Pintura

El manierismo de Luis de Morales, El Divino

enero 11, 2018

Click en la imagen para ver más obras

Luis de Morales, «El Divino»

Nació hacía 1520 en Badajoz, fecha probable pero no confirmada, ya que hay vacíos en los primeros años de su vida, es por eso, que la mayoría de sus biógrafos, atrasan la fecha de su nacimiento, que bien podía haber sido en 1509 o 1510.

Otros lo sitúan en el primer cuarto del siglo XVI, pero no datan el año exacto.
Fue apodado «el Divino» por su primer biógrafo, Antonio Palomino, debido a que sólo pintó temas religiosos, realizados con gran primor y sutileza.

Alcanzaría su mejor época entre 1550 y 1570, época en la que realizó entonces numerosos retablos, trípticos y lienzos que lograron una gran difusión porque satisfacían la religiosidad popular de la época y lo más notable de la obra salida de sus manos.

En la década de 1560 aparece activo en Arroyo de la Luz, Badajoz, donde se conserva un magnífico retablo en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción; lo componen 20 cuadros realizados en tablas y es la mayor colección del pintor conservada en el mismo lugar para el que lo creara, inició su trabajo de pintura en 1560 y lo concluyó en 1563.

Pintor de gran calidad y  estilo, con una personalidad inconfundible, según muchos historiadores de arte, es posiblemente el mejor entre los pintores españoles de la segunda mitad del siglo XVI, si exceptuamos a El Greco.

La totalidad de su obra es de temática religiosa, a excepción de algunos retratos, siendo especialmente famosas sus Madonnas, sus Pietas, y sus Ecce Homo

Su formación es otra de las grandes incógnitas del pacense, aunque el historiador de arte Palomino lo hace discípulo del flamenco, Pedro de Campaña, que había residido en Sevilla entre 1537 y 1563; algo que parece posible la meticulosidad y detallismo de su pincelada y la concepción del paisaje, que sin duda son de origen flamenco, y la mayoría de sus temas icónicos de tradición medieval tardía.

No obstante, en sus figuras humanas emplea un sfumato y un colorido que nos transporta al estilo que se realizaba en la Escuela Lombarda de los leonardescos Bernardino Luini y de un Cristoforo Solario, cuyas técnicas pudo conocer en Valencia, de la mano de los también seguidores de Leonardo da Vinci: Fernando Yáñez y Fernando de Llanos, y de los de Rafael Sanzio, Vicente y Juan Masip.
Así mismo tuvo contacto y asumió algunos detalles del manierismo de la Escuela Portuguesa.

La característica más acusada de su pintura es la atmósfera atormentada y casi histérica en que desprenden sus personajes, dotados en lugar de actitudes de acción, de una aparente intensa vida interior, melancólicos y ascetismo, característicos del clima de crispada religiosidad impuestos en la España de ese siglo por los movimientos de reforma, desde los menos ortodoxos eramistas y alumbradistas, hasta los más acérrimos del misticismo y el trentismo.

Algunos de sus lienzos contienen ­citas y datos de erudición letrada, que probablemente surgieron de su contacto con los clientes ilustrados, entre ellos, los obispos de la diócesis de Badajoz, a cuyo servicio trabajó.

No está corroborado de forma documental que visitara el Monasterio de El Escorial respondiendo a la llamada de Felipe II, aunque al parecer éste adquirió alguna de sus obras.

La enorme producción y la continua solicitud de sus temas iconográficos más frecuentes y populares hizo que mantuviera un importante taller en el que trabajaron sus dos hijos, Cristóbal y Jerónimo, taller que fue responsable de muchas copias que circulan y son todavía tenidas como autógrafas del pintor.

Su obra está representada en los más importantes museos españoles y de todo mundo, algunos de entre los españoles, el Museo del Prado, que alberga las consideradas sus obras más importantes, El Museo de Bellas Artes de Sevilla, el Museo de Bellas Artes de Bilbao, El Museo de Bellas Artes de Valencia, el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

En el extranjero albergan obras del pintor, entre otras pinacotecas, la National Gallery de Londres y la de Irlanda, en L’ Hermitage de San Petersburgo y en la Galería de los Uffizi de Florencia.
Murió en Badajoz en 1586.

*Entrada publicada el 8 de noviembre de 2011. Ha sido actualizada y ampliada el 11 de enero de 2018.

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.