Pintura

Jenaro Pérez de Villaamil: El paisaje romántico español del siglo XIX

junio 5, 2018

Clic en la imagen para ver más obras

Genaro Pérez de Villaamil

Genaro Pérez de Villaamil y Duguet naciò en Ferrol, La Coruña, el 3 de febrero de 1807.
Creador y máximo representante del paisajismo romántico español, excepcionalmente dotado para el dibujo, de ejecución rápida y precisa, su fecundísima producción, una enorme cantidad de pinturas, acuarelas, apuntes a lápiz y pluma, está dedicada fundamentalmente a las vistas panorámicas de monumentos, ciudades o paisajes naturales, transformados por la imaginación romántica del artista.

Siendo aún niño, ingresó en la Academia Militar de Santiago de Compostela, pero muy joven la abandonó para trasladarse a Madrid junto a su familia, donde emprendió estudios literarios en los Reales Estudios de San Isidro, actualmente Instituto San Isidro de Madrid, de la calle Toledo.

En 1823, ante la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luis, se alistó en el ejército del Gobierno liberal, siendo herido en la campaña de Andalucía y trasladado a Cádiz como prisionero de guerra, allí permanece desde 1823 hasta 1830, tiempo durante el que asistió a clases en la Academia de Bellas Artes gaditana. La fama le llegó muy pronto en la ciudad andaluza, y en 1830, la ciudad de San Juan de Puerto Rico le encargó la decoración del Teatro Tapia.

En 1832 volvió a Madrid, donde se relacionó con círculos literarios; asistió a la tertulia romántica “El Parnasillo”, a la que también acudían José de Espronceda y Ventura de la Vega.

Entabló así mismo amistad con el pintor paisajista escocés David Roberts que influyó de forma definitiva en su pintura, transmitiéndole la concepción romántica de su país en cuanto al paisaje, siendo fiel a estos conceptos toda su vida, algo que le hizo destacarse del resto de los pintores españoles de su tiempo, especialistas en ese género.

José de Zorrilla escribió sobre su pintura tras lo que ésta, alcanzó pronto una dimensión internacional, sobre todo cuando el barón Isidore-Justin Taylor le encargó varios cuadros para el rey Luis Felipe de Francia. Viajó por Europa, sobre todo por Bélgica, Holanda y Francia, los reyes de estos países adquierieron obras suyas.

En 1835 logró la cátedra de paisaje de la Real Academia de San Fernando, de la que más tarde sería director, y en 1840 fue nombrado pintor de cámara de la reina Isabel II, pintando para el Palacio Real un numeroso conjunto de lienzos espectaculares, la mayor parte de ellos, paisajes de inspiración oriental e interiores monumentales, entre los que se encuentran algunas de las obras maestras de toda su producción.

De 1840 a 1844, tiempo que duró la regencia del general Espartero, permaneció fuera de España, probablemente por motivos políticos, que fueron de alguna forma encubiertos, con la publicación en París de un bello libro de viajes litografiado del romanticismo español, su famosa “España artística y monumental” en las que plasmó vistas de edificios y monumentos de varias ciudades españolas, la obra más importante de este género realizada por un artista español y espléndido testimonio de la concepción monumental y pintoresca del viaje en el mundo romántico.

Tras la caída de Espartero, en 1844, regresó a Madrid, siendo nombrado Caballero de la orden de Carlos III, de Leopoldo de Bélgica y le fue concedida la Legión de Honor francesa.

En 1845 fue nombrado teniente director de la Academia de Bellas Artes de San Fernando y catedrático de paisaje de la misma.
Expuso siempre con éxito en las Exhibiciones de la Academia y del Liceo, en el Salón de París, donde, en el de 1846, el poeta Charles Baudelaire, hizo grandes elogios de su obra. Realizó a lo largo de su vida, numerosos viajes artísticos por España.

Su obra tiene dos períodos perfectamente definidos, los de su época más joven, antes de conocer a David Roberts, de alguna forma eclécticas, con influencias que le llegan desde la pintura flamenca del siglo XVII a la francesa del s. XVIII, como ejemplo de ellas, dos paisajes con figuras, ambos en el Museo del Prado de Madrid.

La segunda parte, como apuntamos anteriormente, está marcada por la influencia de David Roberts, en el que en sus paisajes predominan los temas arquitectónicos monumentales, todos ellos envueltos en románticos crepúsculos e interiores con atmósferas ensoñadoras; la mayoría de ellos, medievales, en los que incluía multitud de personajes populares, sirvan de ejemplo “Vista del castillo de Gaucín” o “Interior de la catedral de Toledo”.
Fue así mismo uno de los pioneros en España en realizar temas orientalistas.

Varias y muy notables obras suyas se conservan en el palacio de la Moncloa, pertenecientes a Patrimonio Nacional, como “Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela”; en el Museo Romántico de Madrid y en el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires. El Museo Carmen Thyssen de Málaga alberga también dos magnificas obras suyas.
Murió en Madrid, el el 5 de junio de 1854,  con sólo 47 años de edad, cuando decaían ya las concepciones paisajísticas románticas.

*Entrada publicada el 28 de enero de 2013. Ha sido actualizada y ampliada el 3 de febrero de 2018.

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Maestros del paisaje: Martín Rico y Ortega » Trianarts | Trianarts enero 28, 2013 at 6:23 pm

    […] oficial en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, en la que tuvo como maestros a Genaro Pérez Villaamil, Fernando Ferrant y Vicente […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.