitó con frecuencia el Museo del Prado y estudió sobre todo las obras de Francisco de Goya y Diego Velázquez.
En 1953 pasó el verano en París con el cineasta Ricardo Irragarri, con él se trasladó a Florencia.

En 1955 regresó a Colombia, exponiendo en Bogotá las obras realizadas en Europa, exposiciones que fueron un fracaso rotundo de crítica, su estilo chocó con el que en ese momento estaba de moda en su país, el de las vanguardias francesas.
Tras casarse se trasladó a México en 1956, y es aquí donde Botero descubrió y jugó con el volumen de los cuerpos.

Un año más tarde, expuso por primera vez en Nueva York, donde por fin el éxito comenzó a acompañarle.
Logró intensificar sus batallas personales, sus combates lienzo a lienzo, del arte contra el tiempo y de la belleza contra la muerte.
Regresó a Bogotá, y en 1958 fue nombrado profesor de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Colombia.

Ganó ese mismo año el segundo premio del X Salón de Artistas Colombianos con “La alcoba nupcial”.
También en ese año expuso en Washington, en una muestra en la que vendió todas sus obras el mismo día de la inauguración.

En 1960, tras separarse de su esposa, se trasladó a Nueva York, donde alquiló un pequeño y modesto apartamento; sus obras no tenían mucho éxito, ya que los gustos neoyorquinos de la época cambiaban con mucha rapidez y era el momento de la abstracción.

Sin embargo en 1961 logró vender su “Mona Lisa a los doce años” al Museo de Arte Moderno de Nueva York.
En 1963 se trasladó al East Side y alquiló un nuevo estudio en Nueva York. Es en él donde surgió su estilo plástico de sus obras de este período, pinturas de colores tenues y delicados. En ellos se transluce su pasión por Pedro Pablo Rubens.

En 2008 fue nombrado Doctor Honoris Causa de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en la ciudad de Monterrey, México. Presentó por primera vez en esta ciudad su colección de pinturas sobre “Abu Ghraib” y su enorme escultura en bronce titulada “Caballo”.

En 1966 expuso por primera vez en Alemania en el Milwaukee Art Center, con excelentes críticas. Comenzó en este momento para Fernando Botero una etapa de muestras y exposiciones por toda Europa,  Estados Unidos y su país, Colombia.
En 1969 expuso en París, a partir de ese momento, empezó un peregrinaje por todo el mundo en busca de inspiración; se movía continuamente de Bogotá a Nueva York y a Europa. Su fama mundial aumentó de forma progresiva, convirtiéndose en el escultor vivo más cotizado del mundo.

En 1974 tuvo un accidente de tráfico en España, en el que perdió la vida su hijo Pedrito. La muerte de este dejaría huellas importantes en su obra, que a partir de ese momento comenzó a observar cambios profundos, entró en una grave crisis personal y se divorció por segunda vez.
En 1976  donó una serie de dieciséis de sus obras al Museo de Antioquía, que le consagró una sala permanente para sus obras, la sala “Pedrito Botero”.

En 1983 Botero se trasladó a Pietrasanta en la Toscana italiana, un pequeño pueblo famoso por sus fundiciones, lo que para Botero significaba la continuidad de su obra escultórica. Al año siguiente, Botero hizo una nueva donación al Museo de Antioquía; esta vez se trataba de una serie de esculturas que también encontraron lugar en una nueva sala permanente dedicada a él.

A partir de 1983 realizó una serie de exposiciones a través de todo el mundo que continua en la actualidad: Londres, Roma, San Francisco,Chicago, Basilea, Buenos Aires, San Juan de Puerto Rico, Santo Domingo, Berlín, Múnich, Fráncfort,Milán, Nápoles, París, Montecarlo, Madrid, Moscú, Ciudad de México, Monterrey, Caracas,  lo mismo, por la mayoría de países europeos y americanos; siendo uno de los pocos artistas (quizá el único), que ha expuesto sus obras en varias de las avenidas y plazas más famosas del mundo, como los Campos Elíseos en París, la Gran Avenida de Nueva York, el Paseo de Recoletos de Madrid, la Plaza del Comercio de Lisboa, la Plaza de la Señoría en Florencia, frente al palacio de Bellas Artes en Ciudad de México y hasta en las Pirámides de Egipto.
“A la orilla de esa carretera del arte contemporáneo, Botero ha instalado durante cinco décadas una escuela de arte con un graduado: él mismo.”

En su obra reciente, Botero ha recreado en su temática la situación política colombiana y mundial. Por ejemplo, la serie sobre “Abu Ghraib” está compuesta por 78 cuadros que tratan de representar los horrores de la tortura y de la guerra, relacionada con la invasión de los Estados Unidos a Irak, y los sucesos de la Prisión de Abu Ghraib, a partir de las declaraciones de las personas allí torturadas.

Ha donado una importante cantidad de obras a distintos Museos e instituciones.
En 1976, primera donación de Botero al Museo de Antioquía, siete óleos, un pastel y dos acuarelas.
A principios de los años 1980, donó al Museo de Antioquíia 6 óleos.

En 1984 donó al Museo de Antioquía 16 esculturas y 18 pinturas a la Biblioteca Nacional de Colombia en Bogotá.
En 1992 donó a la ciudad de Santiago de Chile la escultura de un caballo, la que fue ubicada frente al Museo de Arte Contemporáneo en el Parque Forestal.
En 1998 Botero donó 123 obras de su autoría y 87 de artistas internacionales al Museo Botero en Bogotá.

En 2000 el Museo de Antioquía recibió por parte del maestro una donación de 114 pinturas (óleos, acuarelas y dibujos), 23 esculturas que hoy componen la Plaza Botero y 21 obras de artistas internacionales de su colección personal.

En 2004 hizo dos nuevas donaciones: una al Museo de Antioquía, el cual contiene la colección más grande de la obra pictórica y escultórica de Botero; y otra al Museo Nacional de Colombia, consistente en una gran parte de la serie sobre la violencia en Colombia.

*Esta entrada fue publicada en este blog el 19 de abril de 2010. Ha sido actualizada y ampliada con más de cien nuevas obras el 19 de abril de 2017.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com abril 19, 2010 at 8:26 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Click en la imagen para ver álbum. Fernando Botero Angulo, nació el 19 de abril de 1932 en Medellín (Antioquia). Colombia.  Pintor, escultor y dibujante es sin duda, el artista vivo nacido en America latina más cotizado ……

  • Reply Tweets that mention Fernando Botero “Icono del arte contemporáneo” | Triana -- Topsy.com abril 19, 2010 at 8:37 pm

    […] This post was mentioned on Twitter by Trianarts and Trianarts, Pere-Ferran Andugar. Pere-Ferran Andugar said: RT @Trianarts: Fernando Botero “Icono del arte contemporáneo” http://goo.gl/fb/vDn7k #efemerides #escultura #pintura […]

  • Reply La pólemica escultura de Eugenio Merino en ARCO | Trianarts octubre 18, 2011 at 1:21 pm

    […] permanecerá abierta hasta el próximo día 21 de febrero. La obra de más cara es una escultura de Fernando Botero, ” The Beach”, valorada en casi un millón de euros. Los 218 galeristas auguran un gran […]

  • Reply Bellas sin complejos, de Jeanne Lorioz | Trianarts noviembre 15, 2013 at 11:19 pm

    […] Podemos ver obras suyas, en varias galerías de Francia, Alemania, Holanda y Estados Unidos; en ellas  retrata cuerpos robustos y generosos, sobre todo de mujeres, que transmiten impresión de ligereza y enorme ternura, en las que podemos apreciar similitudes e influencias notables con la obra de Fernando Botero. […]

  • Reply Mujeres pintoras: Margarita Sikorskaia | Trianarts mayo 13, 2014 at 9:45 pm

    […] figura humana en escenas llenas de color y de ternura, en la que se puede apreciar la influencia de Fernando Botero y sus […]

  • Reply El Hiperrealismo de Claudio Bravo | Trianarts junio 4, 2014 at 1:06 am

    […] Francis Bacon o Manolo Valdés, sus lacas chinas antiguas y sus vidrios romanos, las esculturas de Botero, Rodin, Benjamín Lira y Vicente Gajardo, y su fantástico conjunto de muebles […]

  • Deja un comentario