Poesia

Kostís Palamás: La tumba

enero 13, 2019

«… Son los maestros de la Verdad,
los seguidores de la intacta Belleza…»
KP

Mi recuerdo al poeta griego en el aniversario de su nacimiento.

«La tumba»

Durante el viaje al que te lleva
el negro caballero,
cuídate de no coger nada
que provenga de su mano.

Y si tienes sed
en el mundo subterráneo
no bebas del agua de la negación,
pobre hierbabuena cortada.

No la bebas, o nos olvidarás
por siempre, por toda la eternidad;
esparce señales
para no perder el camino,

y como eres pequeño
y liviano como un golondrina,
y no resuenan armas
en tu cinturón de bizarro,

mira y búrlate
del sultán de la noche,
huye lenta, furtivamente
y regresa aquí arriba,

y en tu hogar abandonado,
a tu regreso, querido nuestro,
¡hazte soplo de aire
y bésanos con dulzura!

Kostís Palamás

Traducción de: José A. Moreno Jurado

Kostís Palamás (Κωστής Παλαμάς) nació en Patras, Grecia, el 13 de enero de 1859.
Poeta y dramaturgo, fue el autor de la letra del himno Olímpico.
Comenzó a escribir poesía con nueve años de edad.
En 1875 marchó a Atenas para estudiar Derecho, carrera que pronto para dedicarse a la literatura.
En 1897 fue nombrado secretario de la Universidad de Atenas, cargo que mantuvo hasta su jubilación en 1928.
En su primer libro, Las canciones de mi patria, celebra la belleza de las canciones tradicionales griegas y el valor estético de la lengua popular. Su Himno a Atenea, compuesto en decapentasílabos, supone una celebración del paganismo como base de la civilización griega y expresión del culto a la naturaleza y a luz que ama el poeta. Los ojos de mi alma toma su título de un verso de Dionisos Solomós y supone un giro hacia el intimismo y la poética simbolista. La tumba es una elegía por la muerte de uno de sus hijos y un lamento por la situación del país.
El dodecálogo del gitano se han comparado con La leyenda de los siglos de Victor Hugo: se trata de una epopeya cuyo protagonista colectivo es el pueblo gitano, de destino incierto. Tras la muerte de todas las religiones, los dioses resucitan gracias al poder creador de la música.
El caramillo del rey evoca la grandeza de Bizancio, que renueva la civilización clásica y sirve de base al helenismo moderno.
En Palamás se manifiesta una tentación constante de caer en la desesperación superada por una fidelidad irracional, casi mística, a la «desnudez inmortal de Grecia»:
Murió en Atenas, el 27 de febrero de 1943.

Bibiografía:

as canciones de mi patria (1886)
Himno a Atenea (1889)
Los ojos de mi alma (1892)
Yambos y anapestos (1897)
La tumba (1898)
Los saludos de la nacida de sol (1900)
La vida inquebrantable (1904)
El dodecálogo del gitano (1907)
El caramillo del rey (1910)
Las penas de la laguna (1912)
Altares (1915)
Contratiempos (1919)
Versos cobardes y duros (1928)
Pasos y saludos (1931)
Las noches de Fimios (1935)

You Might Also Like

No Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.