Refranero y Frases.

Frases de sabios: Leonardo da Vinci

mayo 31, 2011

La belleza perece en la vida, pero es inmortal en el arte.

Leonardo da Vinci: Sus frases

Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte.

Cuando la fortuna viene, tómala a mansalva y por delante, pues por detrás es calva.

Quien no castiga el mal, ordena que se haga.

Reprende al amigo en secreto y alábalo en público.

Los hombres correrán tras la cosa que más temen, es decir, que serán miserables por temor a la miseria.

Quien de verdad sabe de qué habla, no encuentra razones para levantar la voz.

Muchas personas, después de haber encontrado el bien, buscan todavía, y encuentran el mal.

Comer con desgana convierte el alimento en repulsivo manjar.

Ninguna certeza existe allí donde no puede aplicarse alguna de las ciencias matemáticas o de las que están unidas con ellas.

Llegará un día en que los hombres como yo, verán el asesinato de un animal como ahora ven el de un hombre.

Verdaderamente, el hombre es el rey de los animales, pues su brutalidad supera a la de éstos.

Quien de verdad sabe de qué habla, no encuentra razones para levantar la voz.

Apenas nace la virtud, cuando ya genera contra sí la envidia, pues antes verás un cuerpo sin sombra que la virtud sin la envidia.

Así como el hierro se oxida por falta de uso, también la inactividad destruye el intelecto.

Puedes censurar a un amigo en confianza, pero debes alabarlo delante de los demás.

Donde hay más sensibilidad, allí es más fuerte el martirio.

El mal que no me perjudica es como el bien que no me aprovecha.

Mediocre alumno el que no sobrepase a su maestro.

¿No ves tú que, entre las humanas bellezas, un bellísimo rostro detiene a los transeúntes mejor que las riquezas que lo encuadran?

Las espadas y lanzas por sí mismas son inofensivas; el que por sí mismo es apacible y sin maldad alguna, se volverá feroz y terrible a causa de las malas compañías.

La rebeldía es hija de la experiencia.

Todo lo que hay de bello en el hombre pasa y no dura.

¡oh, miseria humana, a cuántas cosas te sometes por el dinero!

Un vaso de arcilla cruda, si se rompe puede repararse, pero no el de arcilla cocida.

Pide consejo al que sabe corregirse a sí mismo.

El agua que tocas en la superficie de un río, es la última de la que pasó y la primera de la que viene: así el instante presente.

En cuanto nace la virtud, nace contra ella la envidia, y antes perderá el cuerpo su sombra que la virtud su envidia.

He ofendido a Dios y a la humanidad porque mi trabajo no tuvo la calidad que debía haber tenido.

Todo nuestro conocimiento tiene su principio en los sentimientos.

Es imposible amar algo ni odiar algo, sin empezar por conocerlo.

Son vanas y están plagadas de errores las ciencias que no han nacido del experimento, madre de toda certidumbre.

Como el hierro, por falta de ejercicio, se cubre de herrumbre, y el agua se corrompe o se hiela por la misma causa, así el ingenio, sin ejercicio, se deteriora.

La mecánica es el paraíso de las ciencias matemáticas, porque con ella se alcanza el fruto matemático.

Cada instrumento (o medio) debe adaptarse a la experiencia.

Los que se enamoran de la práctica sin la teoría son como los pilotos sin timón ni brújula, que nunca podrán saber a dónde van.

La sabiduría es hija de la experiencia.

El que no valora la vida no se la merece.

No reneguemos del pasado.

Aquel que más posee, más miedo tiene de perderlo.

Si es posible, se debe hacer reír hasta a los muertos.

Nuestras mayores tonterías pueden ser muy sabias.

Mientras pensaba que estaba aprendiendo a vivir, he aprendido cómo morir.

Cosa bella mortal pasa y no dura.

La hiedra tiene larga vida.

Nada nos engaña tanto como nuestro propio juicio.

Donde entra la ventura, la envidia le pone asedio y la combate. Cuándo nos abandona, nos deja el dolor y el arrepentimiento.

Mal haces si alabas, y peor si reprendes una cosa que no entiendes bien.

La naturaleza benigna provee de manera que en cualquier parte halles algo que aprender.

Seguramente, el hombre es el rey de los animales, pues su brutalidad supera a la de éstos.

La pintura es poesía muda; la poesía pintura ciega.

Los que se enamoran de la práctica sin la teoría son como los pilotos sin timón ni brújula, que nunca podrán saber a dónde van.

Si una persona es perseverante, aunque sea dura de entendimiento, se hará inteligente; y aunque sea débil se transformará en fuerte.

Quien poco piensa, mucho yerra.

La proporción entre la obra humana y la naturaleza es la misma que media entre el hombre y dios.

No se puede poseer mayor gobierno, ni menor, que el de uno mismo.

La verdad es de tal excelencia que, cuando elogia pequeñas cosas, las ennoblece.

La ciencia más útil es aquella cuyo fruto es el más comunicable.

El ojo recibe de la belleza pintada el mismo placer que de la belleza real.

La desigualdad es el origen de todos los movimientos locales.

He aquí una cosa que rechazamos cuanto más la necesitamos: el consejo. De mala gana lo escucha quien más lo necesitaría, a saber: el ignorante.

La necesidad es maestra y tutora de la naturaleza. Es su tema y la fuente de sus invenciones, su freno y su regla perpetua.

El agua es el vehículo de la naturaleza.

La justicia requiere poder, inteligencia y voluntad, y se asemeja al águila.

Si queréis saber cómo habita el alma en el cuerpo, os bastará observar cómo usa el cuerpo de su cotidiana habitación: si ésta es desordenada y confusa, desordenado y confuso será el cuerpo poseído por el alma.

La práctica debe siempre ser edificada sobre la buena teoría.

Los ambiciosos que no se contentan con el beneficio de la vida y la belleza del mundo, tienen por castigo el no comprender la vida y el quedar insensibles a la utilidad y belleza del universo.

La amenaza es el arma del amenazado.

La desigualdad es el origen de todos los movimientos locales.

El que pretende enriquecerse en un día, se verá apremiado durante un año.

El buen juicio nace de la buena inteligencia y la buena inteligencia deriva de la razón, sacada de las buenas reglas; y las buenas reglas son hijas de la buena experiencia: madre común de todas las ciencias y las artes.

Todos los elementos, cuando están fuera de su sitio natural, desean volver a él, principalmente el fuego, el agua y la tierra.

Se expone a daños quien se gobierna por el consejo de los jóvenes.

No siempre es bueno lo que es bello… Ejemplo de este error dan los que hablan con elegancia, pero sin doctrina.

Si encontráis a un hombre virtuoso y bueno, no lo apartéis de vosotros; honradlo para que no tenga que huir de vosotros y refugiarse en desiertos o cavernas u otros lugares solitarios, lejos de vuestras insidias; miradlos como a dioses terrestres, merecedores de estatuas y simulacros.

Las palabras que no satisfagan al oyente, le causan fastidio y disgusto; ello se manifiesta generalmente por copiosos bostezos. Cuando hables, pues, a hombres cuya benevolencia quieres captarte, si observas en ella tales muestras de aburrimiento, abrevia tu discurso o cambia de terna; si no lo haces, recogerás en vez de la benevolencia que deseas, odio y enemistad.

Leonardo di ser Piero da Vinci, nació el 15 de abril de 1452.
Murió en Amboise el 2 de mayo de 1519.

*La imagen es un autorretrato del artista.

You Might Also Like

No Comments

  • Reply Bitacoras.com mayo 31, 2011 at 10:12 pm

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: La belleza perece en la vida, pero es inmortal en el arte. Leonardo di ser Piero da Vinci, nació el 15 de abril de 1452 Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte…..

  • Reply Cesare da Sesto: Renacimiento en el Cinquecento italiano » Trianarts | Trianarts marzo 22, 2013 at 7:40 pm

    […] Según algunos de sus más severos críticos  de su obra, en su afán de absorber la obra de Leonardo, roza la caricatura, con su pretensión de […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.