Poesia

Juan Carlos Mestre: Valle del alba

Junio 6, 2016

 photo Juan-Carlos-Mestre16-1_zpsuduxuz0h.jpg

“… En las altas tumbas de la nieve
posado está mi corazón junto a los pájaros…”

JCM

“Valle del alba”

Al alba, a la adormidera pura de los geómetras del sueño, los
carboneros y los que transportan tinajas bajaban a las
calles desde las aldeas del bosque, repartían sustancias
como el calor y la leche, y yo los escuchaba, yo los
escuchaba pasar hasta perderse hasta olvidarse, más allá
de mí mismo, más alla de los trenes y las
montañas nevadas.

Aves del amanecer, potros del alba. Gente de la ciudad a cuyas
puertas, tirsos y vapor de caravanas, tañe su juventud la
primavera. Los que amansan caballos, hombres cuyo
oficio es la madrugada, pescadores de batracios en las
charcas umbrías de la aurora y los que curten blancas
pieles de cabra bajo la jauría de las estrellas.

Multitutd de los valles sembrados de cilantro, multitud azul
de la tristeza, muchachas de las cabañas que recolectáis
especias, manos enternecidas por la siringa y los pájaros.

Vosotros cuyo silencio no conoce la duración del olvido,
timbradores de címbalos, carpinteros de cancelas para
los animales en celo, lejanas mujeres de los casares que
alimentáis ocas las tardes de lluvia

Esta es la hora de los ancianos alrededor de una fuente, losa
de la cavilación y la antigüedad del anochecer. Ciudad de
los que juegan a las tabas bajo los árboles, consentidos
aduladores del meteoro y la botánica, musicantes
silvestres.

Mi corazón os ha oído, mi corazón largamente ha escuchado
el silbo de los astros y al urogallo del bosque. Voces de
la diversidad y la astucia junto a la lonja reverdecida
por la albahaca de mayo. Voz de los gramáticos y voz
de las viudas ante las jaulas de mimbre, exclamación
del silencio en los atrios de la serenidad y exclamacion de
las bestias bajo los puentes ante las herramientas de filo.

Día afligido por un pensamiento cuya sombra no existe. Día
nombrado por la prudencia de quien descifra el telégrafo,
de quien blanquea un asilo o azoga la soledad de la
muerte en la humedad de una fonda.

Concurrencia agrestre que acude a mi alma, gente de la colina,
gente de las afueras que comerciáis en la plaza, el que
machaca romero sobre una piedra de sílice y el que
enjambra colmenas entre las matas de la urces. País de los
trenzadores de banastas, país de los melodistas de
armónicas y vendedores de cebos en la extensioó de la
niebla.

Extranjeros guiados por el alientos de la muerte, constructores
de estatuas y maestros de esquila bajo la curva de los soportales.

Muchachos de aldea, muchachos cuya memoria es veloz
como el rayo y se desvanece y no alumbra. Jóvenes de una
orilla del río, cuerpos de la alameda con una hoz y una
azada bajo el aullido de las estrellas. Ebrios adolescentes
en el fervor del agua, los solitarios bajo la sombra de
los viejos puentes de madera y los que al atardecer
contempláis con delicia el jaspe mojado de la melancolía
y los sueños.

Hablad de este día, decid de qué perlada víspera de nieve
llegáis a mi boca, día de las mujeres fértiles junto a las
viñas, día de los dóciles, de los que tallan báculos y de
los tintoreros de género.

Gente del río, escamadores de peces, los que engarzan la pluma
vívida de los anzuelos y los que sois transparentes como
una boya de vidrio en la adivinación de los vientos, gente
del estero y los vados, aguadores del amanecer que
entonáis en el prado la romanza furtiva de los que saetean
alondras.

Tierra que cantas debajo de la tierr. Tierra elegida por los
bebedores de vino que trazaron la línea del horizonte
y los mapas. Los que encendieron hogueras, el pastor
de relámpagos y los acopiadores de bayas, tribu del
anochecer, resplandor de los dioses sobre las colinas
de hierba. Tierras del alba, frontera de los pulsadores de
cítara, pueblo cuya soledad es dulce en el sonido de mi
corazón.

País de la semilla, país de la ribera donde balan las corzas.
Habitantes del valle, gentes del oeste atravesando la
niebla. Este es el lugar donde la vida, este es el lugar
donde la muerte, ferreteros y sastres, bailinistas cuya
felicidad es útil en la celeración, el que construye un
palomar y quien se inclina ante el fuego.

Virtud de las básculas en los establecimientos del jueves,
virtud de las artesas con sal, aroma de las droguerías.
Gente que transcurre en la plaza, el señalado del alba, el
campanero, los que hornean hogazas y el linotipista de
esquelas.

Humo y silencio de los dialectos del monte. Esa mujer que
está sola. El estambre de lana y la parra del pozo. El
pensamiento de esa mujer que fue joven y soñó con
el mar y ha envejecido. La habitación de sombra, la oscura
que está ahí como leña cortada, como el agua profunda
mientras sufren las norias, mientras cruzan los pájaros
hacia las ínsulas ardientes del otoño, los pájaros morados
del olvido, las aves del ciprés, los mirlos muertos, los
pájaros egipcios de la noche, los pájaros sagrados del
incesto.

Hace ya mucho tiempo que han ardido los bosques, hace ya
mucho tiempo que en los establos de heno la soledad
aventa los vilanos del cardo.

Valle sin misericordia, lo palidecido en las hojas de los robledales
eternos y las voces heladas del druida.

Juan Carlos Mestre

De: “Antífona del otoño en el valle del Bierzo”
Ed. Calambur 2005©
ISBN: 978-84-88015-92-1

Juan Carlos Mestre nació en Villafranca del Bierzo, León el 15 de abril de 1957.
Ha obtenido entre otros:
El Premio Adonaís, por “Antífona del Otoño en el Valle del Bierzo” – 1982.
El Premio Jaime Gil de Biedma, por “La poesía ha caído en desgracia” – 1992
El Premio Jaén de Poesía, por “La tumba de Keats” – 1999
El Premio Nacional de Poesía por “La casa roja”. – 2009
El Premio de la Crítica de poesía castellana por “La bicicleta del panadero” – 2012.
Ha expuesto su obra gráfica y pictórica en distintas ciudades de España, varios países de Europa y América, editado libros de artista y realizado grabaciones discográficas junto a músicos como Amancio Prada, entre otros.

También de Juan Carlos Mestre en este blog:

“Juan Carlos Mestre: El valle”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Carpe Diem”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: La pregonera”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: El poder del viento”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Lesbos”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Jenófanes”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Nocturno en Silos”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Dad a Trajano miel y sangre…”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: La huella”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Los cuerpos del paraíso”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Heráclito, de La visita de Safo”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: El arca de los dones”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Nada que vender”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Asamblea, de En legítima defensa”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Hospital de anónimos”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Memoria de la noche”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: de, La tumba de Keats”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Poema del lejano”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Su pintura y su poesía: AQUÍ ” 

“Juan Carlos Mestre: Aguafuerte, de La bicicleta del panadero”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Casa de la anticipación”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Balthus”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Hablo contigo…”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Apostillas al decreto de la prohibición”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Página con perro”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Su pintura y su poesía”: AQUÍ  

“Juan Carlos Mestre: La hija del sastre, de La bicicleta del panadero”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Agosto”: AQUÍ

Bibliografía poética de Juan Carlos Mestre

Siete poemas escritos junto a la lluvia –  Colección Amarilis, Barcelona, 1982.
La visita de Safo –  Colección Provincia, León, 1983.
Antífona del Otoño en el Valle del Bierzo – Colección Adonais. Ediciones Rialp, Madrid, 1986. Premio Adonais, 1985. Reeditado en 2003 por Calambur Editorial, Madrid.
Las páginas del fuego – Cuadernos de Movilización Literaria. Ediciones Letra Nueva, Concepción, Chile, 1987.
Antología general de Adonais –  (1969-1989) – Luis Jiménez Martos. Rialp, Madrid, 1989.
El Arca de los Dones – Imprenta Sur, Edición de Rafael Pérez Estrada. Málaga, 1992.
Los Cuerpos del Paraíso – Llibres del Phalarthao, edición de Alain Moreau con grabados de Víctor Ramírez, Barcelona, 1992.
La poesía ha caído en desgracia – Colección Visor de Poesía. Madrid, 1992. (Premio Jaime Gil de Biedma, 1992)
Poemas del claustro – Ayuntamiento de León, 1992.
Medio siglo de Adonais – José Luis Cano -Ediciones Rialp, Madrid, 1993.
Hispanística – Indian journal of Spanish and Latin, Volumen 2, Número 2, 1994.
La mujer abstracta – Ediciones de Poesía El Gato Gris. Valladolid, 1996.
Antología de poesía española: (1975-1995) – José Enrique Martínez. Castalia, Madrid, 1997.
La tumba de Keats, Hiperión –  Madrid, 1999. (Premio Jaén de Poesía, 1999) –  Reeditado por Lunwerg, S.L. en 2004 y en 2007 por Hiperión. Existe una versión gráfica del propio autor titulada Cuaderno de Roma – Ayuntamiento de Málaga, 2005.
La voz, las voces – Ayuntamiento de Montilla, 2000.
El adepto, Luis Burgos Arte del siglo XX –  2005 – Obra gráfico de Bruno Ceccobelli.
Las estrellas para quien las trabaja – Lucerna, Colección Cuadernos de La Borrachería, Zamora, 2001. Reeditado en 2007 por Ediciones Leonesas, S.A.. León 2007.
El universo está en la noche – Editorial Casariego. Madrid, 2006.
Contra toda leyenda – Escuela de Arte de Mérida, 2007. Dibujos de Rafael Pérez Estrada.
Tarjeta de visita – (Liminar de Javier Pérez Walias). Universidad Laboral, Cáceres, 2007.
La casa roja – Calambur Editorial (poesía, n.º 85), Madrid, 2008.
Elogio de la palabra (Antología) – Casa de Poesía/EUCR, San José, Costa Rica, 2009.
La visita de Safo y otros poemas para despedir a Lennon – Calambur editorial, 2012.
La bicicleta del panadero – Calambur Editorial, 2012.
Un poema no es una misa cantada – Edición de Carlos Ordóñez, Lustra Editores, Lima, Perú, 2013.

Blog personal de Juan Carlos Mestre: AQUÍ

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Bitacoras.com Junio 6, 2016 at 1:51 am

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “… En las altas tumbas de la nieve posado está mi corazón junto a los pájaros…” JCM “Valle del alba” Al alba, a la adormidera pura de los geómetras del sueño, los carboneros y los que transportan tinajas bajaban a las calles ..…

  • Deja un comentario