Pintura

Edward Hicks: El pintor icono de los cuáqueros

julio 19, 2014

Clic en la imagen para ver más obras

Edward Hicks

Nació en Attleboro, actualmente ahora Langhorne, en el condado de Bucks, Pennsylvania, el 4 abril de 1780.
Pintor folk, que ejerció como predicador cuáquero y que se convirtió en un icono para este grupo religioso.

Hijo de padres anglicanos, su padre se arruinó tras la Guerra de la Independencia estadounidense y se quedó huérfano de madre con 18 meses, por lo que pasó al cuidado de una amiga de su madre en su granja, Twining Farm, esta le educó las creencias cuáqueras, que serian determinantes para su vida.

Con trece años comenzó a trabajar en la fábrica constructora de coches de de William y Henry Tomlinson, con los que permaneció 7 años, hasta 1800 que decidió trabajar de forma independiente; en 1801 se trasladó a Milford para trabajar con el también fabricante Joshua C. Canby.
Este periodo de su vida, según el mismo manifestaba en sus memorias, estuvo llena de excesos, con la que pronto se sintió insatisfecho, comenzó a asistir con regularidad a reuniones de los cuáqueros, y en 1803 pasó a ser miembro de la Society of Friends (nombre oficial de la comunidad cuáquera) y se se casó con una mujer cuáquera.

En 1812 su congregación lo nombró ministro, y hacia 1813 comenzó a viajar a por todo Philadelphia como predicador.
Para hacer frente a los gastos que estos viajes le ocasionaban y poder mantener a su familia, se dedicó la pintura decorativa de enseres domésticos, maquinaria agrícola,y rótulos y carteles para tabernas, actividad que fue muy lucrativa, pero que molestó a parte de la comunidad cuáquera, porque contradecía las costumbres que ellos practicaban y que él debía respetar.

A partir de 1815, dejó de ejercer como pintor ornamental y decidió vivir como agricultor, compaginándolo con trabajos como pintor doméstico para sus vecinos; pero pronto comenzaron sus dificultades financieras, no tenía experiencia para cultivar la tierra, menos de la administración de una granja y la pintura doméstica le proporcionaba escasos ingresos.

En 1816, cuando su esposa esperaba su quinto hijo, un amigo, John Comly, le sugirió volver ser de nuevo pintor decorativo, consejo que siguió y le salvó del desastre económico que vivía, dejando de ser predicador para vivir sólo de la pintura.
En 1820 comenzó a realizar sus primeros cuadros de su serie «El reino apacible», que en principio estaban destinadas a regalar a sus amigos y familiares, no para venderlos, ya que la pintura decorativa era una buena fuente de ingresos.

En 1827, una crisis en su comunidad religiosa que hizo que esta se bifurcara en diferentes sectas, lo que desalentó a Hicks, aunque en vida fue más conocido por su actividad religiosa que por su pintura.
Sin embargo sus creencias eran incompatibles con una vida lujosa y/o la posesión de cosas materiales, incapaz de mantener esta vida paralela, dejó la vida religiosa, aunque utilizó la pintura para expresar sus creencias y expresar libremente lo que la religión le impedía: La concepción humana de la fe, al dejar de estar confinado por las reglas de la congregación.

Aunque no pueden catalogarse como imágenes religiosas, su serie «Reino apacible» ejemplifica los ideales cuáqueros.
Pinto pintó versiones de esta composición. Los animales y los niños, están tomados del libro bíblico «Isaías 11-6-8″ e » Isaías 65:25″, incluyendo el león comiendo paja con el buey.

Hicks utilizó su pintura como una forma de definir su interés central, que fue la búsqueda de un alma redimida. Este tema también fue de una de sus creencias teológicas.
Fue influenciado por la creencia cuáquero denominada Luz Interior. George Fox y otros cuáqueros, habían establecido y predicado la doctrina conocida como Luz Interior.

Hicks, pinta seres humanos y animales para representar la idea de la luz interior, romper las barreras físicas (diferencia entre individuos) y trabajar y vivir juntos en paz. Muchas de sus pinturas son ejemplo de este concepto con las representaciones de los nativos americanos que fueron muy bien acogidas por los colonos de Pennsylvania, incluído William Penn, empresario y filósofo, fundador de la provincia de Pennsylvania.

Al igual que Penn, Hicks se opuso a la jerarquía de Gran Bretaña, apoyando a Penn para establecer el tratado de Pennsylvania con los nativos americanos , estado que fomentó enérgicamente a la comunidad cuáquera.

La primera gran exposición de su obra se celebró en 1960 en Williamsburg, Virginia.
La mayor parte de su legado se encuentra Reynolds House, Museo de Arte Americano, en Winston-Salem, Carolina del Norte, aunque hay una gran cantidad de óleos en colecciones privadas y una muestra notable en la Asociación Histórica Newtown .

La calma y la paz caracterizan las composiciones de Hicks. Aunque ninguno de sus cuadros son completamente idénticos, hay ciertas estructuras compositivas y patrones Hicks siguió en todo su trabajo; el espacio puede parecer superficial en el plano de la imagen de estas pinturas, la profundidad se crea a través de objetos y de pequeño tamaño, y por la luz y las sombras. El primer plano, plano medio y fondo son definidos por objetos, animales, paisajes, seres humanos, y horizontes.

Casi siempre pintó escenas al aire libre, en el que la fuente de luz fue el sol o el cielo. La combinación de colores de su obra son simples, con la utilización mayoritaria de los tonos marrones y ocres, otra manera de tratar de transmitir la «uniformidad» o la paz. La mayoría de estas pinturas están asimétricamente equilibradas, para reflejar las acciones que tienen lugar entre grupos de personas y animales dentro de la obra.
Murió el 23 agosto 1849.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.