Refranero y Frases.

Franz Kafka: Sus mejores frases

julio 3, 2018

«Yo soy la novela. Yo soy mis historias»

Mi recuerdo  a uno de los más importantes escritores de la literatura universal en el aniversario de su nacimiento.

Franz Kafka

Algunas de sus mejores frases:

A partir de cierto punto no hay retorno. Ese es el punto que hay que alcanzar.

Como un camino en otoño: tan pronto como se barre, vuelve a cubrirse de hojas secas.

El camino verdadero pasa por una cuerda, que no está extendida en alto, sino sobre el suelo, parece preparada más para hacer tropezar, que para que se siga su rumbo.

El deber escolar eres tú. No se ve un alumno por ninguna parte.

El verdadero enemigo te transmite un valor sin límites.

El espíritu se libera sólo cuando deja de ser un soporte.

El gesto de amargura del hombre es, con frecuencia, sólo el petrificado azoramiento de un niño.

En la lucha entre uno y el mundo, hay que estar de parte del mundo.

El mal conoce el bien, pero el bien no conoce el mal.

El miedo ante la unión, ante el fluir hacia la otra parte. Entonces ya no estoy nunca más solo.

El dolor es el elemento positivo de este mundo, más bien el único vínculo entre este mundo y lo positivo en sí.

En tu lucha contra el resto del mundo te aconsejo que te pongas del lado del resto del mundo.

En un tiempo no podía comprender por qué no recibía respuesta a mi pregunta, hoy no puedo comprender como pude estar engañado hasta el extremo de preguntar. Pero no es que me engañase, preguntaba solamente.

El mejor método para matar gatos, que siempre se aferran tenazmente a la vida: apretarles el cuello en una puerta abierta y tirarles la cola.

En ti observé lo que tienen de enigmático los tiranos, cuya razón se basa en su persona, no en su pensamiento.

Al menos, así me lo parecía. Hoy los alemanes han invadido Polonia; por la tarde he ido a la piscina.

Hay problemas que jamás hubiéramos resuelto si fueran realmente nuestros problemas.

La desgracia de Don Quijote no fue su fantasía, sino Sancho Panza.

La historia de los hombres es un instante entre dos pasos de un caminante.

La eterna juventud es imposible; aun cuando no hubiera otros impedimentos, la introspección la imposibilitaría.

La incitación a la lucha es uno de los medios de seducción más eficaces del mal.

La literatura es siempre una expedición a la verdad.

La fortuna de comprender que el suelo sobre el que permaneces no puede ser más grande que los dos pies que lo cubren.

La verdad es indivisible, es decir no puede reconocerse a sí misma; quien quiera reconocerla, debe ser mentira.

Las religiones se pierden como los hombres.

Lo que nos hace llamar con el nombre de juicio final al juicio universal, es sólo nuestra concepción del tiempo; en realidad se trata de un juicio sumario.

Los puntos de vista del arte y de la vida son distintos aún en el mismo artista.

No dejes que el mal te confunda y creas que puedes tener secretos para él.

No desesperes, ni siquiera por el hecho de que no desesperas. Cuando todo parece terminado, surgen nuevas fuerzas. Esto significa que vives. No puedo dormir. Sólo sueños, imposibilidad de dormir.

Quien busca no halla, pero quien no busca es hallado.

Quien conserva la facultad de ver la belleza no envejece.

¿Sería posible que este mundo nos diera alegría si no estuviéramos refugiados en él?

Simplemente, no sobrestimar lo que he escrito; de otro modo se me volvería inalcanzable lo que aún espero escribir.

Si se llega a un punto determinado, ya no hay regreso posible. Hay que alcanzar ese punto.

Sólo temblor y palpitación fue su respuesta a la afirmación de que tal vez poseía pero no era.

Todo el conocimiento, la totalidad de preguntas y respuestas se encuentran en el perro.

Toda revolución se evapora y deja atrás sólo el limo de una nueva burocracia.

Todos los errores humanos son fruto de la impaciencia. Interrupción prematura de un proceso ordenado, obstáculo artificial levantado al derredor de una realidad artificial.

Un libro tiene que ser el hacha que rompa nuestra mar congelada.

Una de las formas de seducción del mal más efectivas es la incitación a la lucha.

Una fe como una guillotina, tan pesada, tan ligera.

Franz Kafka

Franz Kafka nació en Praga, entonces Imperio austrohúngaro, el 3 de julio de 1883.
Escritor de origen judío nacido en Bohemia, escribió su obra en alemán.
Está considerada como uno de los más influyentes escritores de la literatura universal, y plagada de temas y arquetipos sobre la alienación, la brutalidad física y psicológica, los conflictos entre padres e hijos, personajes en aventuras terroríficas, laberintos de burocracia, y transformaciones místicas.
Sólo publicó algunas historias cortas durante toda su vida, una pequeña parte de lo que escribióo, es por eso que su obra pasó prácticamente inadvertida hasta después de su muerte.
Poco antes de su muerte, le dijo a su amigo y albacea Max Brod que destruyera todos sus manuscritos. Brod no le hizo caso y supervisó la publicación de la mayor parte de los escritos que conservaba.
En España hubo que esperar hasta los estertores del franquismo se permitió que se editase en nuestro país.
Entre los grandes que fueron influenciados, como decimos por su obra, se cuentan escritores de la talla de Albert Camus, Jean-Paul Sartre, Jorge Luis Borges y Gabriel García Márquez.
El término kafkiano es utilizado en el castellano para describir situaciones surrealistas como las que podemos encontrar en sus libros.
Murió en Kierling, Austria, 3 de junio de 1924.

También de Franz Kafka en este blog:

«Franz Kafka: Buitres»: AQUÍ  

Bibliografía

Narrativa publicada en vida:

Contemplación (Betrachtung – 1913)
Niños en un camino de campo (Kinder auf der Landstraße)
Desenmascaramiento de un embaucador (Entlarvung eines Bauernfängers)
El paseo repentino (Der plötzliche Spaziergang)
Resoluciones (Entschlüsse)
La excursión a la montaña (Der Ausflug ins Gebirge)
Desdicha del soltero (Das Unglück des Junggesellen)
El comerciante (Der Kaufmann)
Mirando afuera distraídamente (Zerstreutes Hinausschaun)
El camino a casa (Der Nachhauseweg)
Los que pasan corriendo (Die Vorüberlaufenden)
El pasajero (Der Fahrgast)
Vestidos (Kleider)
El rechazo (Die Abweisung)
La condena. Una historia para Felice B. (Das Urteil – 1913)
El fogonero. Un fragmento (1913)
La metamorfosis (Die Verwandlung – 1915)
En la colonia penitenciaria (In der Strafkolonie – 1919)
Un médico rural (Ein Landarzt – 1919)
El nuevo abogado
Un médico rural.(Ein Landarzt – 1917)
En la galería
Un viejo manuscrito
Ante la ley (parábola). Repetido en El Proceso.
Chacales y árabes
Una visita a la mina
El pueblo más cercano
Un mensaje imperial
Preocupaciones de un padre de familia (Die sorge des Hausvater)
Once hijos
Un fratricidio
Un sueño (Ein Traum)
Informe para una academia (Ein Bericht für eine Akademie – 1917)
Un artista del hambre (1924) (Ein Hungerkünstler – 1922). Revisado por Kafka en su lecho de muerte
Primer sufrimiento
Una mujercita
Un artista del hambre (Ein Hurgerkünstler)
Josefina la cantora o El pueblo de los ratones

Textos publicados en revistas:

Un brevario para damas (1909)
Conversación con el borracho (1909)
Conversación con el orante (1909)
Los aeroplanos en Brescia (1909)
Una novela de juventud (1910)
Una revista extinta (1910)
Primer capítulo del libro Richard y Samuel (1912)
Barullo (1912)
Desde Matlárháza (1920)
El jinete del cubo (1921)

Obras publicadas póstumamente:

El desaparecido.44 Novela comenzada en 1911 y que dejó de escribir en 1912. Está inconclusa. Durante años se conoció como América, título que Max Brod escogió, pero estudios recientes han determinado que Kafka la tituló El desaparecido. Se publicó por primera vez en 1927. Desde 1982 la distribución de los capítulos y fragmentos se modificó, y la editorial Fischer publicó en alemán la edición definitiva.
El proceso44 (Der Prozeß, 1925). Novela inconclusa.
El castillo44 (Das Schloß, 1926). Novela inacabada.
La Muralla China. Relato. Se supone que la versión definitiva fue quemada por Kafka.[1]
Carta al padre (Brief an den Vater, noviembre de 1919).
Ricardo y Samuel. Capítulo de una novela, escrito en colaboración con Max Brod.
La obra (Der Bau, 1923-1924). También traducida como La construcción o La madriguera.
Relatos[editar]
Preparativos de una boda en el campo (Hochzeitsvorbereitungen auf dem Lande – 1907-1908)
Der Dorfschullehrer o Der Riesenmaulwurf – 1914-1915
La muralla china (Beim Bau der Chinesischen Mauer – 1917)
Descripción de un combate (1950)
Los aeroplanos de Brescia (1907)
La condena (1912)
Contemplación (1913)
Un médico rural (1919)
Un artista del trapecio (Versión previa a otra definitiva destruida más tarde por Kafka)

Obra epistolar, diarios y aforismos:

Aforismos, visiones y sueños (1917)
Cuadernos en octava (1917)
Diarios (1910-1923)
Escritos sobre sus escritos (1917) Publicado en España como Escritos sobre el arte de escribir, 2003.
Carta al padre (1919)
Cartas a Felice (1967)
Cartas a Milena
Cartas a Ottla
Cartas a la familia

*Entrada actualizada y ampliada con nuevas frases, el 3 de julio de 2018.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com julio 14, 2011 at 2:39 am

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: “Yo soy la novela. Yo soy mis historias” Franz Kafka, nació el 3 de julio de 1883 en Praga, el 3 de julio de 1883 Algunas de sus mejores frases: No dejes que el mal te confunda y creas que puedes tener secretos para él…….

  • Reply Alfred Kubin: Expresionismo, sátira, fantasía y oscuridad | Trianarts septiembre 3, 2014 at 8:50 am

    […] con frecuencia a París donde entabló una gran amistad con Franz Kafka. En 1911 participó junto a sus amigos Paul Klee y Franz Marc en la exposición de “Der Blaue […]

  • Reply Mi recuerdo a Stefan George: El señor de la isla » Trianarts julio 12, 2015 at 3:25 am

    […] modernista. Según una gran mayoría de críticos, fue una importante influencia en la obra de Franz Kafka. Aunque rechazó la oferta de Goebbels de aceptar el ministerio de cultura, los críticos […]

  • Reply Antonio Saura: Expresionismo abstracto - Trianarts julio 22, 2015 at 12:50 am

    […] el El Criticón de Baltasar Gracián, 1984, de Orwell, Las aventuras de Pinocho, los Diarios de Kafka, o los Sueños y discursos de Quevedo entre […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.