Pintura

Ambrosius Benson: Entre el Gótico y el Renacimiento flamenco

abril 19, 2018

Click en la imagen para ver más obras

Ambrosius Benson

Nació alrededor de 1490, probablemente en la región de Lombardia.
Aunque se le encuadra en la Escuela Gótica Flamenca, nació  presumiblemente en la región de Lombardia, en la zona de Milán, ya que San Ambrosio, es su patrón.


Se tienen muy pocos datos de su vida, hasta el siglo XX  los expertos en arte clasificaban su obra englobada con el nombre de Maestro de Segovia, dada la numerosa cantidad de obras de este estilo encontradas en Segovia y sus cercanías. Más tarde se pudieron atribuir a Benson, gracias a unas iniciales encontradas en un cuadro que asimilaba su estilo.

Su relación con Segovia parece explicarse del comercio fluyente entre Segovia y Brujas con el negocio de las lanas en los siglos XV y XVI, y que tras ser conocido recibió numerosos encargos de esta zona.

Se ha constatado que en 1518 logró la ciudadanía en Brujas, y que trabajó durante un tiempo en el taller de Gerard David, con él que al parecer, tuvo problemas debido a dos maletas que Benson había dejado en su taller que contenían material artístico, patrones y dibujos.

Al parecer se sintió traído por Brujas, por la reputación artística y comercial que era muy importante en aquella época,   la ciudad le proporcionó  prestigio y fama como pintor. Así mismo jugó  un importante papel social, ocupando puestos de responsabilidad tanto en el Ayuntamiento, como en el gremio de pintores, en el que ya aparecía inscrito en 1519, ­como maestro independiente y tenía su propio taller, en él que consiguió un gran éxito de forma muy rápida.

Posteriormente tuvo un segundo juicio con David, de nuevo por las dos maletas citadas, tras el que David fue encarcelado y Benson sentenciado a trabajar algunos días a la semana en el taller de su antiguo maestro.

También se sabe que tal era su actividad, que entre 1520 y 1530 alquiló varios puestos en el mercado anual para exponer y vender sus pinturas.

Se conocen los nombres de dos de sus aprendices, Joachim Spaers y Jacob Vinson, además de dos de sus hijos, ­Willen y Jan Benson, que fueron también pintores y colaboraron probablemente con él; así mismo se sabe ocupó altos puestos en el Gremio de Pintores.

Compró una casa a un comerciante español, Lucas de Castro, casa que pagó, la mitad del precio de ella con ocho pinturas que adquirieron  los concejales de Brujas en 1533.

Se le atribuyen alrededor de 150 pinturas, aunque sólo se conocen dos obras suyas firmadas, el «Tríptico de San Antonio de Padua», actualmente en los Musées Royaux des Beaux-Arts de Belgique, Bruselas, y una «Sagrada Familia», en una colección particular, y siete fechadas, pero atribuibles basándose en criterios estilísticos como decíamos más de 150. Las primeras son «Retrato de un hombre», albergado en Philadelphia Museum of Art, y «La Sagrada Familia con San Juan y Descendimiento de la Cruz», en la catedral de Segovia.

Tuvo una producción importante, pero de calidad irregular, en general destinada al mercado de la Penín­su­la Ibérica. Un cierto Sancho de ­San­tander aparece regularmente en la documentación relacionada con Benson y probablemente desempeñó un papel importante en la exportación de sus obras. En España, su pintura fue muy apreciada en nuestro país y tuvo un gran número de seguidores, a pesar de no haber estado nunca en él.

Junto con Adriaen Isenbrandt y Jan Provost formó parte de la última generación de pintores de Brujas que aunque se mantuvo fiel a la temática fundamental del gótico flamenco con su ejecución detallada, introdujo algunos detalles de las últimas tendencias italianas.

Esta influencia se puede apreciar en la plástica y en los efectos monumentales, ya que los temas y la composición siguen inscritos en la tradición flamenca.

En España, de entre las atribuidas, se conservan varias de sus obras, además de las citadas en la catedral de Segovia,  el «Tríptico del Descendimiento», procedentes de la iglesia de San Miguel, con los Reyes Magos, San Miguel y San Antonio de Padua en las puertas laterales y la Anunciación en el exterior; en el Ayuntamiento, el «Tríptico de la «Adoración de los Pastores» y en la Iglesia de la Trinidad, la tabla de la «Santa Faz».

En el Museo del Prado, Museo Thyssen-Bornemisza y Museo de Bellas Artes de Bilbao, encontramos varias y valiosos trabajos de Benson.

Murió entre el 12 y el 19 de enero de 1550, siendo enterrado en la iglesia de Nuestra Señora de Brujas.

*Esta entrada fue publicada en este blog el 25 de julio de 2011. Ha sido actualizada y ampliada el 19 de abril de 2018. 

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Adrián Isenbrandt: Renacimiento flamenco | Trianarts agosto 6, 2013 at 10:16 pm

    […] tuvo un papel relevante, de 1516 a 1548 ocupó hasta en nueve ocasiones tesorero del mismo. Junto a Ambrosius Benson, perteneció a la generación de pintores posterior a la de Gérard David y Jan Provost. Muy pronto […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.