España. Mis amores, Extremadura

Santa Maria de Guadalupe: Patrona de Extremadura – 8 de Septiembre

septiembre 8, 2008

Guadalupe.jpg

8 de Septiembre. Festividad de Santa María de Guadalupe

 Patrona de Extremadura.

En el tiempo que el rey don Alfonso XI reinaba en España apareció nuestra Señora, la Virgen María a un pastor de las montañas de Guadalupe de esta manera:
Andando unos pastores guardando sus vacas cerca de un lugar que llaman Alía, en una dehesa que se dice dehesa de Guadalupe, uno de esos pastores, llamado Gil Cordero, natural de Cáceres, donde aún tenía su mujer e hijos, advirtió que le faltaba una vaca de las suyas. Marchó en su búsqueda por bosques y robledales hasta topar con un río de pocas aguas, bastante escondido. Recorrió el lado derecho de su ribera, desviándose luego siguiendo probablemente los restos de una calzada romana. Después de tres jornadas encontró la vaca muerta, pero intacta cerca de una fuente pequeña.
Y al ver su vaca muerta, se llegó a ella; y moviéndola con diligencia, y no hallándola mordida de lobos ni herida de otra cosa, quedó muy maravillado. Sacó luego su cuchillo de la vaina para desollarla y poder aprovechar su piel, abriéndola por el pecho a manera de cruz, según es costumbre desollar, luego se levantó la vaca. Y él, muy espantado, se apartó del lugar; y la vaca estuvo quieta. Y luego, en esa hora, apareció ahí visible nuestra Señora la Virgen María a este dichoso pastor díjole así: “No temas que yo soy la Madre de Dios, salvador del linaje humano; toma tu vaca y llévala al hato con las otras, vete luego para tu tierra, y dirás a los clérigos lo que has visto, diciéndoles de mi parte que te envío yo allá, y que vengan a este lugar donde ahora estás, que caven donde estaba tu vaca muerta debajo de estas piedras; y hallarán ende una imagen mía. Cuando la sacaren, diles que no la mudaren ni la lleven de este lugar donde ahora está; mas que hagan una casilla en la que la pongan, y con el tiempo vendrá en que este lugar se haga una iglesia, y casa muy notable”.
Y después que la Santa Virgen le dijo estas cosas y otras, luego desapareció. Y el pastor tomó su vaca, y se fue con ella y la puso con las otras. Y contó a sus compañeros todas las cosas que le habían acaecido. Y como ellos hicieren burla de él, respondioles y les dijo: “Amigos, no tengáis en poco estas cosas. Y si no queréis creerme, creed aquella señal que la vaca trae en los pechos, a manera de cruz”, y luego le creyeron.
El citado pastor, despidiéndose luego de ellos, se fue para su tierra. Por donde iba contaba a todos cuantos hallaba este milagro que le había ocurrido. Y al llegar a su casa encontró a su mujer llorando, le dijo: “¿Por qué lloras?”. Ella le respondió, diciendo: “Nuestro hijo está muerto”, díjole él: “No tengas miedo ni llores: pues yo le prometo a Santa María de Guadalupe para servidor de su casa, y ella lo dará vivo y sano”.
En esa hora, se levantó el mozo vivo y sano, y dijo a su padre: “Señor padre, preparaos y vamos para Santa María de Guadalupe”. Por lo cual, cuantos allí estaban presentes y vieron este milagro, quedaron muy maravillados, y creyeron después todas las cosas que este pastor decía de la aparición de la Virgen María. Díjoles el pastor: “Señores amigos, sabed que para el mensaje que yo traigo a vosotros bien era menester de hacerse este milagro aquí, por nuestros pecados, muchas veces dudamos de que aquello que corporalmente no percibimos”.
Retablo mayor   Después, este pastor llegó a los clérigos y les dijo así: “Señores, sabed que me apareció nuestra Señora la Virgen María en las montañas cerca del río Guadalupe, y me mandó que os dijera que fueseis allí donde me apareció, y encontraríais una imagen suya; y la sacaseis de allí; y le hicieseis allí una casa. Y me mandó que dijese más: que los que tuviesen a cargo su casa, diesen a comer una vez al día a todos los pobres que a ella viniesen. Y me dijo más: que haría venir a esta casa muchas gentes de diversas partes, por muchos y grandes milagros que ella haría por todas partes del mundo, así por mar como por tierra; y me dijo más: que allí, en aquella gran montaña, se haría un gran pueblo”. Oídas estas cosas, los clérigos dudaron pero luego al ver resucitado al mozo y eso mismo que era habido aquel hombre en buena opinión del pueblo, creyéronles. La clerecía deputó ciertos de ellos para que fuesen con el pastor al lugar donde se le apareció Nuestra Señora. Partiendo de Cáceres anduvieron su camino hasta llegar a aquel lugar, donde la santa Virgen María apareció al pastor. Y después que llegaron, comenzaron a cavar en aquel mismo lugar donde el citado pastor les mostró, que le había aparecido nuestra Señora Santa María. Y ellos, cavando allí, hallaron una cueva a manera de sepulcro, dentro del cual estaba la imagen de Santa María, y una campanilla y una carta con ella; y sacáronlo todo allí, con una piedra donde la imagen estaba sentada. Y todas las piedras que estaban alrededor de la cueva y encima, todas las quebraron las gentes que vinieron entonces y se las llevaron por reliquias. Hicieron una choza de piedra seca lo mejor que pudieron. Juntaron algunas piedras a manera de altar poniendo allí la imagen. Hecho esto, se volvieron los clérigos a Cáceres y contaron a todos como era verdad todo lo que el pastor les dijera. Y quedó el pastor como guardador de la ermita con su mujer e hijos y con muchos de su linaje, por servidores de Nuestra Señora Santa María de Guadalupe.

EL MONASTERIO

El Monasterio de Guadalupe es una de las obras cumbres del gótico mudéjar no sólo en Extremadura sino de toda España.

Tras la batalla del Salado, Alfonso XI ordena la construcción de una fortaleza con una iglesia adosada. La iglesia debió construirse a finales del siglo XIV y debió estar terminada en los primeros años del siglo XV. Cuando Los jerónimos se hacen cargo del monasterio en 1389 comienzan importantes obras de reforma como la fastuosa fachada meridional que sirve de entrada al templo, la construcción del claustro mudéjar incluyendo su célebre templete.

La citada fachada tiene puertas de arcos apuntados superados por tímpanos, marcos rectangulares y un gran rosetón, todo con tracerías flamígeras muy mudejarizadas.

El claustro de Guadalupe es de espectaculares dimensiones y formado por un cuadrilátero de tramos formados por dos pisos formados por arcos apuntados de herradura sobre pilares ochavados.

En el centro se erigió un originalísimo templete en el cual se funde armoniosamente las formas góticas e islámicas formando una especie de pirámide de gabletes de exquisito aspecto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

You Might Also Like

No Comments

  • Reply oscar vera mayo 20, 2011 at 9:31 pm

    Es interesante la historia de Santa Maria de Guadalupe y mas todavia para nosotros los catolicos. Pero lo mas cautivante es como ella dice que haria milagros por tierra y mar por todo el mundo y hoy a hecho otro el mio de acresentar mas mi FE en ella y divulgarla ya que en mis cursos la incluire y pedire le tengan mas FE y la amen como Madre perfecta Dios los bendiga.

  • Reply eloy ruiz mayo 12, 2013 at 10:08 pm

    cuanta contradicion a lo que ensena la iglesia catolica en mexico. Aqui nos ensenan que la virgen se aparecio en el tepeyac. pero ahora entiendo que todo fue mentira. en realidad la virgen de guadalupe mexicana fue traida de espana por los conquistadores y estos nos enganaron que “disque” se aparecio. solo fue una estrategia para poder dominarnos. De hecho siempre me habia preguntado de donde el nombre de guadalupe ya que se aparecio en el tepeyac. ya que todas las virgenes llevan el nombre del lugar donde se aparecieron. ahora entiendo que guadalupe porque en espana hay un pueblo con este nombre y ahi se aparecio por primera vez. claro todo esto es un cuento guajiro. porque para que queria la virgen una “CASITA”. acaso la madre de Dios necesita una casita en la tierra? no tiene una buena casa en el cielo………………huuuummmmmmm algo no coincide. yo creo que voy a reconsiderar el ser catolico……….

  • Deja un comentario