Poesia

Juan Carlos Mestre: Balthus

diciembre 19, 2013

“La verdad es una diosa que enseña el camino a los errantes.
Si debe ser necesaria la luz antes ha de no ser la noche…”

JCM

“Balthus”

Es imposible encerrarse con el Marido de la Noche
cuando la música de los pasatiempos abandona el cuento de Balthus
y el enfermero se encoge de hombros.
Difícilmente sentiré vergüenza:
He puesto mis manos sobre el consejo
y la amenaza de su justicia se ha convertido en mi compañera.
Un hombre venerable es un escarmiento que no se debería repetir.
Según los sacerdotes, herederos del somier y la medicina de la sal,
los rudimentos del jabalí evolucionan libremente
siguiendo un plan trazado por el infortunio del herrero
y el empañado cerebro de la golondrina marina.
La felicidad será el día siguiente:
Un coche con un domador esperando a la puerta.
Y mi noble amor habla con lo que empieza a dormirse.
Huele a espejo en lo que empieza a dormirse:
un púber, sinónimo de adolescente,
también pueden elegir entre núbil, joven o mozo,
que enfermo de malaria orina zafiro sobre un cuadro de Balthus,
ese lugar donde los fanfarrones sacan sus pies por debajo de la infancia
para congraciarse con los profesionales del contratiempo.
Y mi noble amor habla con lo que empieza a dormirse.
Suponiendo que lo que vemos en Balthus no sea el propio paisaje de Balthus,
sino una rodilla con forma de montaña a la que se acerca el animalito burgués,
cualquiera de las excusas de un gato que abandona el platillo de leche
para lamer las cerezas de la condesa Klossowska de Rola,
conocida como Setsuko entre los alpinistas que merodean el chalet,
ha de ser considerada una estratagema del carnicero de armiños
con destino al baile de los populares abrigos surrealistas.
Aunque de lo dicho se podrían deducir dos hipótesis,
una relacionada con las gardenias japonesas,
otra con el silencio anulado por la música de Mozart,
ninguna de las dos va más allá que un cangrejo con ojos azules.
Y mi noble amor habla con lo que empieza a dormirse.
La ambigüedad de los exhaustos arriesga en cada visión
una vida destinada a las carnestolendas de los museos,
gente como Sharon Stone o el barón Philippe de Rothschild
jugando sobre las alfombras de genciana con el perro del collar rojo.
Un hombre impecablemente vestido entra en la casa de Giacometti,
lleva un tablón blanco y las mujercitas familiarizadas con la mortaja,
los ojos abiertos como medicinales quimonos,
cruzarán las piernas digamos que para rezar.
Y mi noble amor habla con lo que empieza a dormirse.
Nada se sabe y conviene no saberlo de cuánto ha de durar la vida,
los corazones rubios suben los peldaños de dos en dos,
las baronesas cargan los fusiles con mayonesa para defenderse de la guillotina
y mi noble amor habla con lo que empieza a dormirse.

Juan Carlos Mestre

Juan Carlos Mestre nació en Villafranca del Bierzo, León el 15 de abril de 1957.
Premio Nacional de Poesía en 2009 por “La casa roja”.
Premio Adonaís, en 1982.
Premio Jaime Gil de Biedma, en 1992

*La imagen es un óleo de Balthus (Balthasar Kłossowski de Rola)

Podéis consultar su biografía y bibliografía en su web: juancarlosmestre.com

Página de Juan Carlos Mestre en Facebook: AQUÍ

También de Juan Carlos Mestre en este blog:

“Juan Carlos Mestre: Poema del lejano”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Su pintura y su poesía: AQUÍ ” 

“Juan Carlos Mestre: Memoria de la noche”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: La hija del sastre, de La bicicleta del panadero”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Agosto”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre, de: La tumba de Keats”: AQUÍ

“Juan Carlos Mestre: Hablo contigo…”: AQUÍ

Bibliografía poética:

Siete poemas escritos junto a la lluvia, Colección Amarilis, Barcelona, 1982.
La visita de Safo. Colección Provincia, León, 1983.
Antífona del Otoño en el Valle del Bierzo, Colección Adonais. Ediciones Rialp, Madrid, 1986. Premio Adonais, 1985. Reeditado en 2003 por Calambur Editorial, Madrid.
Las páginas del fuego, Cuadernos de Movilización Literaria. Ediciones Letra Nueva, Concepción, Chile, 1987.
Antología general de Adonais (1969-1989). Luis Jiménez Martos. Rialp, Madrid, 1989.
El Arca de los Dones, Imprenta Sur, Edición de Rafael Pérez Estrada. Málaga, 1992.
Los Cuerpos del Paraíso, Llibres del Phalarthao, edición de Alain Moreau con grabados de Víctor Ramírez, Barcelona, 1992.
La poesía ha caído en desgracia, Colección Visor de Poesía. Madrid, 1992. (Premio Jaime Gil de Biedma, 1992)
Poemas del claustro, Ayuntamiento de León, 1992.
Medio siglo de Adonais. José Luis Cano. Ediciones Rialp, Madrid, 1993.
Hispanística: Indian journal of Spanish and Latin, Volumen 2, Número 2, 1994.
La mujer abstracta, Ediciones de Poesía El Gato Gris. Valladolid, 1996.
Antología de poesía española: (1975-1995). José Enrique Martínez. Castalia, Madrid, 1997.
La tumba de Keats, Hiperión. Madrid, 1999. (Premio Jaén de Poesía, 1999). Reeditado por Lunwerg, S.L. en 2004 y en 2007 por Hiperión. Existe una versión gráfica del propio autor titulada Cuaderno de Roma. Ayuntamiento de Málaga, 2005.
La voz, las voces. Ayuntamiento de Montilla, 2000.
El adepto, Luis Burgos Arte del siglo XX, 2005. Obra gráfico de Bruno Ceccobelli.
Las estrellas para quien las trabaja. Lucerna, Colección Cuadernos de La Borrachería, Zamora, 2001. Reeditado en 2007 por Ediciones Leonesas, S.A.. León 2007.
El universo está en la noche. Editorial Casariego. Madrid, 2006.
Contra toda leyenda. Escuela de Arte de Mérida, 2007. Dibujos de Rafael Pérez Estrada.
Tarjeta de visita. (Liminar de Javier Pérez Walias). Universidad Laboral, Cáceres, 2007.
La casa roja. Calambur Editorial (poesía, n.º 85), Madrid, 2008.
Elogio de la palabra (Antología). Casa de Poesía/EUCR, San José, Costa Rica, 2009.
La visita de Safo y otros poemas para despedir a Lennon. Calambur editorial, 2012.
La bicicleta del panadero. Calambur Editorial, 2012.
Un poema no es una misa cantada, edición de Carlos Ordóñez, Lustra Editores, Lima, Perú, 2013.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com diciembre 19, 2013 at 12:26 pm

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: “La verdad es una diosa que enseña el camino a los errantes. Si debe ser necesaria la luz antes ha de no ser la noche…” JCM “Balthus” Es imposible encerrarse con el Marido de la Noche cuando la música de los pasat…

  • Reply Juan Carlos Mestre: Apostillas al decreto de la prohibición | Trianarts diciembre 30, 2013 at 3:49 pm

    […] “Juan Carlos Mestre: Balthus”: AQUÍ […]

  • Reply Juan Carlos Mestre: Memoria de la noche | Trianarts abril 2, 2014 at 12:36 am

    […] “Juan Carlos Mestre: Balthus”: AQUÍ […]

  • Reply Juan Carlos Mestre: El arca de los dones | Trianarts julio 28, 2014 at 1:06 am

    […] “Juan Carlos Mestre: Balthus”: AQUÍ […]

  • Reply Juan Carlos Mestre: Carpe Diem - Trianarts febrero 26, 2016 at 10:46 pm

    […] “Juan Carlos Mestre: Balthus”: AQUÍ […]

  • Deja un comentario